Lo que hagamos con nuestro presente puede salvar nuestro futuro. Por @Despertares

Publicado el Mayo 2, 2011, Bajo Noticias, Autor Molotov.

Los astrónomos nos aseguran que el Sol se consumirá en algunos miles de millones de años. Los biólogos nos informan que con el tiempo, todas las especies se extinguirán (aunque no dicen cuándo). Al extrapolar desde las tendencias actuales, los científicos y otros expertos de muchos campos ven un futuro sombrío, aun en un plazo bastante corto. Pero en vez de desesperarnos, o negar los hechos, podríamos plantear la posibilidad de enfrentarnos a estos problemas con realismo y con tesón. No hay ninguna garantía del éxito, pero no adelantaremos nada con el derrotismo precipitado o el optimismo ciego. Nuestros “éxitos” y “adelantos” técnicos en los últimos siglos han causado problemas no previstos, y ahora parece que los acontecimientos estén fuera de nuestro control, como un caballo desbocado. Pero tal vez si lo intentamos entre muchos, podremos atajar la situación. El colapso o la degradación de nuestro país -el crimen impune, los conflictos armados, la tiranía, la corrupción, la crueldad, la violencia, la marginalización, la pobreza, la incultura- si no empezamos a encontrar estrategias en el día de hoy, podría acabar con la esperanza de supervivencia no sólo de nuestro futuro sino de las generaciones venideras, y México como un país extraordinariamente joven y lleno de niñas y niños nos tiene que impulsar a ser combativos; vale la pena intentar proseguir por nuestro camino hacia el futuro, si somos capaces de rectificar nuestro errores, de hacer mejor uso de nuestros conocimientos, y de aprender a llevar nuestros asuntos vitales con mayor responsabilidad y acierto.

Como especie “inteligente”, probablemente somos los únicos organismos a quienes les pueda importar hoy lo que suceda en el futuro. Nuestra vida instintiva y biológica está muy mediatizada por nuestra observaciones, pensamientos, ideas, recuerdos, conjeturas y procesos racionales, amén de las inmensas cantidades de información que todos asimilamos. Por lo tanto, nuestro ámbito de consciencia abarca mucho más que el “yo”, el “aquí” y el “ahora”. Hoy en día casi todos, en mayor o menor grado, entendemos y contamos con los mecanismos de la causa y el efecto, todos sabemos que nuestras decisiones y acciones en el presente pueden determinar los desenlaces futuros. Entonces, ¿qué necesita nuestro país para que cambie? Nos necesita principalmente a nosotros, nuestro éxito dependerá de cuántos somos los que nos empeñamos en esta tarea, y de qué talentos, conocimientos y esfuerzos somos capaces de movilizar.

¿Existe una manera de abarcar dicha tarea con realismo y sentido pragmático es decir, con alguna posibilidad de éxito? Nosotros en el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) pensamos que sí, que un país tan maravilloso en todos sus recursos de riqueza natural es capaz de beneficiar a todo aquel marginado y que vive en la extrema pobreza con todas las carencias que esto representa, ya que es una cuestión de JUSTICIA. Que este cambio hacia una nación próspera y soberana puede ser posible a través de nuestra participación consciente. Que podemos crear un escenario creíble para mejores condiciones posibles, y en el que las perspectivas de “felicidad” de cada persona (supervivencia, seguridad, oportunidad) se extiendan al máximo. Identificar y llevar a cabo los cambios necesarios será una inmensa y compleja tarea intelectual, social y política. Pero no es imposible. Existen recursos y voluntades, recordemos que no estamos solos en esta tarea, se requiere también honestidad y humildad que a veces algunos miembros de cualquier movimiento pueden olvidar, pero que nosotros estaremos ahí para recordárselos, que el triunfo hacia la primera gran batalla es el 2012 pero que nuestra auténtica revolución y regeneración apenas iniciaría, el triunfo sólo será por el pueblo y para el pueblo algo que nuestro líder moral Andrés Manuel López Obrador siempre recalca, para los que pretendan olvidarlo, les recordamos que todas y todas somos importantes, que no se descarte jamás ninguna ayuda porque cualquiera por más pequeña que sea es valiosa e indispensable, así nosotros haremos de nuestro presente , la fortaleza de nuestro futuro. No olvidemos que la naturaleza de la persona como unidad de conciencia y sentimiento, y como “hacedor” o agente de conducta actúa recíprocamente con el mundo físico y social. Vamos todas y todos y apostemos por México.

Por @Despertares

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: