Banco de México señala al Túmin

Publicado el Mayo 4, 2011, Bajo Noticias, Autor Ocelotl.

El pueblo organizado está adoptando otra alternativa económica para activar el comercio comunitario, no tan sólo se ha creado el “Túmin” en Veracruz sino que también tenemos conocimiento del “cacao” en el Distrito Federal, lo que está preocupando a los neoliberales. RNR


Kgosni el Volador/PRENSA POPULAR DEL TOTONACAPAN Y LA HUASTECA

El jueves 28 de abril, nos presentamos ante la Procuraduría General de la República (PGR), Álvaro López Lobato, Blanca Xanath García y Juan Castro Soto, representantes del Mercado Alternativo Túmin, requeridos para explicar nuestro proyecto comunitario de economía solidaria y autogestión en la sierra veracruzana del Totonacapan.

Sin embargo, basados en los derechos que señala el artículo 20 constitucional, decidimos no declarar en ese momento y solicitamos un plazo de 15 días para presentar por escrito los fundamentos del proyecto, asesorados por los abogados Oscar Espino Vázquez y Marciano Tiburcio, así como por abogados de la Universidad Veracruzana y distintas organizaciones del país dedicadas a proyectos cooperativos y comunitarios.

Al pedir el expediente para conocer de dónde se desprende la averiguación que se nos hace, nos informamos que se trata de un señala-miento del Banco de México a través del licenciado René Ricardo Haro Martínez, pues esta institución teme que el Túmin sea una moneda que sustituya al peso, lo cual violaría la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, basada en el artículo 28 constitucional, que faculta al Estado mexicano para tener el monopolio en la emisión de monedas.

El Banco de México manifiesta su inquietud a raíz de la información vertida por el noticiero de Carlos Lorett “Primero Noticias”, el 14 de enero pasado, video que adjuntan a su señalamiento en disco compacto y que se puede obtener en el siguiente enlace de internet:

http://tvolucion.esmas.com/noticieros/noticias-­y-­reportajes/094762/tumin-­igual-­dinero-­veracruz

En ese video, los participantes del Túmin entrevistados por los reporteros de Televisa, explican muy bien que se trata de un instrumento de intercambio que funciona también como vale de descuento, y no sustituye al peso, sino que lo complementa; que su funcionamiento no es público ni obligatorio como el peso, sino entre socios que acuerdan voluntariamente facilitar el trueque de mercancías mediante el Túmin. Asimismo, los medios han difundido las características físicas de nuestros vales, siendo evidente que no falsifican ningún elemento de las monedas y billetes oficiales, ni se prestan a confusión con éstos.

Más aún, la filosofía que identifica y hace funcionar al Túmin es muy diferente, totalmente contraria, y muy superior a los esquemas capitalistas que maneja el Banco de México en torno al peso, pues no se basa en el lucro ni permite la especulación o el agiotismo; ni permite que extranjeros intervengan o lucren con los mexicanos a través de intereses y embargos como resultado de las grandes deudas en que tienen sometido a todo el país. El Túmin no genera concentración de la riqueza ni acaparamiento de los medios de producción. Tampoco obedece órdenes de los Estados Unidos ni traiciona a la patria como se hace con el peso; ni está involucrado en el narcotráfico como lo están muchas autoridades del Estado. Además el Túmin no se crea en las teclas de una computadora como el peso, sin respaldo alguno; al Túmin lo respaldan los bienes y servicios de los socios.

El Túmin no es un instrumento para robar sino para cooperar y apoyarse entre compañeros; no es para enriquecerse de los trabajadores. Surge ante una situación de pobreza extrema para satisfacer las necesidades locales, ante una economía nacional llevada al desastre, donde el Banco de México tiene mucho que ver. El Túmin surge para ejercer el derecho a la autonomía de las culturas locales, como lo señala el artículo 2º constitucional. Y no sólo es legal, también es más justo, más sano y más mexicano que el peso, ya que es producido en México, tiene mayor calidad moral, y recupera la función social que deben tener los instrumentos comerciales. Así las cosas, somos nosotros los que acusamos políticamente al Banco de México por pervertir el funcionamiento del peso mexicano y por entregarse a los intereses extranjeros.

Juan Castro Soto, Álvaro López Lobato, Blanca Xanath

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: