Es la Silla ¡Idiotas!

Publicado el Junio 10, 2011, Bajo Noticias, Autor Indajani.

La columna que superó las 200,000 lecturas online!!
Jacobo Zabludovsky

Si para Carlos Slim no ingresar a la televisión fue un gancho al hígado,
para la izquierda mexicana ha sido un descontón que la sacó del ring.
Dentro de seis meses será el destape de los precandidatos a la Presidencia de la República y de aquí a un año iremos a las urnas a depositar nuestro
voto. La presencia inmediata y rotunda de otra opción televisiva cuando
ha comenzado la turbulencia previa a la gran fecha de la política mexicana,
habría abierto la posibilidad de equilibrar la fuerza de las campañas,
dar voz a quienes sólo la logran, si la logran, en la medida mínima a que la
ley obliga en desventaja con otros políticos favorecidos descaradamente pordueños de medios.
Las ligas profesionales, amistosas y mercantiles del ingeniero Slim con
funcionarios, artistas, intelectuales, jefes de Estado y líderes de opinión
dela izquierda internacional y mexicana no pueden pasar inadvertidas
para quienes toman decisiones que marcan el destino de los mexicanos.
Destaca su amistad estrecha y pública con el socialista Felipe González,
uno de los estadistas más carismáticos entre los ex gobernantes europeos.

Aunque no es consejero oficial del ingeniero, la lógica obliga a pensar que
influye, con su experiencia en España y foros mundiales, sobre su amigo.

Felipe González es figura respetada de una izquierda que contribuyó a la
estabilidad española después de la transición. Muchas de sus vivencias
son aplicables a la transición nuestra, distinta a la suya que emergía de una dictadura, pero transición al fin. Ha fortalecido su relación con presidentes sudamericanos de izquierda, como Lula en Brasil y la señora Kirchner en Argentina.
No es un hecho menor que doña Cristina, al llegar a México la semana pasada, visitara primero a don Carlos y cenara con él antes de ir al día siguiente a Los Pinos y comer con el presidente Felipe Calderón, a quien no debe haberle causado mucha gracia la cronología de este ceremonial arrabalero.

Mantiene trato muy cercano y añejo con Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la izquierda mexicana. Me consta, porque durante los
seis años de la Presidencia de Vicente Fox y la jefatura del Gobierno del Distrito Federal de AMLO asistí a las reuniones mensuales del Consejo
Consultivo del Centro Histórico, al que fuimos nombrados cuatro ciudadanos mediante un documento insólito firmado por ambos gobernantes:
el ingeniero Slim, el cardenal Rivera, el historiador Guillermo Tovar y de Teresa y el que esto escribe.

El esfuerzo conjunto logró la más positiva y profunda transformación del Centro desde su fundación.
La voluntad política de López Obrador fue alentadora. Atendía a las propuestas de los consejeros y ordenaba la inmediata realización de las aprobadas.
Destacaba en nuestro trabajo la coincidencia de ideas y opiniones entre Andrés Manuel y Carlos.

Se puso a prueba, con buen éxito, la colaboración entre el gran representante del capital y el hombre que se considera presidente legítimo y califica
de espurio a don Felipe. Con Marcelo Ebrard, el otro precandidato de la izquierda, el ingeniero Slim ha mantenido contacto permanente en relación a
los problemas, desarrollo de los servicios e infraestructura de la capital. Algunas de sus empresas participan en la construcción de obras públicas. Su propiedad
de bienes raíces es la mayor de un particular en la ciudad.

Y la reciente multimillonaria inversión en el Centro Carso, con un museo de arte gratuito, dada su magnitud no se realizaría sin el apoyo y visto bueno de Ebrard.
Numerosos síntomas externos contribuyen al diagnóstico, si no de simpatía mutua, por lo menos de la facilidad que tiene el ingeniero en su trato profesional
y personal con figuras de la izquierda. El apoyo a sus opiniones y proyectos y el espacio que le dan los más respetables medios impresos de esa tendencia, configuran
una imagen de afinidad que los observadores agudos no pueden ignorar. Agregue a eso las veces que Carlos ha criticado en público aspectos de las finanzas
mexicanas y del manejo de algunos asuntos públicos y logrará que la alerta se encienda.
Dentro de seis meses será el destape de los precandidatos a la Presidencia de la República y de aquí a un año iremos a las urnas a depositar nuestro voto.
La presencia inmediata y rotundade otra opción televisiva cuando ha comenzado la turbulencia previa a la gran fecha de la política mexicana,
habría abierto la posibilidad de equilibrar la fuerza de las campañas, dar voz a quienes sólo la logran, si la logran, en la medida mínima a que la ley obliga en
desventaja con otros políticos favorecidos descaradamente por dueños de medios.
Las ligas profesionales, amistosas y mercantiles del ingeniero Slim con funcionarios, artistas, intelectuales, jefes de Estado y líderes de opinión de la
izquierda internacional y mexicana no pueden pasar inadvertidas para quienes toman decisiones que marcan el destino de los mexicanos. Destaca su amistad
estrecha y pública con el socialista Felipe González, uno de los estadistas más carismáticos entre losex gobernantes europeos.
Aunque no es consejero oficial del ingeniero, la lógica obligaa pensar que influye, con su experiencia en España y foros mundiales, sobre su amigo.
Felipe González es figura respetada de una izquierda que contribuyó a la estabilidad española después de la transición. Muchas de sus vivencias son
aplicables a la transición nuestra,distinta a la suya que emergía de una dictadura, pero transición al fin. Una televisión nueva, poderosa, capaz de ser
competencia en un momento tan oportuno de la política nacional, podría agitar las aguas navegables de nuestros comicios.
Imagínese a una conductora non grata en Los Pinos al frente del principal noticiero de la cadena aplazada.
¿A qué grado influyó todo lo anterior en la negativa del gobierno mexicano a que el señor Slim ofrezca televisión de paga?
En nada, por supuesto.
¿A quién se le ocurre que la política puede influir en decisiones de la Secretaría de Comunicaciones, apegadas al derecho?
Sólo a los malvados. Nunca faltan.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: