La derrota del miedo

Publicado el Junio 18, 2011, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


Por José Gil Olmos, Ciudad Juárez, Chih. / Proceso -16 Junio 2011

Escuchar a las familias que han sido víctimas de la violencia en las regiones más laceradas del país reafirmó en los integrantes de la Caravana del Consuelo la convicción de que no se derrotará al crimen organizado sólo con armas y sin diagnósticos, ni pasando por encima de la gente. Fortalecidos con el dolor de los supervivientes, Javier Sicilia y el movimiento ciudadano que encabeza ya comenzaron a darle forma a “la única opción que están dejando el gobierno y la clase política” para corregir el rumbo al país: la resistencia civil pacífica.

Al final del trayecto de casi 3 mil kilómetros y después de una semana de conocer decenas de testimonios sobre ejecuciones, torturas y desapariciones, Javier Sicilia sostiene que el presidente Felipe Calderón no ve más allá de los jardines de Los Pinos y que sigue sin escuchar el clamor de miles de personas que piden justicia y paz.

Al frente de la Caravana por la Paz y la Justicia, conocida ya como la “caravana del consuelo”, el poeta advierte que también los partidos y actores políticos como Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard han mostrado incapacidad para atender el reclamo de las familias víctimas de la guerra contra el narcotráfico, lo cual está generando un grave riesgo:
“Puede haber estallidos sociales porque la gente está enojada, y cuando uno está enojado en grados graves, cuando uno se siente impotente y no encuentra un camino adecuado, no violento, para responder a esas agresiones, termina por ser agresivo.
En muchas plazas la gente gritaba expresando odio y dolor, reclamos de justicia, voces que están sumergidas en el olvido.

“Lo que vimos es un país de víctimas, por eso decía que ojalá el presidente oyera los relatos.
Le estaremos llevando un CD para que escuche los testimonios, que vea la impunidad que hay en el país, que vea que el crimen está también en el Estado, para que se pueda sensibilizar su corazón y vea que su estrategia es demasiado puritana y agresiva, que no es una buena estrategia para rehacer el país”.

A menos de seis meses de que inicie el proceso electoral de 2012, la caravana recorrió una franja del centro y del norte del país que concentra la mitad de los 40 mil muertos de la guerra contra el narcotráfico.

La caravana fue recogiendo testimonios en cada plaza, pueblo y comunidad, e incluso en los caminos hacia Ciudad Juárez.
Sus integrantes dialogaron con organizaciones sociales de cada región a fin de formar un movimiento nacional para recomponer el tejido social que tanto se ha deteriorado en los años recientes.

Lo que encontramos con la caravana, dice Sicilia, es un país desgarrado por gobiernos que no atienden a la gente, por autoridades a las que corrompió el crimen organizado y que por eso no investigan las denuncias que desde hace años han presentado las familias afectadas.
No obstante, a la mitad del recorrido Calderón le envió a Sicilia una carta personal donde se comprometía a brindarle seguridad a los participantes pero le pedía señalar como responsables de las muertes y desapariciones al crimen organizado, no a su gobierno, que según él está trabajando para combatir a los criminales y ofrecer seguridad a todos los mexicanos.

“El gran problema del presidente es que ve las cosas desde un mundo muy puritano, de blanco y negro.
Cree que la delincuencia está afuera nada más, no se da cuenta de que la delincuencia, arropada en la ilegalidad, está en las instituciones.
La prueba son los casos que hemos ido recuperando en el camino, de gente a cuyos hijos han matado, que los han secuestrado o los han levantado y no aparecen.
Hay una tremenda impunidad, no hay un seguimiento de los expedientes, obligan a la gente a hacer sus propia investigación; ¿entonces para qué están las autoridades? Esa es una forma de la delincuencia”, dice Sicilia en entrevista.

El intelectual recuerda que en abril, cuando apenas tomaba forma el Movimiento por la Paz, la Justicia y la Dignidad, Calderón lo invitó dos veces a platicar en Los Pinos.
En una de ellas Sicilia le dijo al presidente: “¿Ve usted estos jardines? Son muy bonitos, pero desde aquí no se ve lo que está ocurriendo en el país.
Lo invito a que salga y vea lo que está ocurriendo”.
“Pero no lo ha hecho”, dice ahora, con preocupación.

“Que vean el dolor”
Mientras el convoy cruza las tierras áridas de Chihuahua custodiado por patrullas de la Policía Federal y por agentes de la Procuraduría General de la República, Sicilia hace un balance de la semana que duró la Caravana por la Paz.

“Encontramos más de lo que esperábamos por la enorme carga de sufrimiento, de impunidad, de injusticia que hemos visto.
Hay demasiada gente adolorida por la muerte de sus hijos, de sus padres, de sus hermanos; hay una inmensa injusticia y un gran clamor por ella.
Esperaba dolor, pero no a los grados en que hemos ido recolectando a lo largo del camino.
Eso indica muy claramente que la clase política, que el presidente mismo, tienen una visión muy equivocada, muy ajena, muy abstracta del país, por eso están tan divorciados de las necesidades ciudadanas.

–¿Qué país está descubriendo?
–Un país roto.
Estoy confirmando que el tejido social está profundamente desgarrado y eso duele mucho.
Ojala y la clase política estuviera en la caravana para que se sensibilizara y comprendiera por qué estamos haciendo esto.

En Morelos, el Distrito Federal y Michoacán, pasando por San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Nuevo León, Coahuila y Chihuahua, Javier Sicilia lloró junto con los familiares de los muertos, quienes expusieron el abandono en que los dejan los gobiernos, los cuerpos policiacos locales y federales, así como las fuerzas armadas.

Por eso insiste en que Calderón no está entendiendo que se necesita transformar esas instituciones: “Para él, los malos están afuera y los buenos están adentro, todo lo que está en la legalidad es bueno y todo lo que está en la ilegalidad es malo.
Con esa mentalidad no es posible dar un paso y entender lo que pasa en México”.

–Una vez lo invitaste a que saliera de los jardines de Los Pinos para ver el país.
¿Es tiempo de que haga eso?
–Sí, lo invité a salir y ver lo que está pasando.
Creo que aún es tiempo de que lo haga.
Deberá tener una gran humildad y una gran paciencia porque el enojo que tiene la gente en su contra, los agravios que lleva a cuestas por su guerra y por su mala administración, son muchos, ya que ha abandonado muchos territorios y a mucha gente.
Debería tener humildad para aguantar ese repudio e ir conquistando a la gente a través del corazón, de ver el dolor y entenderlo.

Sostiene que se ganaría mucho si Calderón se tomara un par de meses para recorrer el país, como Gandhi lo hizo para conocer los dolores y la vida de la India.

Pero no sólo es el caso del presidente, asevera Sicilia, sino también el de aspirantes a la Presidencia de la República como Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador.

“Invitaría también a la clase política, al mismo Andrés Manuel, que recorre el país, lo invitaría a que se bajara de su tinglado político y que escuchara a la gente, el dolor de la gente.
Pero no lo está haciendo porque los candidatos miran ideológicamente, no se tocan el corazón, su finalidad no es oír a la gente, es ganar votos”.

La resistencia cobra forma
No eran actos tumultuarios los que se realizaron en cada ciudad por donde pasó la caravana, pero cientos de familias esperaron hasta cinco horas, a veces hasta la madrugada, con la esperanza de ser escuchados.

Casi todos los testimonios fueron presentados por madres, esposas, hermanas o amigas de las víctimas en las plazas públicas, y terminaban en llanto y en gritos de justicia mientras el resto de los presentes exclamaban “¡ya basta!”, “no más sangre”, y silbaban contra Calderón cada vez que se le mencionaba, lo cual reflejaba claramente la peor baja de aprobación al presidente en lo que va de su gobierno (49%), como lo confirmó el 31 de mayo la encuesta del trimestre 18 de su gobierno elaborada por Consulta Mitofsky.

Al principio se trataba de un acto de desahogo ante la impotencia de no ser escuchados por las autoridades, pero al segundo día del recorrido, el domingo 5 en la Plaza de Armas de San Luis Potosí, cuando alguien lo interpeló sobre qué solución planteaba ante la emergencia nacional, Sicilia planteó el camino de la resistencia civil pacífica, herramienta que Gandhi usó para liberar a la India del imperio británico.

Desde entonces ha insistido en la no violencia como forma viable de presionar al gobierno, a los legisladores y al Poder Judicial para que realicen una reforma política que incluya más instrumentos de participación ciudadana.
Si dicha reforma no se aprueba a tiempo para ser aplicada en las elecciones de 2012, advierte, esto motivará la radicalización de la gente.

“El sexto punto del pacto ciudadano, que habla precisamente de la reforma política –explica–, se vuelve ahora prioritario en el sentido de que estamos por llegar a las elecciones.
Nosotros estamos pidiendo que esta reforma contenga la revocación del mandato, el voto blanco, plebiscito, abolición del fuero… que son instrumentos legales que debería tener la ciudadanía para castigar u orientar legalmente los procesos políticos.

“Pero se niegan a eso, a oír a la gente.
Por eso digo que si no nos dan esa reforma política nos van a llevar a la radicalización con la no violencia y la resistencia civil.
Es importante esa reforma porque sin ella vamos a llegar a las elecciones donde la espiral de violencia y la sordera de las instituciones, el no trabajo hacia la ciudadanía, está permitiendo que la violencia y el crimen organizado estén como están, y los ciudadanos paguen sus costos.
Esto va a ser más grave, nos va a llevar a perder lo que tanto trabajo nos ha costado: la democracia, un verdadero estado de derecho”.

Desglosa esta postura: “Hay varias etapas antes de la resistencia civil.
Primero hay que agotar el diálogo, y por eso no sólo le he reiterado al presidente, sino a toda la clase política, que nos sentemos a dialogar, no un diálogo de sordos sino con apertura para que escuchen la exigencia ciudadana.
Si no lo hacen, vamos a ir pensando en llegar a Juárez articulando poco a poco la resistencia civil”.

En Durango, después de escuchar las desgarradoras historias de desapariciones y secuestros, así como de fosas comunes de las que ya se han extraído más de 224 cadáveres, la propuesta de resistencia civil fue concretándose en el planteamiento de un boicot y la suspensión de pagos de impuestos en tanto no haya justicia.

Y el martes 7, en Monterrey, se realizó por primera vez un acto de resistencia pacífica: a pesar de las altas horas de la noche en que realizaron la marcha y el mitin en la procuraduría del estado, los integrantes de la caravana y los participantes locales lograron que la institución se comprometiera a resolver 42 desapariciones ocurridas en los últimos dos años.

“Hay que recordar que la resistencia civil se basa en el sacrificio, en la no violencia; es un trabajo duro contra uno mismo para llegar a la justicia.
No podemos llegar a las justicia con la venganza, sino asumir una actitud de sacrificio porque la no violencia y la resistencia civil no se dirigen a una persona, sino a la conciencia de la persona, para que el adversario se dé cuenta que está en el camino equivocado”, dice Sicilia.

–¿La sociedad mexicana está preparada para esto?
–No, hay que irla preparando.
Yo creo que el camino y el discurso que tiene esta caravana, que habla de lo conciliación, del amor, de la comunión, del dolor que une, que no se vuelve odio, sino una construcción del paz, de la justicia, es una enseñanza que hemos estado reiterando, es una pedagogía del sacrificio, del amor, y está en el camino hacia la resistencia civil, hacia la no violencia.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: