Basta de informaciones engañabobos

Publicado el Junio 25, 2011, Bajo Noticias, Autor Victor.

Por Esto: Manu Dornbierer
Satiricosas

Gil Kerlikowske vino a México a felicitar a su “gerente” Felipe Calderón por obediente en su versión de la Guerra de las Drogas. “Es extremadamente valiente su lucha contra el crimen, dice el actual zar antidrogas de EU”. Y refrendó sus halagos en Guatemala en compañía de otro de sus “gerentes”, el presidente Santos de Colombia, que prácticamente le aconsejó al espurio que haga caso omiso de las protestas de los mexicanos que lo acusan, acusamos, de genocidio por su personal narcoguerra, iniciada por la Iniciativa Mérida que le comandó George W. Bush en 2007 y que ha producido a México alrededor de 40 mil muertos “oficiales”.
Y eso lo hacen dos extranjeros en momentos en que el país entero acompaña a Javier Sicilia y sus miles de adoloridos seguidores hacia el Castillo de Chapultepec a reclamarle tanta sangre mexicana a Felipe Calderón, que a juzgar por su entreguismo, ampliamente demostrado en muchos aspectos, seguirá las órdenes de sus halagadores septentrionales y no las exigencias de la torturada población mexicana.

Hemos conocido a varios zares de las Drogas de USA y han sido a cual más brutos y más cínicos. Los nombran para defender nada menos que el mayor -y hoy más globalizado- negocio del gobierno imperial. El primer zar fue un ultraderechista en 1989, Ben Williams, que fuera secretario de Educación del presidente Ronald Reagan. Lo nombró “zar” Bush padre, mejor dicho Dick Cheney su secretario de la Guerra (posteriormente vicepresidente de George W.) para desatar la “Guerra de las Drogas” en Latinoamérica porque los sabios orientales ni caso le hicieron.

A Dick Cheney se le había acabado el inmenso presupuesto de la Guerra Fría con la URSS y necesitaba uno nuevo y así inventó la guerra de la que estamos viviendo las consecuencias, como inventaría luego la de Irak, etc. Este Ben Williams diseñó la “Estrategia” (que reproduje en mi libro “La Otra Guerra de las Drogas”, Grijalbo 1991, con los documentos en mano). En 2004 demostró su estupidez y fue abucheado en su país después de decir en una cadena de radio nacional que para que el crimen disminuyera en Estados Unidos, había que “abortar a todos los negros”. Todavía no llegaba Obama ni su sucesor, el bulldog Gil Kerlikowske

Pero de los Bush, ni se habla

Papa Doc y Baby Doc Bush son los grandes manipuladores de la Guerra de las Drogas. Pero el chivo “respiratorio” es Nixon, que hace 40 años propuso la guerra contra las drogas dentro y fuera de USA. Es muy cómodo Nixon, entre sus otras conocidas cualidades, porque está muerto. Me imagino a los Bush y sus halcones diciéndose entre ellos: Tenemos a Obama en nuestras manos. Es nuestro hombre. Ahora hay que echarle la culpa a alguno de nosotros ¿por qué no a Nixon? Y como evidentemente el clan de los petroleros tejanos sigue mandando…
Hasta se le olvidan los Bush al amigo Eduardo Ibarra, director de la perseguida revista Forum ahora sólo en línea. En su artículo “40 Años de Fracaso” dice: “Richard Milhous Nixon proclamó, el 17 de junio de 1971, “la guerra contra las drogas” con un mensaje desde la Casa Blanca y frases para el bronce, rescato la siguiente: “(…) el enemigo público número uno de Estados Unidos es EL ABUSO (mayúsculas mías) de las drogas. Para poder luchar y derrotar este enemigo es necesario llevar a cabo una ofensiva nueva y plena. Ésta será una ofensiva a escala mundial abordando los problemas con las FUENTES DE OFERTA (ídem), como también con estadunidenses desplegados en el extranjero (…)”. Luego habla Ibarra de Carter y de otros y finalmente llega al presente y dice: “Para Barack Hussein Obama el consumo de drogas en el país de los adictos por excelencia es de la mitad respecto a 1981, la producción en Colombia se ha reducido en casi dos tercios y miles de consumidores no violentos se encuentran en centros de tratamiento en lugar de tras las rejas. Por supuesto que se guardó la cifra de los pacientes y omitió que tras la invasión de Afganistán floreció como nunca la producción de opio, además de que metió a México en un baño de sangre que —según George Shultz, secretario de Estado de Ronald Reagan, y Paul Volcker, exsecretario de la Reserva Federal— las bajas mexicanas en “la guerra contra las drogas” son equivalentes a las estadunidenses en las invasiones de Vietnam y Corea. De ese tamaño es el desastre de Calderón para legitimarse en Los Pinos, pagar las facturas a los altos mandos de las fuerzas armadas que lo encumbraron y corresponder a las necesidades e intereses de Washington. Estos señores no escuchan ni a sus propios pensadores, como Milton Friedman quien escribió: “La ilegalidad crea ganancias obscenas que financian las tácticas asesinas de los capos del narco, la ilegalidad lleva a la corrupción de oficiales de seguridad pública”.
Sin embargo fue George W. Bush el que metió a México en un baño de sangre con Calderón, cuando lo hizo firmar la Iniciativa Mérida en 2007 para hacer que el Ejército lo lavara del fraude. Y todo este ocultamiento de la atroz culpa de la dinastía Bush de la que nadie habla, en lo personal me confirma que Obama es su “cordero”. Desde el principio, en su discurso de “Inauguration”, dijo el demócrata primer presidente negro de USA: “George Bush is a NICE person”.

El escandaloso
saqueo a PEMEX
Pero no todo es droga aunque sea el mayor negocio de USA. No olvidemos nuestros inmensos problemas locales algunos muy viejos, como los de Pemex. Cualquiera que haya visto la cara de seria preocupación y hasta de angustia de Juan José Suárez Coppel, director de Pemex, al denunciar la ordeña inaudita de los ductos de petróleo por parte de desconocidos, pudo pensar en cierto momento: Ahora sí va hablar de la ordeña de los hijos Bribiesca de Marta Sahagún de Fox, de su ahijado César Nava, por ejemplo y de toda la inaudita corrupción de la paraestatal bajo el foxcalderonismo panista que nos relata en detalle Ana Lilia Pérez en la revista Contralínea. Pero no, el señor Director se limitó a mostrarse en extremo tenso por todos esos a-nó-ni-mos sinvergüenzas mexicanos que sacan petróleo de donde pueden para su propio beneficio, creyendo quizás aquella leyenda de “El petróleo es de los mexicanos” sin entender que sí, pero sólo de los que están en el poder. Para remediar esa información a medias que oculta la más gruesa, algunos periodistas le entran al toro, pero por lo pronto en la imaginería popular quedó lo primero. Alejandro del Río describe el 21 de este mes, en Tabasco, cómo el director de PEMEX, preocupado por los ladrones, ha enriquecido a su primo: “Que una empresa como Global Drilling Fluids de México gane en un año 739 millones 384 mil 903.86 pesos —3 mil 346 millones 387 mil 042 pesos en poco más de 8 años— por contratos en Pemex Exploración y Producción no tendría nada de extraordinario; lo extraño y suspicaz, es que el presidente de la firma sea José Alfredo Coppel Salcido, y el director general de Pemex sea Juan José Suárez Coppel. (…) En 2005, la empresa Global Drilling Fluids de México fue sancionada e inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública por falsear información para ganar un concurso en Pemex. Un juez le otorgó un amparo y la inhabilitación quedó suspendida. Ah, no pos sí. Eso sí vale.
Por otra parte, señor Suárez Coppel, el anonimato de los que se roban el combustible no es total. En la red circulan mensajes de choferes de autotanques de Pemex que aseguran que a pesar de que las pipas que manejan están controladas satelitalmente, son soldados los que los detienen y les ordeñan el combustible con el que se mueven, no el que transportan porque ese está sellado.
Han reportado esa anomalía a sus jefes de PEMEX, quienes les ordenan “no oponer resistencia”. Aseguran también en varios estados que los soldados amedrentan a la sociedad en los lugares en donde van. Vale. Ni quien se atreva a tocarlos. Ni Pemex mismo.
Parece que las denuncias “ciudadanas anónimas”, léase las decisiones de García Luna, de la PGR y del Ejército (aunque a veces le salgan mal como en el caso Hank Rohn) son las únicas que tienen peso y producen una acción del Poder Judicial. Otras, las denuncias de periodistas totalmente fundamentadas y publicadas en toda la prensa nacional, esas no. Ni siquiera las denuncias hechas libros, como “Las Manos Sucias del PAN” en que José Reveles prueba en detalle que Josefina Vázquez Mota, que quiere ser la candidata a la presidencia por PAN, está totalmente inhabilitada por su conducta como “servidora pública”. Es una sinvergüenza que transfirió recursos del rubro 33 a campañas panistas. Insisto porque de la corrupción de la precandidata panista a la presidencia tampoco se habla. No tiene mucho chance de ganar, pero por lo pronto al dinero ciudadano sigue teniendo acceso. ¿Y Fox que tanto sigue hablando, qué dice de su ex subordinada?

T: @manouscrita

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: