La iglesia, al banquillo, reportaje de PROCESO

Publicado el Julio 24, 2011, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Por Rodrigo Vera / Proceso -22 Julio 2011

Entre sus excesos centenarios –impunes buena parte de ellos– la Iglesia católica suma de manera señalada las revanchas históricas contra sus enemigos naturales: el Estado laico y la izquierda. Ahora, sin embargo, enfrenta la posibilidad de ser sancionada legalmente, en particular por sus ataques contra un partido político: el PRD. Y si en última instancia sigue prevaleciendo su impunidad, la sanción sería cuando mucho de orden “moral”

El viernes 1 de julio el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) emitió un fallo que para algunos es un sacrilegio: determinó que la Arquidiócesis Primada de México, a cargo del cardenal Norberto Rivera Carrera, violó las leyes electorales del país y por lo tanto debe ser sancionada.

El máximo tribunal en la materia especificó que el portavoz del cardenal, Hugo Valdemar Romero, ilícitamente exhortó a la población a votar contra el PRD, debido a que este instituto político promueve medidas rechazadas por la Iglesia, como la despenalización del aborto y la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

El investigador Elio Masferrer Kan, especialista en participación de la Iglesia en procesos electorales, comenta a Proceso que con este fallo el Poder Judicial intenta frenar el activismo político de la jerarquía católica mexicana, que ya empieza a maniobrar para influir sobre el llamado “voto católico” en las elecciones presidenciales del año próximo.

Y agrega: “El vocero de la arquidiócesis ya llevaba tiempo denostando al PRD, y más concretamente al gobierno capitalino de Marcelo Ebrard, por impulsar el aborto y el matrimonio gay.
La ley es muy clara.
Al tribunal no le quedaba otra salida más que sancionar a la arquidiócesis de México”.

–Pero la sanción, que aún no se determina, puede quedar en un simple apercibimiento.

–Eso no importa.
Lo relevante es que se trata de una sanción de carácter moral y no contra cualquier diócesis, sino precisamente contra la Arquidiócesis Primada de México, la más significativa del país.
Inclusive, al cardenal Norberto Rivera mucha gente lo ve como si fuera la cabeza de la Iglesia católica en México.
Ello debido a que lo respaldan grupos empresariales que le dan juego en los medios como si fuera el líder de la jerarquía, aunque no lo sea.
Pero sí es un personaje muy influyente.
En términos ajedrecísticos se le ha dado un jaque al rey.

–¿Por qué un jaque al rey?
–Porque ante las elecciones de 2012, en el ajedrez político los promotores del voto católico ya están moviendo sus piezas representados en gran medida por la arquidiócesis de México y el cardenal Rivera.
Lo mismo hacen quienes promueven el llamado voto laico, cuya figura más representativa es Marcelo Ebrard, aspirante de la izquierda a la silla presidencial.
Lo que en el fondo está en juego es el voto católico y el voto laico.

“El fallo del tribunal representa un triunfo para la corriente de izquierda promotora del voto laico.
Y por el contrario, sanciona a los promotores eclesiásticos del voto católico dándole un duro golpe al cardenal Rivera, quien tiene el apoyo del gobierno federal panista.
Por eso digo que es un jaque al rey, puesto que la partida aún continúa.
Hasta el momento no ha habido un jaque mate que la dé por concluida.
Ya veremos cómo seguirán moviendo sus piezas los contendientes”.

Masferrer es profesor-investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).
También es presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones.
Desde hace varios años en cada elección federal realiza encuestas sobre las tendencias de lo que él denomina el “voto creyente”.

El investigador indica que hasta el momento el árbitro de la actual contienda ha sido el Poder Judicial, concretamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), instituciones que han salido a mediar en momentos de gran tensión.

Encontronazos
La disputa se inició el 24 de abril de 2007, cuando se aprobó la legislación que despenaliza el aborto en el Distrito Federal.
Al mes siguiente el gobierno del presidente Felipe Calderón, por medio de la Procuraduría General de la República (PGR), interpuso una acción de inconstitucionalidad ante la SCJN para echar abajo la reforma al Código Penal y así apoyar al clero.
Pero en agosto de 2008 la Corte le dio la razón al gobierno de Ebrard al declarar constitucional su nueva ley.

Después, el 21 de diciembre de 2009, el gobierno capitalino legalizó los matrimonios entre personas del mismo sexo, así como su derecho a adoptar hijos.
De nuevo protestaron el arzobispado y la jerarquía católica mexicana, y una vez más tuvieron el apoyo de la PGR, que volvió a interponer una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte para suprimir el cambio legislativo.
Sin embargo, en agosto de 2010 el máximo tribunal falló a favor de la corriente laica.

A raíz de ese veredicto, Valdemar dijo que el gobierno de Ebrard ha “creado leyes destructivas de la familia, que hacen un daño peor que el narcotráfico”, por lo que, enfatizó, el electorado católico no debe sufragar por partidos perniciosos como el PRD, que actúan contra la fe y la moral.

En respuesta, el 18 de agosto de ese año el PRD demandó a Valdemar ante la Secretaría de Gobernación y las autoridades electorales por considerar que realizaba proselitismo político en su contra.

El caso lo tomó el TEPJF, y a casi un año de haber sido interpuesta la denuncia falló finalmente contra el portavoz del cardenal.
En un comunicado emitido el viernes 1, el tribunal anunció su determinación y explicó:
“La Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público prohíbe a éstas hacer proselitismo y propaganda a favor o en contra de partido o candidato alguno y el Código Federal de Instituciones y Procesos Electorales sanciona la inducción del voto, por lo que las expresiones del vocero clerical violaron la norma electoral”.

El tribunal hizo extensiva la sanción a la arquidiócesis con el siguiente argumento: “La figura de vocero de una institución cobra mayor relevancia al emitir opiniones, por lo que se pronunció (el tribunal) por la responsabilidad de la arquidiócesis”.

Por último, el comunicado del TEPJF señaló que el expediente del caso debe enviársele a la Secretaría de Gobernación, para que ésta “imponga las sanciones correspondientes”.

Esta dependencia instaló una comisión sancionadora que determinará el castigo, que puede ir desde un simple apercibimiento hasta la cancelación del registro de la arquidiócesis como asociación religiosa.

En su defensa, Hugo Valdemar dice a Proceso que él jamás ha hecho proselitismo político contra el PRD:
“Sólo externé una opinión.
Tengo derecho a expresarme.
El proselitismo político es muy distinto, pues se hace de manera constante y deliberada.
Pero el PRD no lo vio así y se excedió en sus maniobras en mi contra, ya que me denunció ante Gobernación, el IFE y el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

“En abril pasado, Gobernación me envió un apercibimiento por ese motivo, contra el cual me inconformé, por lo que aún no se aplica.
Gobernación no puede volver a sancionarme por el mismo hecho, como ahora se lo pide el Tribunal Electoral.
Además, Gobernación no tiene facultades en delitos electorales.
Para eso está el IFE”.

–¿Entonces el fallo del tribunal no es definitivo? ¿Usted puede impugnarlo?
–Por supuesto.
Puedo apelar y recurrir a la Suprema Corte o a las cortes internacionales en derechos humanos, ya que detrás de todo esto hay un juego político que intenta beneficiar al PRD, aprovechando el espíritu jacobino de los magistrados.

Mediaciones
Armando Martínez, abogado de Valdemar y presidente del Colegio de Abogados Católicos, refiere que “al artículo primero de la Constitución se le acaba de incluir el derecho de religión y de opinión, por lo que, de acuerdo con esta reforma, no puede sancionarse a Valdemar por haber externado una opinión”.

Descarta que las autoridades “lleguen al extremo” de cancelarle el registro como asociación religiosa a la Arquidiócesis Primada de México: “¡Imagínese! castigar de esa manera a la primera arquidiócesis que se fundó en el país.
¡Atentar así contra la Iglesia mexicana! Eso sería muy grave”.

El investigador Elio Masferrer indica que, hasta donde recuerda, a la única asociación religiosa a la que se le ha cancelado su registro es a la Iglesia de la Santa Muerte, por lo que sería muy deshonroso para el arzobispado correr igual suerte que esa Iglesia desdeñada por la jerarquía católica.

Masferrer insiste en que, finalmente, es el Poder Judicial el que está mediando en este juego político:
“Hasta el momento, el Poder Judicial ha sido factor de equilibrio entre estas dos partes en disputa: la promotora del voto católico y la promotora del voto laico.
Y ha venido fallando a favor de esta última porque, a nivel mundial, la tendencia de los sistemas jurídicos de avanzada es legalizar el aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

“El Poder Judicial en México tiene que seguir esta dinámica y hacer que se respete la ley civil.
Es muy difícil que le haga caso a la Iglesia cuando ésta argumenta: ‘Yo sólo obedezco la ley natural, que está contra el aborto y las relaciones homosexuales’.
Actualmente esta postura ya resulta hasta anarquista”.

–¿Cuáles fuerzas políticas representan el voto católico y al voto laico?
–Obviamente que el PAN, junto con la Iglesia, son los principales representantes del voto católico.
No obstante habría que matizar, pues dentro del PAN hay dos tendencias: una considera al partido como heredero del Partido Católico Nacional y, por lo tanto, aliado de la jerarquía, y otra lo ve como un partido de inspiración socialcristiana que debe guardar cierta distancia de los obispos.

“En el otro extremo se coloca el PRD, que está actuando como el partido laico porque calcula que esa posición le puede redituar en términos políticos y electorales.
Dentro del PRD, Marcelo Ebrard ya logró posicionarse como el candidato laico por sus medidas en el gobierno capitalino que lo llevaron a enfrentarse con la Iglesia, al grado de que hasta lo amenazaron con la excomunión”.

–¿López Obrador, quien se dice juarista, es otro candidato laico de la izquierda?
–No, porque López Obrador nunca se enfrentó realmente a la Iglesia.
En ese sentido siempre fue demasiado prudente, al grado de que siendo jefe del gobierno capitalino le donó a la jerarquía los terrenos de la Plaza Mariana y del santuario de San Juan Diego.

–Si los dos polos son el PAN y el PRD, ¿dónde queda el PRI?
–En este terreno, el PRI ya se quedó sin identidad y totalmente desdibujado.
Su imagen ya no queda definida como antes, cuando se le consideraba el partido liberal, laico y anticlerical.
Ahora, resulta que el PRI también juega a ser un partido católico.

“Su principal aspirante a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, hizo lo que ni siquiera un aspirante panista se atrevió a hacer: fue con el Papa a presentarle a su prometida, y además acompañado por el presidente del episcopado mexicano, Carlos Aguiar Retes, y por otros obispos del país”.

El especialista se refiere a la visita que el 16 de diciembre de 2009 realizó Peña Nieto al Vaticano, junto con su entonces prometida, la actriz Angélica Rivera.
Una fotografía del encuentro se hizo circular profusamente.
En ésta aparece el Papa Benedicto XVI bendiciendo a la pareja, mientras Aguiar Retes atestigua satisfecho.

Prosigue Masferrer: “Ahora Peña Nieto está trabajando la imagen de lo que nosotros llamamos ‘el candidato temeroso de Dios’, bajo el supuesto de que el electorado dirá: ‘Será buen gobernante porque le teme a la justicia divina’.
El panista Vicente Fox interpretó muy bien ese papel durante su campaña presidencial.

“Peña Nieto estudió en la Universidad Panamericana, del Opus Dei, e incluso como estudiante se alojó en la residencia universitaria de esa casa de estudios, la cual hará un par de años le rindió un homenaje por considerarlo uno de sus alumnos distinguidos.
Sería un exceso decir que el gobernador del Estado de México pertenece al Opus Dei, pero sí cultiva buenas relaciones con los obispos, al grado de que está dispuesto a hacerles favores”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: