Asume Ollanta Humala presidencia de Perú con gabinete moderado

Publicado el Julio 28, 2011, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


El presidente electo de Perú Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia asistieron al Ministerio de Relaciones Exteriores para una ceremonia antes de ser tomar posesión de su cargo. Reuters

Reuters / La Jornada / 28/07/2011
* Formó un gobierno de inclusión con partidarios de izquierda y también del ala conservadora.

Lima, Perú. Ollanta Humala, un militar retirado de 49 años de edad, se convirtió este jueves en el primer presidente de izquierda de Perú en casi cuatro décadas con el desafío de “acabar con el lacerante rostro de la exclusión y de la pobreza” en un país que crece de manera acelerada.

Humala juró en la sede del Congreso ante el presidente del Legislativo, Daniel Abugattás, y frente a una docena de mandatarios extranjeros, la gran mayoría de ellos sudamericanos.

“Juro por la patria que ejerceré fielmente el cargo de presidente de la República por el periodo presidencial 2011-2016”, dijo el flamante mandatario, quien inmediatamente recibió la banda de parte de Abugattás.

Humala señaló además que “defenderé la soberanía nacional, el orden constitucional y la integralidad física y moral de la República, y sus instituciones democráticas, honrando el espíritu, los principios y los valores de la Constitución de 1979”.

Igualmente indicó que “reconoceré y respetaré la libertad de culto y de expresión y lucharé incansablemente por lograr la inclusión social de todos los peruanos, especialmente de los más pobres”.

Tras juramentar a sus dos vicepresidentes, Humala inició su discurso a la Nación, señalando que recibía el cargo “con humildad y fervor patriótico”.

En medio de aplausos y vivas de los congresistas, el nuevo mandatario señaló su compromiso de “acabar con el lacerante rostro de la exclusión y de la pobreza y construyendo un Perú para todos”.

También se refirió a “una patria inclusiva” como su gran reto, “que asumo ante mis hijos y todos los niños que son el futuro de esta Nación”.

Igualmente planteó la necesidad de que “la corrupción sea sancionada”.

Al hablar de la economía señaló que “honraremos los acuerdos comerciales con países amigos”, y señaló que el Perú mantendrá una “economía de mercado abierta al mundo”.

Humala es el primer izquierdista en el poder en el Perú desde 1975 cuando fue derrocado el general Juan Velasco Alvarado, quien llegó al poder por golpe de Estado en 1968 y se alió con los partidos de izquierda para realizar una reforma agraria y tomar otras medidas redistributivas.

El nuevo mandatario reemplaza en el cargo al populista de derecha Alan García, quien no asistió a la ceremonia de posesión para evitar ser abucheado, según manifestó días atrás.

García prefirió entregar la banda presidencial un poco más temprano al jefe de la Casa Militar en el patio del Palacio de Gobierno y se retiró a su residencia en el este de Lima.

El nuevo mandatario recibe un país de 28 millones de habitantes en pleno boom económico, que creció 8.8 por ciento en 2010 pero que tiene un tercio de su población en la pobreza.

Su principal reto será entonces mantener la senda que permita mantener ese crecimiento -apuntalado por una vigorosa actividad minera- y al mismo tiempo ejecutar su plan de inclusión, una agenda pendiente de sus predecesores en un país donde, según la Defensoría del Pueblo, heredará 217 conflictos sociales, de los cuales 139 activos.

Como muestra de su compromiso, el primer gabinete ministerial, al que dará posesión un poco más tarde este jueves, mezcla liberales en las áreas económicas y políticos de izquierda en las áreas sociales.

Su primer ministro es el acaudalado empresario Salomón Lerner Ghitis, su nuevo canciller es el intelectual de izquierda Rafael Roncagliolo y su ministro de Economía es el liberal ortodoxo Miguel Castillo.

Sin experiencia en cargos públicos más allá de algunas asignaciones diplomáticas en Francia y Corea del Sur, Humala se ha constituido en toda una incógnita.

Humala se dio a conocer con un intento de golpe de Estado en 2000 contra el gobierno autoritario y corrupto del presidente Alberto Fujimori, por el cual fue amnistiado posteriormente por el presidente Valentín Paniagua.

Luego reapareció en la política en 2006 con un discurso radical de izquierda que caló en vastos sectores -especialmente entre los pobres del sur de Perú-, pero su cercanía con el presidente venezolano, Hugo Chávez, ahogó esa primera aspiración a la jefatura del Estado.

En 2011 llegó con un mensaje más moderado, declarándose seguidor del modelo del ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, que mezcla una macroeconomía liberal con fuertes componentes sociales.

Este discurso moderado prendió en la población y fue el que le dio la victoria, según los analistas.

Programas Sociales

Tras la toma del poder, Humala dio su primer discurso a la nación, donde anunció la puesta en marcha de sus promesas de aumentar el sueldo mínimo y las pensiones para los mayores de 65 años de edad, además de un paquete de programas sociales.

Pero el mandatario electo tendrá que buscar un punto de equilibrio para que sus compromisos no afecten la estabilidad económica fiscal ni alienten la inflación, que ha sido en los últimos años uno de las más bajas en América Latina.

“Creo que lo mejor que podría hacer es dosificar sus ofertas: ¿Qué cosas puedo cumplir en el corto plazo?, ¿Qué cosas puedo cumplir en el mediano plazo hasta que acabe mi mandato?”, dijo en analista económico Jorge González.

Los programas sociales de Humala requerirían de arranque al menos unos 4 mil 300 millones de dólares, casi 3 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto del país, según fuentes del partido del mandatario electo.

Los mercados peruanos han permanecido casi inactivo en los últimos días a la espera del primer discurso de Humala como presidente, aunque no esperan grandes cambios en materia económica.

Humala ha tratado de calmar a los que aún desconfían de él por despotricar contra los inversores extranjeros en el pasado e intentar un golpe de Estado en 2000 contra el ex presidente Alberto Fujimori, quien ahora está preso por abusos a los derechos humanos y corrupción durante su mandato.

El gabinete de Humala ha ido más a la derecha e incluso tiene a funcionarios que lideraron un proceso de privatizaciones criticado en el pasado por el mandatario.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: