Recibe Guerrero la Caravana por la Paz con alud de denuncias

Publicado el Septiembre 10, 2011, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

* “En el estado no tenemos miedo al Ejército, sino pavor”, narra la madre de una víctima
* La columna, encabezada por Javier Sicilia, partió de la ciudad de México; en Morelos, desaire
* Critica el poeta que en el paquete económico 2012 se busque elevar fondos a fuerzas armadas


En la plaza principal de Iguala, Guerrero, los manifestantes exigieron que se ponga fin a los excesos de los soldados / Foto Notimex

Alonso Urrutia / Enviado / Periódico La Jornada
Iguala, Gro., 9 de septiembre. La Caravana por la Paz emprendió una nueva travesía por las narraciones de violencia que vive todo el territorio. Guerrero, con su violencia casi endémica, recibe al contingente con la ya histórica consigna: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Casi tres décadas después de la guerra sucia, los guerrerenses lamentan nuevas desapariciones y padecen aún los excesos castrenses, que son denunciados en la plaza de esta ciudad, donde surgió la Bandera Nacional.

“El primero de marzo de 2010 mi hijo Alejandro García y otros cinco jóvenes, no se sabe por qué, fueron detenidos por el Ejército. Lo muestra un video que me hicieron llegar de manera anónima, pero que la Defensa no reconoce. Las personas que vieron el hecho no testifican, porque en Guerrero hay miedo. Mejor dicho, en el estado no tenemos miedo al Ejército, sino pavor”, denunció María Guadalupe Orozco en la plaza central de esta ciudad.

“Pasaron los convoyes frente a la zona militar y se los llevaron. ¿El Ejército es asesino? Eran jóvenes de entre 19 y 30 años que desaparecieron. Desde entonces no vivo. No hay palabras. Uno es una sombra de lo que fue, nos matan en vida”, agrega en entrevista, en la cual cuenta su infructuosa búsqueda de justicia, que por denegada “es angustiante, desesperante”.

En 6 años, 299 casos

De 2005 a la fecha, se informa en el mitin, se han registrado 299 desapariciones en el estado, históricamente sacudido por esa práctica, desde los tiempos de y la guerra sucia contra los movimientos de Genaro Vázquez y Lucio Cabañas.

En la recepción de la caravana, que encabeza el poeta Javier Sicilia, está Rosario Cabañas, hermana de Lucio. Con parquedad, sostiene en entrevista que la familia busca el exilio porque Guerrero, por su impunidad y violencia, sólo le provoca impotencia. La impunidad no se detiene desde los años de Echeverría, López Portillo y todos los que han seguido.

Durante la concentración, a las puertas del palacio municipal, el patrón de denuncias tiene su expresión sureña. Son los mismos protagonistas: desaparecidos, militares, fuerzas de seguridad, impunidad y violencia asfixiante.

La problemática de los desaparecidos concentró el grueso de las denuncias de los guerrerenses. El drama es sintetizado en una especie de manifiesto del Comité de Familiares de Desaparecidos: “Son años de duelo, sin un cuerpo qué abrazar, sin una tumba dónde rezar”. La organización –se cuestiona con un dejo de ironía– no debería tener razón de existir si hubiera seguridad y legalidad en el país.

En Iguala, Sicilia ofreció una conferencia de prensa, en la que se refirió al énfasis en las partidas presupuestales para las fuerzas armadas. Censura implícita del poeta al proyecto presidencial, quien recuerda el compromiso de los legisladores de ampliar los recursos económicos para reconstruir el tejido social en vez de canalizar más fondos a seguridad.

En la rueda de prensa Sicilia cambió su postura sobre la Procuraduría de Atención a Víctimas de Delitos, creada por decreto presidencial, a la que ahora ya no tildó de “maquillaje”, como hace un par de días. Esta vez la consideró “gesto” del presidente Felipe Calderón, aunque insistió en sus deficiencias, entre ellas la ausencia de carácter transexenal.

Jornada de contrastes

El primer día de la caravana hacia el sur fue de contrastes. Mantuvo su atracción mediática en la concentración que fue el banderazo de salida de esta nueva travesía por el país –en la ciudad de México–, pero tuvo un significativo vacío en Cuernavaca, que dio origen al movimiento, y la recepción en Guerrero, con sus denuncias sobre violencia.

Al amanecer, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad realizó una primera concentración. Obsesivo en la recuperación de símbolos, el grupo la llevó a cabo en las inmediaciones del Templo Mayor, “donde surgió la patria, ahora destrozada por la violencia”, dijo el poeta.

La presencia de trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas pareció encender los ánimos de una caravana que, comentó Emilio Álvarez Icaza, pretende visibilizar a las víctimas de la violencia estructural, aquella surgida en medio de la pobreza y la marginación, contra las comunidades campesinas y los migrantes, a los que “vergonzosamente” el país ha lastimado tanto; contra los pueblos indígenas, históricamente abandonados.

Álvarez Icaza y Sicilia pusieron especial énfasis en la violencia contra los migrantes. “Iremos a Guatemala a pedirles perdón por todo lo que les hacemos”, sin que haya un Estado capaz de asumir su protección, sostuvo el ex ombudsman capitalino. “Los tratamos peor que a animales”, añadió el poeta.

Hacia el mediodía la caravana llegó a Cuernavaca, donde surgió el movimiento, en marzo pasado, tras el asesinato de Juan Francisco, hijo de Sicilia. El mitin se tornó desencuentro con los cuernavaquenses, quienes hicieron un vacío casi total a la caravana.

En medio del desaire, Sicilia censuró la política de seguridad, clamó por el resarcimiento del dolor social y se dio tiempo para leer un poema que le escribió a Juanelo, su hijo.

A su llegada a Iguala se le preguntó sobre la indiferencia hacia la caravana en Morelos.

“No somos movimiento de masas. Venimos con nuestros dolores, nuestras verdades. Siempre dije, desde un principio, cuando iniciamos la marcha de Cuernavaca a la ciudad de México, que aunque sólo llegáramos unos cuantos al Zócalo expresaríamos nuestro dolor.”

El poeta concluyó posteriormente que la paulatina baja de la cobertura mediática al movimiento ha incidido en la capacidad de convocatoria.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: