Gobierno de coalición, el engaño. Por: @dontriana

Publicado el Octubre 12, 2011, Bajo Columna de opinión, Política, Autor Molotov.

Corre el run run de las candidaturas de unidad o coalición entre los políticos mas rastreros de México, los que temen al efecto AMLO que gana adeptos cada día, sumando PROTAGONISTAS DEL CAMBIO VERDADERO, una red ciudadana que defenderá y cuidara el voto en 2012.
El PRIAN, que como sabemos es una mera parafernalia política al servicio del sistema corrupto que domina el país, busca afanosamente la forma de detener a AMLO, y encuentra en las COALICIONES la receta puntual.

Robar el derecho al ciudadano de elegir a sus representantes través del fraude ya no es viable según aceptan políticos del tricolor, el temor arrecia cuando ven como AMLO gana espacios en los medios, mientras el pelele salinista PEÑA NIETO no consigue atraer mayor atención a pesar de la millonaria campaña de PROTECCION en medios masivos (temen al debate y por ello inventan un foro interno para que lea sus cuartillas sin temor).

Manipular las elecciones no les basta, ya que saben que hoy el mito del “peligro para México” no daría el mismo resultado que en 2006. Lo viable para esta mafia es patrocinar los gobiernos de coalición, van en montón intentando que todo siga igual para repartirse las culpas del latrocinio contra el país.

Sin embargo esta idea no es nueva, aunque antes no se había oficializado. Al llegar el corrupto FOX, traidor a la democracia, al poder, arregló con el PRI la sustentabilidad de su gobierno, permitiendo con ello que gobernadores disfrutaran de total impunidad y así hundir sus fauces en el presupuesto nacional, llego al extremo de entregar Hacienda a los salinistas que tanto FOX había criticado antes.

No tienen llenadera y prueba de ello son los 32mil millones de deuda que deja la monarquía MOREIRA en Coahuila, y los 40mil millones en deudas que Peña Nieto deja en EDOMEX con inversionistas privados (la amenaza privatizadora contra México es más fuerte que nunca con el famoso lector de boletines). Ya bastante ha sufrido el país con la panda de ladrones y rateros privados, que se saben impunes cuando trabajan aliados al poder político.

El neoliberalismo que apuesta a acotar al estado y hacer de los empresarios los salvadores de la Republica, claro sin necesidad de unas aburridas elecciones, ve sus fueros más vivos que nunca en México, mientras en el mundo los ciudadanos retoman las calles luchando por sus derechos, en este nuestro país de agachados, solo basta que lo diga Televisa y el mito se convierte en “realidad”.

Un gobierno de coalición, es una idea vieja del PRI (se esgrimió contra Calderón al inicio de su mandato espurio), que revive el tema al saber que ahora sí, los ciudadanos estamos preparando la defensa del país, salvar a México no es un eslogan vano, sino una verdadera lucha pacífica por conseguir un futuro.

El PRI sabe que jamás podrán ganar el poder honradamente, por ello aliado al PAN, intenta engañar al pueblo con la farsa de la presidencia acotada, de parapeto, que ya abiertamente se está planteando, con un JEFE DE GABINETE que sería elegido por los mismos levanta dedos del Congreso que tanto daño han hecho al país por 80 años.

El JEFE DE GABINETE, controlaría el manejo real del país, y no estaría sujeto al pueblo, sino a los políticos y empresarios que lo impongan en elección a escondidas. Con esto piensan, podrán acotar a AMLO en 2012 si llega a ganar la presidencia, de darse el caso, creen en el PRIAN, podrían mantener incluso al inepto PEÑA NIETO en la presidencia sin que tenga que decidir nada, solo ser decoración en LOS PINOS.

A la farsa de las coaliciones del PRIAN, se están sumando los pelagatos del PRD-CHUCHO que ansiosos de sobrevivir económicamente están dispuestos a rematar lo que queda el PRD a sus aliados de siempre, si, a ese grupo de oligarcas que mandan en la vida de los mexicanos y los que no necesitan un solo voto de algún hombre honesto.
Vamos al 2012 con AMLO y MORENA, y no caigamos en las triquiñuelas de la oligarquía mexicana que busca eliminar a como dé lugar el derecho a la democracia, el derecho a la esperanza que tenemos, ese derecho vital que ya tantos años nos han robado usando incluso la violencia y el engaño mediático.

No a los gobiernos de coalición con pandillas como el PRI-PAN, si a un pacto de reconstrucción de la vida de México pero con los ciudadanos, donde tengamos el poder de enjuiciar a funcionarios y políticos rastreros. No a la venganza, si a la justicia.

CHANGARRITO: Afirma el dueño de EL UNIVERSAL: México, peligroso para periodistas: Ealy Ortiz

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

One Reply to "Gobierno de coalición, el engaño. Por: @dontriana"

gravatar

reyes gloria  on Noviembre 29, 2014

De veras no saben por qué?
Víctor Manuel Reyes Gloria

Esto que hoy vivimos en México no es sino consecuencia natural de una serie de agravios que fue acumulando un sentimiento de frustración, impotencia y desesperanza que llegó a su clímax.
Desde una matanza de estudiantes que el gobierno reduce en sus cifras oficiales a 345 hasta el estallido de los 43 de Ayotzinapa que fue la gota que derramó el vaso; el chispazo que detonó el estallido, México ha debido lidiar con muchos agravios. Y los agraviados, que se cuentan por millones, se cansaron de estar cansados; y salen hoy, y se suman.
Porque fueron los oprimidos y reprimidos en Tlatelolco, sí, pero también los del Jueves de Corpus; fueron los Aguas Blancas y Acteal; los de Atenco y San Fernando. Han sido los cientos de miles de huérfanos y viudas de la idiotez de quien buscó legitimar con una guerra el latrocinio a la voluntad de los mexicanos.
El origen de lo que hoy vivimos -si a esto se le puede llamar vivir-, lo encuentro en 1988, superada ya la matanza de 1968. Veinte años después y en medio de la esperanza de un nuevo país hubimos de someternos como esclavos a los amos, a los dueños de México. Y sí, aguantamos, soportamos humillados el agravio. Pero finalmente nos cansamos de estar cansados.
Los agravios se sumaron; los agraviados también. Por eso, que no extrañe, que no sorprenda a nadie que las protestas y manifestaciones se multipliquen como se multiplican sus participantes.
Pensaron quizá que los mexicanos no somos ni árabes ni luchadores; que la corrupción nos calla a todos; que explicaciones de una cara bonita nos conformaría sin cuestionar más cuando lo único que ha hecho es atizar más el fuego y ser objeto de burla en los medios electrónicos de comunicación social, entendido ya el enorme valor de este instrumento por cada vez más mexicanos.
Y ahora piensan quizá que la muerte de un comediante puede ser su mejor distractor y multiplican e inundan las pantallas con esta “tragedia nacional”.
Y los agravios y agraviados se multiplican geométrica, exponencialmente. Y el cansancio cunde; el cansancio de estar cansados; el hartazgo a estar hartos y por ello finalmente salir a la calle, en az pero con coraje; el suficiente para hacerlos ver que ya son muchos los agravios.
Y los bobos (prefiero decirlo sin la palabra exactamente aplicable) siguen, insisten en culpar a la izquierda de todos lso males acumulados, de todas las afrentas, de todas las lesiones infligidas a la nación sin distingo de geografía ideológica política. Ya para ello recurren, como lo han hecho siempre en el pasado reciente, a los canales oficiales de comunicación televisiva; a los mismos que encumbraron al actual régimen vía guión televisado y que hoy intentan crear secuela novelesca con el escándalo del lujo adquirido con el esfuerzo de años de trabajo.
Por fortuna cada vez son menos los que creen a dichos bobos. Cansados por fin de estar cansados, los mexicanos están despertando del sopor en el que los sumergieron quienes violaron su voluntad y su dignidad en ese aciago 1988 y luego en 2006 y luego en 2012. Y como dije antes, fue Aguas Blancas, fue Acteal, fue Atenco, fue el asesinato de Luis Donaldo Colosio, el diciembre negro de 1994 y el levantamiento Zapatizta al inicio de ese año. Fueron y han sido tantos los agravios que es increíble que alguien se pregunte “porque estamos tan enojados los mexicanos? Sí, nos cansó el cinismo y no contaron con que los millones de agraviados de entonces su suman a los millones de ofendidos de hoy; que Ayotzinapa no es sino el pretexto; macabro y dramático pretexto que nos coloca hoy ante los ojos del mundo en nuestra exacta dimensión: un país donde los derechos humanos existen solamente en el frío papel, en la fría e impersonal tinta del 1 Constitucional. Nos ubica este evento en el adecuado y real contexto de un país que al tiempo que cuenta con el “salvador” del país y con el mejor secretario de finanzas del mundo, ha cedido su territorio cual piezas de rompecabezas, con tajadas, en rebanadas del mismo al crimen y se ha hecho a sí mismo espectador privilegiado de primera fila –cuando no atizador y animador de él-.
Y se sorprenden que hoy la gente salga a gritar?