De elecciones y coaliciones

Publicado el Noviembre 6, 2011, Bajo Columna de opinión, Política, Autor MonaLisa.


León García Soler / A la mitad del foro / La Jornada

Con una escopeta cuata mataron al alcalde panista de La Piedad, Michoacán. Y la sombra de José Inés Chávez García siembra miedo y desconcierto a unos días de la elección de gobernador.

El eco del disparo llega hasta julio de 2012, hasta las elecciones concurrentes con la presidencial, a la multiplicación enloquecida de candidatos a dos mil 133 cargos de elección popular: presidente de la República, senadores y diputados del Congreso de la Unión, gobernadores de Guanajuato, Jalisco, Morelos, Yucatán, Tabasco, Chiapas (en agosto), jefe de Gobierno del Distrito Federal, funcionarios municipales y diputados locales.

Felipe Calderón voló rumbo al sur de Francia, a la angustiada reunión del G-20. En Atenas hubo voto de confianza para Giorgios Papandreou. No habrá consulta al pueblo de Pericles; hay acuerdo en las alturas para aprobar el paquete de rescate de Grecia. O austeridad o expulsión del paraíso del euro. Ángela Merkel apretó el puño, casi al mismo tiempo en que Nicolás Sarkozy extendía distraídamente la mano a Felipe Calderón. El de Michoacán asumirá la presidencia del G-20 y ya ofrece consejos a los del G-8 y a los Brics del crecimiento en auge, a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Mientras que Papandreou busca integrar un gobierno de unidad que de ninguna manera encabezará. Ah, la dicha de predicar desde tan elevada tribuna y criticar distorsiones de deuda estatal… en Coahuila.

En Cannes habló de México; aseguró que se castigará a ex gobernadores priístas por corrupción. Si hay pruebas, añadió el abogado vestido de azul. Humberto Moreira asistió al informe del gobernador sustituto de su tierra. Y sus paisanos, sus correligionarios, lo recibieron con dos minutos de aplausos. Claroscuros del trance electorero del momento. Guerra de lodo, dicen los diputados del PRI que Calderón acusa sin pruebas. Y en el Senado de la República denuncian los escandalosos actos de corrupción en el gobierno de Guanajuato. Acusaciones concretas a familiares directos del gobernador panista y a los jerarcas más poderosos del PAN y del Yunque, beneficiarios de contratos multimillonarios sin licitaciones. El senador priísta Francisco Arroyo Vieyra afirmó que la empresa Impulsora Comercial Estrella, entre otros chistoretes, le vendió al DIF 440 mil latas de atún en mal estado, que fueron distribuidas en los desayunos escolares.

Pero el Congreso del estado, utilizando la mayoría del PAN, exoneró al DIF y las presuntas irregularidades ya están prescritas. Juan Manuel Oliva cruza el pantano confiado en el plumaje de las complicidades y afinidades regresivas que le permitieron criminalizar el aborto en la entidad, y condenar a varias mujeres jóvenes, pobres desde luego, sentenciadas hasta a 30 años de cárcel por homicidio. Organismos internacionales intervinieron y fueron puestas en libertad las víctimas de los mayores agravios del oscurantismo.

Pero el ruido y la furia de las coaliciones parlamentarias impide escuchar los argumentos de la razón en los debates de las reformas políticas enviadas por el Senado a la Cámara de Diputados. Minuta desmenuzada debidamente, pero disminuida a golpes de radicalismos artificiosos y por la obsesión de evitar el retorno de los brujos del tricolor. Se aprobó mucho de lo demandado por los partidos y los representantes populares: candidaturas independientes a cargos de elección popular; ratificación del Senado a nombramientos presidenciales de las comisiones federales de Telecomunicaciones, Competencia y Reguladora de Energía; que en caso de falta absoluta del presidente de la República, en tanto el Congreso designe un interino o un sustituto, asuma el cargo con carácter de provisional y hasta por 60 días el secretario de Gobernación. El PRI se mantuvo firme en el rechazo a la relección de diputados y senadores, preámbulo de la del titular del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión.

Y ese resultó ser el caramelo envenenado por falta de controles, que vendría a fortalecer el presidencialismo que podría utilizar a las televisoras para convertir un plebiscito en un teletón. Vino la alternancia y nos alevantó. Culpan a los partidos de la pluralidad y al Congreso en el que no hay mayoría absoluta, por cumplir su papel de contrapeso al Poder Ejecutivo depositado en un solo individuo. Y luego renuncian a facultades expresas al aprobar que en caso de crisis política (sin definirla, si escandalito como el de 2006 o toma del salón de plenos por una turba o una tropa) el presidente electo pueda protestar ante las mesas directivas del Congreso o ante el titular de la Suprema Corte de Justicia. Esta soberanía, dirán, deja de serlo y un ministro de la Suprema Corte la asumirá. Y si el Ejecutivo puede ser Legislativo sin que por eso un mismo individuo ejerza dos poderes, será porque Montesquieu no supo del poder mediático de la televisión.

El 13 de este mes de noviembre, los michoacanos van a decidir el destino del proceso electoral de 2012. La izquierda ha sido sometida al desgaste del desprestigio; sujeta al dictado de los repartidores del gasto público, del dinero de la Federación; a los duros golpes asestados al pacto federal con la suplantación de los poderes estatales y el encarcelamiento de decenas de presidentes municipales de la entidad. Leonel Godoy no gobierna. El PRD no supo o no pudo enfrentar los ensayos del golpismo que llamó a designar en alianza de PAN, PRI y PRD a un candidato de la sociedad. No prosperó el intento de Felipe Calderón. Pero la derecha postuló a su hermana Luisa María Calderón.

Silvano Aureoles se quedó sin recursos materiales y políticos para enfrentar la fuerza del centralismo, del nepotismo, del caos anarquizante de la violencia que hoy pretenden capitalizar Juan Molinar Horcasitas y Ernesto Cordero. La suerte está echada. En Francia, Felipe Calderón declaró que el cobarde asesinato de Ricardo Guzmán es un reflejo del México violento que debemos dejar atrás. Y Fausto Vallejo optó por llamar al voto útil, a invertir el sentido del recurso del foxismo contra el cardenismo: creo que la gente de izquierda prefiere votar por un partido de centroizquierda, como es el PRI… sería una ofensa para el general Lázaro Cárdenas que el PAN arribara al solio de Ocampo, porque Acción Nacional nació para combatir el proyecto de izquierda.

Impera la confusión. Los partidos de izquierda se comprometieron a integrarse y postular en coalición a sus candidatos a senadores y diputados, así como a un mismo candidato a la Presidencia. Carpe diem, grita Manuel Camacho, mientras Marcelo Ebrard hace campaña y suma manifiestos en su favor, y Andrés Manuel López Obrador invoca el amor al prójimo y el culto a la amistad. Hoy, dos empresas encuestadoras irán de puerta en puerta, en todo el país, formulando las mismas preguntas en busca de la preferencia de los encuestados: un partido de izquierda, una coalición opositora que renuncia a designar candidato, a decir en voz alta su preferencia y, para no someterse a la crítica de sus métodos, no elige sino se somete a la voz del oráculo, a la lectura de las respuestas a cargo de los arúspices de encuestadoras.

Será que ya retornaron los brujos. O que el cálculo de probabilidades salió del ámbito financiero para pasmo de los que se ocupan de lo real y lo posible: sentencian en Argentina a criminales de la guerra sucia y, casualmente, Javier Duarte, gobernador de Veracruz, invita al juez español Baltasar Garzón a participar en el foro Seguridad con legalidad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: