Cayó Moreira; Peña Nieto pierde un alfil

Publicado el Diciembre 3, 2011, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.


Sube a la presidencia del CEN del PRI de manera provisional Cristina Díaz; en 60 días debe convocar a elecciones; el virtual candidato presidencial le abrió la puerta.

* Caída de Moreira y arribo de Coldwell al tricolor, jugada magistral operada desde Mérida por el ex Presidente
Tabasco Hoy / 3 Dic. 2011

Humberto Moreira renunció a la presidencia del Partido Revolucionario Institucional, luego que lo alcanzó el escándalo del súper endeudamiento y de la contratación irregular de deuda pública durante su gestión al frente del gobierno de Coahuila; se cumplió así una muerte política largamente anunciada.

Con esto, Enrique Peña Nieto pierde a un alfil, aunque gana en lógica política, pues hizo un recuento de los daños y se vacunó a tiempo.

Moreira era insostenible y el PRI hizo lo correcto: sacrificó al líder del partido para salvar a su candidato.

Al anunciar su dimisión en el Consejo Político del PRI, Humberto Moreira se justificó y dijo que decidió marcharse para no permitir que “una guerra mediática” dañe a su partido, la mayor oposición al PAN y que se perfila como favorito rumbo a las elecciones presidenciales del 2012. Dos días antes, el propio Peña Nieto dio las señales de que su amigo Moreira debería tomar una decisión. Lo defendió hasta donde le alcanzaron sus fuerzas, hizo un balance de su gestión y el coahuilense salió muy bien calificado, pero no se pudo más y el líder tuvo que irse a punto de cumplir 9 meses en el timón del tricolor.

Sin embargo, no sólo pesaba en el ánimo de Enrique Peña Nieto y la cúpula del tricolor la mala gestión administrativa y financiera de Moreira al frente de Coahuila, el manejo de la alianza del tricolor con Nueva Alianza y el Verde se habían convertido en una papa caliente que le tocó cocinar. A esas voces críticas se sumó la del ex candidato presidencial Francisco Labastida y otros senadores quienes abiertamente señalaron a Moreira como un mal negociador pues por un apoyo que representa cuando mucho un 5 por ciento de votación, se les entregó una desproporcionada cantidad de candidaturas. Asimismo, el manejo de la convocatoria para el registro de los presidenciables del tricolor y su alteración final que hizo que el senador Manlio Fabio Beltrones declinara a inscribirse, resultó una afrenta al priismo duro.

Fuego amigo tricolor Los ataques mediáticos que recibió Moreira, más el fuego amigo en su contra por un sector del PRI vinculado a Beltrones, le movieron el piso al profesor que apenas el 4 de marzo rindió protesta como dirigente nacional del tricolor. No hay que desdeñar el golpeteo del AMLO contra la amiga de Moreira, la maestra Elba Esther Gordillo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: