El lugar donde descubren una nueva especie cada dos días

Publicado el Diciembre 12, 2011, Bajo Internacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

BBC Mundo/ 12 diciembre 2011.

* Un geco psicodélico, un lagarto hembra que no requiere de machos para reproducirse y un mono sin nariz son algunas de las nuevas especies descubiertas el año pasado en la región asiática como Gran Mekong, según un nuevo estudio.

En promedio, una nueva especie fue registrada cada dos días en esa zona del sureste asiático durante 2010, señaló este lunes el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF por sus siglas en inglés.

Las 208 especies registradas por primera vez en 2010 dejan en evidencia la extraordinaria biodiversidad de los territorios surcados por el río Mekong, que fluye por Birmania, China, Camboya, Laos, Tailandia y Vietnam.

El mono sin nariz de Birmania estornuda cuando llueve. Aún no ha sido fotografiado y sólo se han divulgado composiciones digitales como ésta del Dr. Thomas Geissmann.

Pero esta riqueza está en grave peligro, de acuerdo al estudio. “Mientras que estas especies son nuevas para la ciencia, muchas están ya siendo servidas como cena, luchando para sobrevivir en un hábitat cada vez más reducido o al borde de la extinción”, señaló Stuart Chapman, director de WWF para el Gran Mekong.

Un caso ilustrativo es el de los lagartos Leiolepis ngovantrii, compuestos sólo por ejemplares femeninos que se reproducen por clonación. La especie fue descubierta sólo luego de ser observada por un científico en el menú de un restaurante vietnamita.

Además de la caza furtiva, las principales amenazas para las especies en esta región según WWF son la pérdida de hábitat, la deforestación, el cambio climático y la extracción no sustentable de recursos naturales.

Para Sarah Bladen, vocera de la organización, el Gran Mekong está perdiendo biodiversidad “a un ritmo trágico”.

Mono sin nariz

Entre las nuevas especies registradas en 2010 en el Gran Mekong se encuentran más de cien plantas, 28 reptiles, 25 especies de peces y siete de anfibios.

Una de las más llamativas es el mono Rhinopithecus strikeri, que vive en la selva de Birmania, carece de nariz y aún no ha sido fotografiado. Las únicas ilustraciones publicadas, como la que vemos arriba, son composiciones digitales.

“Este mono vive en el estado birmano de Kachin, en una región montañosa remota. Aunque es nuevo para la ciencia, ya era conocido desde hace tiempo por la población local. Cuando llueve, se lo ve con su cabeza entre las rodillas, para evitar que el agua entre sus fosas nasales”, explicó Bladen.
En días de lluvia, los habitantes de Kachin identifican a este mono de hocico chato por sus estornudos, cuando el agua entra por sus fosas nasales.

Entre los nuevos reptiles registrados, además del lagarto que se reproduce por clonación, se encuentra un geco de colores llamativos de Vietnam conocido como geco psicodélico, Cnemaspis psychedelica.

La única ave registrada es de la especie Phylloscopus, de cuello amarillo, cuerpo gris con barras amarillas y un canto fuerte y muy característico. La nueva especie recibió el nombre de Phylloscopus Calciatilis, porque se reproduce en zonas de piedra caliza en Laos.

“Esfuerzos urgentes”

“Estas especies nuevas suelen hallarse en hábitats que se están reduciendo debido a la actividad humana y el cambio climático. El lagarto que se reproduce por clonación, por ejemplo, no es genéticamente diverso y por lo tanto es muy vulnerable”, dijo Bladen.

En esta región del sureste asiático viven algunas de las especies más amenazadas del planeta, como el tigre, el elefante asiático y el delfín de Irrawaddy.

Recientemente, WWF confirmó la extinción del rinoceronte de Java en Vietnam y una reducción dramática de 70% en una década de los tigres en estado silvestres.

Se estima que cerca de 1.000 nuevas especies fueron descubiertas en el Gran Mekong entre 1997 y 2007.

“La extraordinaria riqueza en la región se está reduciendo rápidamente y se requieren esfuerzos urgentes para protegerla”, advirtió Bladen.

Para Stuart Chapman, “el tesoro natural de la región se perderá si los gobiernos no invierten en la conservación y entienden que se trata más de una inversión que un gasto”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: