Dudan de catolicismo del Obispo de #Saltillo

Publicado el Diciembre 26, 2011, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Edith Mendoza/Zócalo de Saltillo/ 26 diciembre 2011/.

* A lo largo de 13 páginas, “Gatopardo”, una revista de periodismo narrativo sobre actualidad latinoamericana, describió la vida de Raúl Vera destacando desde su lenguaje marxista, pasando por su formación universitaria, hasta los escándalos en que se ha envuelto persiguiendo su ideología.

Saltillo, Coah.- Fray Raúl Vera López, Obispo de la Diócesis de Saltillo, ha tenido que pagar un alto costo por las causas que abandera. En Castaños, cuando defendía a sexoservidoras, fue señalado por andar de “tabledance”.

De homosexual, tras otorgar apoyo a uniones civiles entre homosexuales, y más tarde se le involucró sentimentalmente con quien fuera su jefa de prensa, Jackie Campbell.

En televisión se le ha exhibido en los bares bebiendo cerveza, a veces con llamas sobrepuestas como si ardiera en el infierno.

La descalificación más reciente fue con unas mantas que aparecieron en la catedral en junio de este año con la leyenda: “Queremos un obispo católico”.

La trayectoria de Vera ha puesto en jaque en múltiples ocasiones a la misma ideología emanada del Vaticano.

A lo largo de 13 páginas, “Gatopardo”, una revista de periodismo narrativo sobre actualidad latinoamericana, describió la vida de Vera destacando desde su lenguaje marxista, pasando por su formación universitaria, hasta los escándalos en que se ha envuelto persiguiendo su ideología.

“Que el sacerdote forma parte de una Iglesia que debe estar al servicio del mundo. Le aposté al Evangelio cuando vi que con él podía transformarse el mundo, no obstante lo que sí me dio trabajo fue renunciar a mis aspiraciones de pequeño burgués”, citó a Vera el autor del reportaje, Emiliano Ruiz Parra.

Reconocido internacionalmente con el premio Rafto en 2010 por su trabajo en defensa de los derechos humanos, se ha caracterizado por el apoyo a sindicatos independientes y de los trabajadores de las minas del carbón, por la fundación del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, por el apoyo la Comunidad de San Aelredo, por la asociación civil para la defensa de los migrantes indocumentados, Frontera con Justicia y su albergue Belén Posada del Migrante.

Se trata del primer fraile dominico mexicano elevado a obispo en casi dos siglos, y a la temprana edad de 42 años fue ordenado sacerdote y luego obispo por dos pontífices, Pablo VI el 29 de junio de 1975, y Juan Pablo II el 6 de enero de 1988.

En el texto de la edición 127 de la revista “Gatopardo”, cuya imagen principal es la de la ex Miss Universo Ximena Navarrete, el autor enfatiza el origen de Raúl en una familia de arraigado catolicismo en Acámbaro, dedicado desde pequeño a sus ejercicios espirituales en la iglesia de la Virgen de Soledad.

Desarrolló sus estudios en la Facultad de Química con los bolsillos vacíos y todo un repertorio de chistes, compartiendo igual con marxistas, leninistas, anarquistas, maoístas, trotskistas, guevaristas, priístas, grupos de choque de ultra derecha, a finales de la década de los 60.

Su preparación con una perspectiva nacionalista y de izquierda encontró un escaparate en la Parroquia Universitaria, donde tuvo contacto con personajes célebres en el tema de la Teología Liberal.

Con todo y sus ideas de una “Iglesia mucho más viva”, como teólogo dominico fue enviado en 1994 por el Vaticano a controlar al obispo Samuel Ruiz García, de quien se sospechaba compraba las armas del EZLN con dinero de la Diócesis. Luego se le encomendó la inspección de seminarios en los que se sospechaba desviaciones dogmáticas.

Más tarde fue llamado por el presidente Ernesto Zedillo “teólogo de la violencia”, y “fue mandado a la desértica y conservadora Diócesis de Saltillo”, menciona el texto.

El autor también hace referencia a la fama de trasnochador y fiestero de Raúl Vera, pues según el reportaje denominado “La gente piensa que el Obispo no es católico”, Vera se siente tan cómodo en el bullicio de una cantina como en el silencio de su reclinatorio, y tan a gusto celebrando misa con prostitutas en Viernes Santo como discutiendo dogmas de fe con teólogos del mundo.

Vera en Saltillo

Agosto de 2002
Con la ropa con la que dice misa, el Obispo de Saltillo golpeó la puerta de las oficinas de la entonces Procuraduría para exigir la liberación de unas enfermeras que se habían manifestado en el Hospital Universitario en demanda de mejores condiciones laborales.

Mayo-agosto de 2005
Raúl Vera desenmascaró el fraude del famoso vidente denominado “Niño Betito”, quien afirmaba que la Virgen María hablaba a través de su voz.

Febrero de 2006
Por la muerte de 65 mineros en una mina de carbón el Obispo promovió 43 procesos legales a favor de los trabajadores desaparecidos y logró que la Comisión Nacional de Derechos Humanos resolviera que se había violado el derecho a la vida.

Julio de 2006
Raúl Vera inició su propia investigación ante la violación de militares a 14 trabajadoras sexuales de Castaños.Tres militares recibieron sentencias de entre 21 y 45 años de prisión.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: