¿Quién es? AMLO: vocación de resistencia

Publicado el Marzo 30, 2012, Bajo Política, Autor MonaLisa.

Armando Guzmán / Proceso / 30 DE MARZO DE 2012


Obrador, candidato de izquierdas a la Presidencia de la República. Foto: Germán Canseco

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- A los 15 años, cuando cursaba tercero de secundaria en la escuela Jaime Torres Bodet de esta capital, Andrés Manuel López Obrador era un muchacho tranquilo, no se metía en problemas, cumplía sus tareas; en el salón de clases se le preguntaba y contestaba pero no pedía la palabra. No se le veía “madera” de dirigente.

“Nunca me imaginé que después sería un líder contestatario, rebelde, opositor, duro. En ese tiempo no lo veía así. En las clases ponía atención, pero eso era en términos generales”, recuerda su profesor Rodolfo Lara Lagunas, actual diputado federal perredista.

López Obrador no olvida que eligió el camino de la lucha política por lo que aprendió y le enseñó este profesor durante las clases de civismo y con sus huelgas de hambre. Originario de Cuernavaca, Lara Lagunas llegó a Tabasco en los sesenta y además de dar clases estudiaba derecho en la Universidad Juárez Autónoma de ese estado (UJAT), donde se metió en la política estudiantil en 1968 para luchar contra el porrismo.

En mayo de ese año Lara llevó adelante su primera huelga de hambre en la Plaza de Armas de Villahermosa, frente al Palacio de Gobierno, en protesta contra los porros de la UJAT. “Iban grupos de estudiantes a ver a su profesor. Andrés Manuel llegó con dos o tres para verme, me acuerdo muy bien”, cuenta el exprofesor. Luego estalló el movimiento estudiantil en el país; en Tabasco, 16 estudiantes de la UJAT fueron encarcelados, entre ellos Lara Lagunas.

Él refiere que durante sus clases de civismo nunca se ajustó a posprogramas oficiales y hablaba de la guerra de Vietnam, de la revolución cubana, de Fidel Castro, del Che, de las guerrillas, lo que, dice, impactaba a sus alumnos al grado de que al sonar el timbre de salida le pedían que siguiera platicándoles de esos temas.

En 2009 López Obrador impulsó al profesor Lara Lagunas para la diputación federal del PRD.

Los orígenes

Andrés Manuel nació el 13 de noviembre de 1953 en Villa Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco, donde este viernes arranca su campaña presidencial en tercer sitio. Sus padres, Andrés López y Manuela Obrador, eran comerciantes y trabajaban duro para sostener a su primogénito Andrés Manuel y a cinco hijos más: Ramón, José Ramiro, Arturo, Pío y los gemelos Carmen y Martín.

Estudió en la escuela Marcos Becerra, la única del pueblo y por la tarde ayudaba a sus padres en la tienda La Pasadita, donde un trágico accidente le quitó la vida a su hermano Ramón. Éste jugaba con una pistola que un cliente había dejado en prenda, el arma se le cayó, y se disparó al tocar el suelo. La bala le dio en la cabeza al jovencito, quien murió ante la mirada de Andrés Manuel.

Empleados de la tienda corroboraron la versión, pero años después los enemigos políticos de López Obrador utilizaron esa tragedia para atacarlo: intentaban hacerla semejante al accidente que le costó la vida a una sirvienta de la familia Salinas de Gortari cuando el niño Carlos jugaba en su casa con un rifle, según la prensa de la época.

A mediados de los sesenta la familia se mudó a Villahermosa, donde instaló la tienda de ropa y zapatos Novedades Andrés. En esta capital López Obrador cursó secundaria y preparatoria y a los 19 años se fue a la Ciudad de México, para estudiar Ciencia Política y Administración Pública en la UNAM.

En 1976 concluyó los estudios pero no se graduó sino hasta 1987 con la tesis Proceso de formación del Estado nacional en México 1821–1867.

En su época universitaria vivió en la Casa del Estudiante Tabasqueño, en la calle Violeta de la colonia Guerrero. Esta institución era financiada por la administración del gobernador Mario Trujillo García, por gestiones del poeta Carlos Pellicer Cámara, a quien Andrés Manuel empezó a tratar.

En 1976 Pellicer era candidato a senador por el PRI. Hubo empatía entre ambos porque el joven le planteó su preocupación por los indígenas chontales. Luego de este encuentro el poeta lo invitó a su campaña. Ganó su escaño pero falleció un año después de su elección.

Otro personaje que influyó en la trayectoria política de López Obrador fue su maestro universitario Enrique González Pedrero –senador, gobernador de Tabasco, secretario general del PRI, director del Instituto de Capacitación Política de ese partido…

López Obrador volvió a Tabasco en 1977, cuando el entonces gobernador Leandro Rovirosa Wade lo hizo director de Estudios Sectoriales de la Secretaría de Promoción Estatal. Después estuvo al frente del Centro Coordinador Indigenista Chontal de Nacajuca y fue delegado del Instituto Nacional Indigenista (cargo que ocupó hasta 1982) y colaboró con la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados. También dio clases en la UJAT.

Durante esos cinco años (1977–1982) vivió en el municipio de Nacajuca, donde enseñó a los indígenas chontales a cultivar la tierra en “camellones”, sobre pantanos. A raíz de su labor y convivencia con los indígenas ellos lo apoyaron en los inicios de su carrera política.

En 1979, como profesor de sociología en la Escuela de Ciencias de la Educación de la UJAT, conoció a su primera esposa, Rocío Beltrán (fallecida en 2003), con quien procreo a sus hijos José Ramón, Andrés y Gonzalo.

En 1982 González Pedrero se lanzó como candidato del PRI al gobierno de Tabasco. López Obrador fue su coordinador de campaña. Luego del triunfo, el mandatario estatal lo designó titular del Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales del Comité Directivo Estatal del PRI y dirigente estatal de ese partido a partir de 1983.

Pero sus intenciones de formar comités de base para transparentar el ejercicio presupuestal de las alcaldías lo enfrentaron con amplios sectores de ese partido y el gobernador se vio obligado a pedirle la renuncia.

Con el apoyo de Clara Jusidman se afincó en la Ciudad de México. Fue director de Promoción Social del Instituto de Protección al Consumidor, maestro del Instituto de Capacitación Política del PRI. Coordinó el seminario Tabasco en el Desarrollo Político de México y la publicación El Revolucionario Tabasqueño.

Ruptura

En 1987, en el seno del PRI, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, entre otros disidentes, formaron la Corriente Democrática. Un año después se produjo la fractura en ese partido que dio origen al Frente Democrático Nacional (FDN).

Como los priistas no lo apoyaron para hacerlo candidato a la presidencia municipal de Macuspana, en 1988 aceptó la postulación del FDN para contender por la gubernatura.

En 1989 el FDN se transformó en el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Como fundador de la nueva organización, Andrés Manuel se encargó de presidir el Consejo Directivo. “Tenía una misión precisa para cumplir –formar el PRD Tabasco– y lo hacía con enorme pragmatismo, sin descuidar los principios”, le dijo a Ortiz Pinchetti, según publicó éste en el libro Las claves de López Obrador (2006).

En esta coyuntura, Carlos Salinas de Gortari le encargó a Ignacio Ovalle que se entrevistara con López Obrador para ofrecerle un cargo en el gobierno, pero el tabasqueño no aceptó. Argumentó que no podía traicionar sus principios. Aunque en la contienda electoral perdió ante el priista Salvador Neme Castillo, el FDN ganó cinco diputaciones.

Tras la derrota ante Neme, el delegado del CEN priista en la entidad, Fernando del Villar, se ufanó: “En Tabasco murieron las oposiciones. Murieron no como realidad de nuestra escena política, pero sí como la ilusión trasnochada de innovaciones ideológicas y de cambios pragmáticos. Definitivamente, el neocardenismo fue un aborto de ocho meses de gestación”.

En 1991 se realizarían elecciones locales intermedias en Tabasco y todo indicaba, según los opositores, que el fraude se repetiría. Ante ese escenario, López Obrador hizo un llamado –el primero de varios a lo largo de su carrera– a la resistencia civil pacífica.

En el libro AMLO: Historia política y personal del jefe de Gobierno del Distrito Federal, de Alejandro Trilles y Héctor Zagal y publicado en 2005, se consigna el Éxodo por la Democracia a la Ciudad de México. La marcha comenzó con 50 personas y cuando llegó al Zócalo –el 11 de enero de 1992 tras una caminata de más de mil kilómetros– ya lo seguían 5 mil, ahí lo esperaban alrededor de 40 mil personas.

Al día siguiente el secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, lo citó para decirle que aceptaba que el PRD encabezara un concejo municipal en Cárdenas, se anulara la elección en Nacajuca y Macuspana y se formaran conejos mixtos con mayoría priista.

El fraude de Madrazo

El 31 de mayo de 1992 concluyó su periodo como presidente estatal del PRD y se sumó a la campaña de Heberto Castillo por el gobierno de Veracruz. En 1993 volvió a Tabasco y se dedicó a dar apoyo a productores con carteras vencidas y a campesinos cuyas tierras resultaron afectadas por las actividades de Pemex.

En julio de ese año Roberto Madrazo solicitó licencia como diputado federal y asumió por segunda vez la dirigencia estatal del PRI, paso previo a su destape como candidato al gobierno del estado en julio de 1994.

“La alianza entre él y (Manuel) Gurría era evidente. El PRI y el gobierno estaban fusionados como nunca con el propósito de ganar las elecciones. Madrazo decidía sobre asuntos gubernamentales, nombraba funcionarios, manejaba de hecho el Pronasol, el pago a campesinos por afectaciones de Pemex y sugería programas de obras y servicios públicos. En la práctica Gurría actuaba más como delegado del PRI que como gobernador del estado”, escribió López Obrador en su libro Entre la historia y la esperanza.

El 6 de febrero de 1994 López Obrador rindió protesta como candidato a gobernador del PRD. A mediados de mayo, por conducto del priista Carlos Salomón, recibió un mensaje del entonces candidato priista a la Presidencia de la República, Ernesto Zedillo, quien le proponía que fuera abanderado común del PRD y el PRI.

“Muy respetuosamente respondí que estaba convencido de la necesidad de la democracia, que luchaba por eso y que lo principal no era la gubernatura. Le dije que lo único que pedía era juego limpio: elecciones libres y justas”, relata en el citado libro.

El 13 de noviembre del mismo año, ante 40 mil simpatizantes, López Obrador cerró su campaña en la Plaza de la Revolución de Villahermosa. Tras la elección del día 20, Roberto Madrazo anunció su victoria con 297 mil 365 votos contra 200 mil 87 del aspirante perredista. Aun así el PRD refrendó su victoria en Cárdenas y arrebató al PRI tres municipios más: Jalpa de Méndez, Teapa y Nacajuca, así como dos diputaciones de mayoría.

Roberto Madrazo asumió la gubernatura el 31 de diciembre de 1994. El 9 de junio de 1995 López Obrador exhibió en la capital del país, ante la prensa nacional e internacional, 45 cajas con miles de pólizas de cheques, facturas, recibos y otros documentos originales de la Secretaría de Finanzas del PRI tabasqueño.

Con esta documentación validada por la Procuraduría General de la República tras presentarse la denuncia, López Obrador demostró que Madrazo derrochó en su campaña al menos 241 millones de pesos. El 31 de diciembre de 1994 Madrazo había presentado ante el Instituto Electoral de Tabasco su informe sobre gastos de campaña: 3 millones 718 mil 443 pesos con 87 centavos.

Represión sistemática

De nueva cuenta Andrés Manuel llamó a la resistencia. Impugnó la elección y participo en el bloqueo de 435 instalaciones de Pemex. Según el citado libro de Ortiz Pinchetti, el dirigente no incendió ningún pozo petrolero. El fuego se produjo, indica, a raíz de la agresión de la que fueron objeto el líder y un grupo de chontales que lo acompañaban en un bloqueo.

López Obrador organizó también acciones de resistencia civil mediante el no pago de la luz eléctrica e impuestos. Con ese propósito realizó un plantón en Villahermosa, pero él y sus seguidores fueron desalojados con violencia por la fuerza pública.

El 23 de abril de 1995 efectuó la Caravana por la Democracia con la Ciudad de México como destino. Los perredistas tomaron el Zócalo. Ahí escribió el libro Entre la historia y la esperanza.

La negociación para levantar el plantón fue entre Andrés Manuel y Manuel Camacho Solís, a la sazón secretario general del PRI. En esa ocasión conoció a Marcelo Ebrard, entonces secretario particular de Camacho.

En febrero de 1996 encabezó bloqueos a instalaciones petroleras de Tabasco para exigir indemnizaciones a más de 40 mil campesinos y pescadores afectados por las actividades de Pemex. Los gobiernos estatal y federal recurrieron otra vez a la represión violenta: en la comunidad indígena de Huatacalca, Nacajuca, soldados y policías judiciales federales y antimotines rompieron el bloqueo de la carretera que conduce al campo petrolero Zen, uno de los más productivos de la región. Más de 200 perredistas fueron encarcelados.

López Obrador intentó restablecer el bloqueo. Proceso mostró al líder opositor en la portada de su edición número 1006 (febrero de 1996) descalabrado y con la camisa manchada de sangre.

En abril de 1996 contendió por la presidencia nacional del PRD contra Heberto Castillo y Amalia García. Ocupo el cargo del 2 de agosto de ese año al 10 de abril de 1999. Durante su gestión el PRD ganó la primera elección para jefe de Gobierno del Distrito Federal, con Cuauhtémoc Cárdenas como abanderado.

En marzo de 2000 se inscribió a su vez como candidato a la jefatura de Gobierno y estuvo a punto de ser impugnado ante las autoridades electorales, ya que sus adversarios alegaron que no contaba con los cinco años de residencia en la Ciudad de México estipulados por el estatuto capitalino.

De nueva cuenta convocó a la resistencia civil para evitar la anulación de su candidatura. “Convirtió su campaña a la jefatura de Gobierno en un movimiento social”, destaca Ortiz Pinchetti en su libro.

Con todo, ganó los comicios del 2 de julio de 2000 con 34.5% de los votos emitidos, contra 33.4% de su más cercano rival, el panista Santiago Creel.

A lo largo de su carrera se ha mostrado como un político hábil ante los conflictos. Consiguió superar, por ejemplo, la crisis de descrédito ocasionada por los videoescándalos de 2004, así como el proceso de desafuero en su contra realizado en 2005 para frenar sus aspiraciones presidenciales. Una vez más recurrió a la resistencia pacífica y, al final, consiguió ser nominado como candidato a la Presidencia.

Después de las elecciones de julio de 2006 acusó al PAN de haber incurrido en fraude, y al PRI de ser cómplice de los panistas. Inició entonces una nueva etapa de movilización ciudadana. Desde ese año López Obrador ha recorrido el país entero por lo menos en 10 ocasiones y ha reiterado que su meta política es transformar la vida pública del país a través de su Nuevo Proyecto Alternativo de Nación.

Asegura que en caso de ganar la Presidencia gobernará el país siguiendo los pasos de Benito Juárez. Organizó a sus simpatizantes para convertirlos en “protagonistas del cambio verdadero”.

El pasado 2 de octubre, en el Auditorio Nacional formalizó como asociación civil al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con miras a formar un partido político que sustente su eventual candidatura a la presidencia el próximo año.

Y un mes después, venció al jefe de gobierno capitalino en la contienda interna para designar al candidato presidencial de las izquierdas.

A diferencia de la elección de 2006, esta vez López Obrador arrancará la campaña en el tercer sitio de la preferencia electoral, muy atrás del puntero, el priista Enrique Peña Nieto.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: