La mentira del puntero Peña, se cae

Publicado el Mayo 17, 2012, Bajo Política, Autor MonaLisa.

Lilia Arellano – Opinión EMET / 17 mayo 2012

Ya desde el debate presidencial los señalamientos en contra de Peña Nieto, entre los que destacaron precisamente los de Andrés Manuel López Obrador para calificar su pasado político reciente, han tenido un efecto devastador.

Gran nerviosismo existe en el “war room” o cuarto de guerra de Enrique Peña Nieto que comanda Luis Videgaray, en donde no logran explicarse como es posible que las estrategias y acciones llevadas a cabo para subir al mexiquense al primer lugar en las encuestas y ponerlo como puntero,

para darlo con mucha anticipación como ganador y dejar a sus adversarios políticos en una lucha cuerpo a cuerpo para disputar un “honroso” segundo lugar, no sólo no estén dando resultado, sino que han detonado una serie de acciones de sus contrincantes, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, que han abollado aún más su imagen en la campaña presidencial.

Ya desde el debate presidencial los señalamientos brutales en contra de Peña Nieto, entre los que destacaron precisamente los de Andrés Manuel López Obrador para calificar su pasado político reciente, han tenido un efecto devastador en su campaña, que se han intentado contrarrestar con la repetición de todos los planteamientos realizados por el tabasqueño en relación a las becas para los estudiantes de escasos recursos, los apoyos a madres solteras y a adultos mayores, entre otros, sin que sus estrategas se hayan preocupado por explicarle a los ciudadanos en general y a los electores en particular de dónde saldrán los cuantiosos recursos presupuestales para poder hacer realidad esas promesas de campaña. En ningún momento se ha hablado de ahorros en la administración pública, ni de reducción de salarios para la alta burocracia, ni del combate a la corrupción o de aumentar la base tributaria en el país obligando a grandes corporativos a pagar impuestos, cuestiones que con toda puntualidad si ha hecho López Obrador, lo que ha marcado una gran diferencia entre uno y otro candidato.

Peña Nieto no ha subido en las últimas semanas en las encuestas sobre la intención del voto, por el contrario ha ido bajando perceptiblemente, lo que tiene encendidos muchos focos rojos en su tablero de mando. Además, la campaña mediática afianzada en la televisión ha impulsado a militantes de la izquierda que buscan y se pronuncian por un “cambio verdadero” a ponerle un marcaje personal y a no perder la oportunidad de ponerlo en evidencia. Al mismo tiempo, está la campaña mediática implementada por el PAN contra el ex gobernador mexiquense y que tiene como objetivo fundamental desacreditar su trabajo al frente de la administración estatal en el Estado de México.

La ya abollada imagen del ex gobernador del Estado de México resiente estos embates de esa estrategia, coordinada o no, entre la izquierda y la derecha. En la ciudad de México, el priísta llegó al grado de quejarse de la agresión y provocación a su partido, sin duda haciendo referencia a los hechos ocurridos el martes pasado, sin entrar en la precisión de los mismos, cuando unos 25 jóvenes realizaron un movilización a unos metros donde se realizaría un acto masivo de campaña en Córdova, Veracruz. Los jóvenes, que vestían de negro y portaban máscaras de papel con el rostro del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, continuaron su manifestación durante unos minutos, hasta que llegaron decenas e hombres, algunos con corte de pelo estilo militar, quienes se abalanzaron a golpes sobre ellos, hiriendo a varios. Sobre esto no dijo una sola palabra.

Por el contrario, los planteamientos de Andrés Manuel López Obrador siguen permeando en el sector de la población mexicana más educada como es la de los planteles universitarios en donde el apoyo a su candidatura es cada vez más abierta y franca e igualmente lo es el repudio a los posicionamientos de los candidatos de derecha, el propio Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri, que son rechazados por las comunidades universitarias. Esto es ya un hecho irrefutable como se reveló en el “III Simulacro de votaciones para Presidente de la República en los seis campus de UVM Región Ciudad de México”, realizado en la Universidad del Valle de México, en donde con un total de mil 105 votos, el candidato de la Coalición Movimiento Progresista resultó triunfador.

En Sonora, López Obrador resaltó que la estrategia de querer imponer a Peña Nieto está fallando y dijo que priístas y panistas votarán por él el 1 de julio. También reiteró que en el gobierno del cambio verdadero no habrá impunidad, “se va a combatir a todos por igual, a la delincuencia común y a la delincuencia de cuello blanco, va haber legalidad”. El candidato presidencial del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) recomendó al ex gobernador mexiquense “que se tome un té de tila, un pasiflorine”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: