En vísperas del debate por Bernardo Stril

Publicado el Junio 3, 2012, Bajo Política, Autor MonaLisa.


Tomado de: Poblanerías / Bernardo Stril / Domingo, Junio 3, 2012 – 21:30

* Entre ataques, lodo y mierda, veremos cómo llegan los punteros a la encuesta final acerca de las preferencias del pueblo.

Estamos ya a unos cuantos días del segundo “debate” entre candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos (Así se llama, aunque cueste más trabajo. No es ni la presidencia de la República, ni la presidencia de México). Los dos grandes concesionarios de la televisión privada “aceptaron”, Azcárraga primero y Salinas Pliego como buen imitador, que el ejercicio sea transmitido por las dos principales cadenas nacionales.

Por su parte, el Instituto Federal Electoral acordó una serie de cambios en el formato para hacerlo más ágil, más digerible, más “producto de tele”. Esto, después del escándalo que se armó durante el primer debate y que, como buenos machitos, los consejeros atribuyeron al productor. En esta ocasión, no habrá edecán y las reglas permitirán que la reunión empiece a parecerse a un debate entre pares.

Esto implica mucho más trabajo de ensayo y de memorización para Enrique Peña Nieto. Aquí entre nos, eso de debatir no es fundamentalmente lo suyo. Igual sucederá con doña Josefina Vázquez Mota, que no supo aprovechar la oportunidad histórica que tuvo de estar en la Cámara para aprender la práctica parlamentaria.

Andrés Manuel López Obrador no se inmuta. Aunque no “habla de corrido”, es bastante buen polemista y, pian pianito, las ideas le surgen como de manantial. Ni hablar de Gabriel Quadri que, para eso de echar rollo se pinta solo, aunque nadie entienda su punto.

El conductor, o moderador del ejercicio será el gran Javier Solórzano que, con sus años de tablas y su experiencia en el canal del Congreso estará, sin ningún lugar a dudas, a la altura de las expectativas. La producción, también a cargo de la estación legislativa, no será tan complicada como la vez anterior: no es fácil tener tres o cuatro cámaras fijas, inmóviles y lograr un programa que poder “jugar” con movimientos y enfoques.

Jesús Tapia hubiera hecho de este debate una obra de arte. El IFE, sus consejeros hipócritas y el público mexicano se lo pierden.

Todo esto, en un escenario en el que empieza a arreciar la “guerra sucia”, en que es menester hacer uso de los mejores misiles para derribar a los contrincantes. Bastó con que el diario Reforma ubicara a AMLO en segundo lugar de las encuestas, a escasos cuatro puntos de EPN, para que le sacaran sus trapitos sucios: la solicitud de seis millones de dólares (no nos dicen si americanos, australianos o canadienses). El Peje reviró con el enorme número de asesores extranjeros del Gel Boy. Pobrecita Josefina, ni quién la acuse de nada, ni siquiera de autocomprarse pinturas Comex para realizar sus decorados de bardas. A Quadri ni quién lo pele.

En paralelo, Felipe Calderón viola impunemente la Constitución y nadie puede hacer nada. “… que la Nación me lo demande”, prometió hace casi seis años. Pobre Nación, no tiene el menor mecanismo, la más elemental forma de defenderse y de demandar… Quizás, solo por congruencia, sería bueno cambiar el texto de la toma de posesión.

Veremos entonces, el próximo domingo, un debate “reloaded”, recargado, entre Peña Nieto y López Obrador, con dos testigos de calidad. A menos, claro, que doña Chepina aproveche la oportunidad para, finalmente, desistirse y pedir que sus seguidores voten por el Peje… Pero la soberbia es canija…

Falta ya apenas menos de un mes para que sepamos qué es lo que nos depara el destino. Entre ataques, lodo y mierda, veremos cómo llegan los punteros a la encuesta final acerca de las preferencias del pueblo. Ese día 1 de julio, veremos si México es como España con Rajoy o como Francia con Hollande. No hay segunda vuelta.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: