En torno a la Enajenación:Un enfoque filosofico

Publicado el Julio 21, 2012, Bajo Columna de opinión, cultura, Autor Axiel.


Por Ciudadano Kane

PROLÉGOMENOS EN TORNO A LA ENAJENACIÓN
PRIMERA PARTE

El concepto enajenación deriva del latín ălĭēnātĭo, ōnis: alejamiento, privación, procedente a su vez del adjetivo ălĭēnus: propio de otro, extraño a uno, ajeno.

Mucho se ha dicho en relación a la enajenación, teorias van y vienen, se acuñan palabras, metáforas y conceptos. Es ya casi un consenso la idea de que la TV es la que produce y difunde la enajenación, al punto de que es suficiente con apagarla para poner punto final a ese estado. Se habla de Telecracia, Teletiranía, Telebancada esas ideas ya han generado una “opinion publica contestataria” que en poco aclara la cuestión de la enajenación.

Vivimos inmersos en una inercia de opiniones que producen una avalancha de creencias, mismas que a modo de pre-jucuios no alientan una reflexion sensata, serena, arriesgada y que en algo contribuya a generar la autoreflexión que tanta falta hace en México y que es un distintivo de un ciudadano desenajenado.

Pensar que la enajenación es un producto de los medios de comunicacíón y entre estos la TV es el instrumento mas eficaz por su manejo combinado y simultáneo de imagen-discurso-sonido, es echar al cesto de la basura toda la historia de México y a su vez ese desatino solo lleva a tener una percepción muy parcial de la cultura.

Acometer la enajenación sin pereza implicaría emprender una genealogía-hermeneútica y una arqueológica-deconstructiva.

¡Pensar, sencillamente pensar! suspender toda teoria y emprender el camino al encuentro de las huellas, no del origen, de ese Estado.

La Enajenación está ligada a la manera de pensar. A la separación del Pensar y la Vida.
La Enajenacion tiene su primera enunciación en la máxima socrática:”Conócete a tí mismo”.

Conocerse a sí mismo implica vivirse en el extrañamiento, sentirse ajeno. Esa elaboración tiene su moderna acepción en la duda metódica de Descartes: “Primero pienso y luego existo”. Duda que será perfeccionada por Kant en su elaboración de la razón pura, razón que los positivistas llevarán a la cúspide en los terminos de una razón-instrumental y arrogante que es capaz de dictar la vida a la humanidad en nombre de una Razón de Estado.

Por fortuna no todo es Socrates y en el camino perduran las huellas de Heráclito quien con sensates señalaba que él “se buscó y rebuscó a sí mismo”.

Ahí esta la diferencia abismal entre una pedagogía triunfante -la socrática- y una truncada -la heracliteana-.
Buscarse y rebuscarse implica estar siempre en posesión de uno mismo. Conocerse a sí mismo implica que hace tiempo nos hemos extraviado.

¿Pero qué es lo que se nos ha extraviado?, ¿Acaso algo se ha perdido?…

El periodo mas oscuro de la humanidad nos da la respuesta. La Santa Iglesia llevó al cenit la busqueda de un mas allá. Eso hemos extraviado, eso se ha perdido: LA VIDA. Estar enajenado es desvivirse en la vacuedad, en el sinsentido, la frivolidad, el nihílismo y la conformidad, cargando todos los sentidos de animo que ello conlleva.

La humanidad se ha convertido en una caricatura de lo que fué.
La restauración de un gobierno de PRImates,bien haríamos en tomarlo como un síntoma de que en México siguen conviviendo en rentable combinación valores neocoloniales y modernos en donde la Iglesia fanática y el Estado racional en franca cupula Institucional envenenan el espíritu de cada niño que nace en este país.

Instalada la reflexión de forma intempestuosa en el escenario nacional; La Izquierda ha contribuido en mucho y sobradamente en la enajenación de la población y con ello no me refiero a las prácticas politicas clientelares que hacen rentable hasta a los sectores mas lumpenproletarios, es decir, pepenadores, barrenderos, ect.Me refiero a su discurso enajenante en donde se denota el Enano teólogo que pervive en ella, el Enano que, a semejanza del Deimon de Socrates y al igual que éste le inspira las metáforas mas dispares y ambiguas.

Palabras elevadas a conceptualizaciones como: Esperanza, Utopía, Porvenir, Sociedad sin clases, Paraíso en la Tierra, República Amorosa y mil etceteras mas. En contraste con la derecha cuya situación enajenante le lleva a concebir que la condición humana radica en tener, amasar y cosificar todas las relaciones humanas bajo la premisa: “Todo es una mercancia sujeta al libre mercado”.

La Izquierda habita en el futuro, en el mañana y en el ya merito.Su enajenación se situa en el ímpetu de Ser, sus metarelatos llevan el triste afán de convencernos que ciertamente hubo un Eden social al cual hay que regresar. El partenón de la Izquierda tiene miles de militantes incómodos y bien harían en recordar en estos tiempos al más lucido de estas tierras Méxicanas: José Revueltas; que en una de sus novelas pone en boca de su protagonista: “El socialismo nos da la libertad de ser felizmente desgraciados”.

La enajenación es un Estado en donde se oscila entre TENER y SER,y nunca se ESTA, nunca se es dueño de sí mismo, nunca se es responsable de sí mismo, nunca se está al cuidado de uno mismo y nunca se busca y se rebusca uno a sí mismo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: