AMLO, candidato

Publicado el Agosto 18, 2012, Bajo Noticias, Política, Autor Pepe Garduño.


En aquella época en la que México era gobernado por generalotes, ingeniero de profesión, el michoacano Pascual Ortiz Rubio era un tipo mediocre y de personalidad gris. Jamás hizo algo digno de mencionarse.

Fue Presidente de México entre 1930 y 1932.
Ortiz Rubio, del partido Nacional Revolucionario se enfrenta en las elecciones de 1929 a José Vasconcelos, candidato del Partido Nacional Anti reeleccionista, escritor y pensador muy poderoso, de arrolladora personalidad y de talante continental. Pedro Rodríguez Triana compitió por el Partido Comunista Mexicano.
El fraude en aquella elección de noviembre del 29 fue descarado y monumental. Hubieron muertos y muchos heridos en todo el territorio nacional.


Gallo de Emilio Portes Gil tras la muerte de Obregón, Pascual Ortiz Rubio “ganó” aquella elección con más del 90% de los sufragios.

Nada raro en aquellos tiempos del México bronco, en el que las armas hacían valer la” ley de los fuertes” y conservaban a “plomazos” el poder.

Vasconcelos fue el segundo personaje de la política mexicana en auto proclamarse Presidente Legítimo de México, lo hizo a pesar de sus capacidades y de ese enorme talento que mujeres y hombres de aquella época le reconocían. Llamó al pueblo de México a apoyarle; fue el padre del Plan de Guaymas, en el que se establecía que en la república no había más autoridad legítima “que el señor licenciado José Vasconcelos, electo por el pueblo en los comicios del 17 de noviembre de 1929”.
Regresando al siglo XXI, la cita histórica viene al caso porque después de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le diga a Andrés Manuel López Obrador y a su Plan Nacional de la Democracia y la Dignidad de México que la elección del 01 de julio pasado no se invalida; no veremos a un López Obrador emprender otra presidencia legítima, mucho menos, llamar a tomar calles y organizar plantones para protestar por la resolución.

Sí veremos a un Andrés Manuel no reconocer a Enrique Peña Nieto como Presidente de México y ser un crítico muy duro de su próximo gobierno.

En la mesura de sus decisiones y movimientos se anclará la posibilidad que Andrés Manuel no ha anunciado abiertamente, pero que ya tiene muy bien delineada dentro de sus planes: ser otra vez candidato presidencial en 2018. Si Cuauhtémoc Cárdenas pudo hacerlo tres veces ¿Por qué él no?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: