Campaña de firmas en rechazo de Óscar Naranjo por su nombramiento como asesor externo de seguridad en México

Publicado el Octubre 17, 2012, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Firmas que rechazan que el general colombiano Óscar Adolfo Naranjo Trujillo, ex-jefe de la Policía Nacional de Colombia, sea designado como asesor, consultor y/o cualquier otra figura en materia de Seguridad Nacional o Pública en instancias Federales, Estatales y/o Municipales en la República Mexicana, ya que:

1.- Contraviene el Art. 32 constitucional al pretender desempeñar funciones que competen únicamente a los mexicanos, aún bajo la modalidad de “asesoría externa”.

2.- Es uno de los responsables de la masacre de Sucumbíos del 1 de marzo de 2008 donde fueron asesinados cuatro estudiantes mexicanos, Fernando Franco, Verónica Velázquez, Soren Avilés y Juan González, y de la persecución política contra Lucía Morett, única sobreviviente mexicana de la masacre.

3.- Es persona non grata en nuestro país, exigimos que las autoridades mexicanas procedan conforme a derecho y atiendan la demanda interpuesta ante la PGR en noviembre de 2008 por los familiares de los jóvenes asesinados, para que sea detenido y procesado por los delitos cometidos contra los estudiantes mexicanos. Asimismo, existe una orden de captura en su contra en el juzgado tercero de Sucumbíos, Ecuador, acusado de asesinato y diversos crímenes por los hechos del 1 de marzo de 2008.

4.-Rechazamos la aplicación del modelo de violencia de Estado colombiano en nuestro país.

PROMUEVEN:

Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos
Organización Campesina de la Sierra del Sur

Si deseas sumar tu firma escríbenos a:
sucumbiosmarzo08@yahoo.com.mx
****************************** ****************************** ****

Comunicado APFVSE

BOLETÍN DE PRENSA 12-OCTUBRE-2012
http:// asociaciondepadresyfamiliares. blogspot.mx/2012/10/boletin- de-prensa.html

A LOS MEDIOS DE COMUNICACION NACIONAL E INTERNACIONALES
A LAS ORGANIZACIONES POLITICAS, SOCIALES Y ESTUDIANTILES
A LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS
AL PUEBLO DE MEXICO

El 13 de junio de 2012 el entonces candidato a la presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, anunció que de llegar a la Presidencia de la República contrataría como asesor externo en materia de seguridad al general colombiano Óscar Adolfo Naranjo Trujillo, quien en marzo de 2008 fungía como Director de la Policía Nacional de Colombia, y por ello, resulta ser uno de los principales responsables de la masacre de Sucumbíos, del asesinato de 25 personas, entre ellas, cuatro jóvenes estudiantes mexicanos, nuestros hijos, Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Fernando Franco Delgado, Soren Ulises Avilés Ángeles y Juan González del Castillo, asimismo, es parte fundamental de los delitos y crímenes cometidos contra Lucía Morett, única sobreviviente mexicana de la masacre.

Como Asociación de Padres y Familiares de las Victimas de Sucumbíos, desde los hechos del 1 de marzo de 2008, hemos iniciado una lucha por lograr justicia, por buscar que los responsables del asesinato de nuestros hijos sean llevados a juicio ante Cortes Internacionales, buscamos detener la persecución política de Lucía Morett, pero al mismo tiempo, evitar la intención de criminalizar a los jóvenes por su pensar, por expresar su solidaridad. Denunciamos, sin secundar a ningún partido político en México, la torpeza y afrenta que significa para nosotros el anuncio del priista Peña Nieto, pero también, es una afrenta para los mexicanos al pretender profundizar la estrategia de violencia contra el pueblo impulsada en nuestro país en los últimos años.

No es posible que se intente traer a México como asesor en materia de Seguridad Nacional a un extranjero, ya que contraviene el artículo 32 constitucional, del mismo modo, Naranjo Trujillo ha sido responsabilizado por organismos defensores de derechos humanos de diversos crímenes de lesa humanidad en Colombia, (como 32,348 personas desaparecidas, 3,084 ejecuciones extrajudiciales, 2,412,834 personas desplazadas, 1,057 agresiones contra defensores de derechos humanos entre otros). (Ver artículo de Flor Goche en Revista Contralínea de Agosto de 2012.) A su vez, existen fuertes denuncias por su posible cercanía y protección a grupos paramilitares, por tener vínculos delincuenciales con carteles de la droga en Colombia, como la denuncia de ser protector y hasta parte de la cúpula del Cartel del Norte del Valle. (Ver artículos de Carlos Fazio, en el periódico La Jornada del 30 de junio y 1 de octubre de 2012.)

Resulta grave que se busque consolidar y profundizar por medio de “asesorías externas” el modelo de Seguridad Nacional colombiano en nuestro país, ya que este ha demostrado su amplio fracaso dentro del llamado Plan Colombia al suponer brindar seguridad a la población, por el contrario, ha sido un modelo que criminaliza, desaparece, ejecuta extrajudicialmente, que crea falsos positivos para justificar resultados inexistentes, que construye fosas comunes, es un modelo de Estado de guerra, violencia y sangre que se comenzó a aplicar en México desde hace algunos años en lugares como Ciudad Juárez y que se profundiza con la llamada Iniciativa Mérida o Plan México, con las consecuencias devastadoras para el pueblo que ya conocemos.

Desde 2009, el entonces gobernador del Estado de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, anunciaba la estrecha cooperación del gobierno Colombiano en materia de seguridad y emprendía constantes viajes al país sudamericano, del mismo modo, Álvaro Uribe Vélez responsable confeso de la masacre de Sucumbíos y en aquel momento presidente de Colombia ha realizado constantes visitas a nuestro país incluyendo el Estado de Chihuahua. A partir de 2010, con el arribo a la gubernatura de Chihuahua de César Duarte, quien por cierto acompañaba a Terrazas en sus giras por Colombia, anuncia la estrecha colaboración de Uribe Vélez en su gobierno en el tema de seguridad, y recientemente en septiembre de 2012, agradece a Naranjo Trujillo su apoyo en el mismo tema.

La injerencia de Estado colombiano en México resulta ser un tema más grave y de larga data, sobretodo, por los entrenamientos que imparten militares colombianos en nuestro país, en enero de 2012 el diario Washintong Post reconoció que alrededor de 7 mil policías mexicanos han sido entrenados por militares colombianos, también son conocidos los adiestramientos de grupos de elite de la Policía Federal y Ejército mexicano en territorio colombiano.

Desde hace más de cuatro años hemos denunciado ante todos los espacios posibles la preocupante cercanía de funcionarios y ex funcionarios colombianos responsables de crímenes de lesa humanidad y de delitos cometidos contra nuestros hijos, hemos denunciado las visitas a México impunes de Álvaro Uribe Vélez (ex presidente de Colombia), de Juan Manuel Santos (actual presidente de Colombia) y de Óscar Naranjo Trujillo (ex director de la Policía Nacional de Colombia). Han sido declaradaspersonas non gratas, pero también, hemos exigido sin respuesta alguna de parte de las autoridades mexicanas, se proceda conforme a derecho, que de cause a la demanda judicial que interpusimos ante la PGR en noviembre de 2008 contra los principales responsables de homicidio y delitos cometidos contra nuestros hijos, hemos reclamado sean detenidos y procesados ante su responsabilidad confesa en la masacre de Sucumbíos.

Desmentimos a su vez, las recientes declaraciones vertidas por Naranjo Trujillo al decir que existe una campaña de desprestigio en su contra en México, y que ésta es articulada por grupos de narcotraficantes y/o delincuenciales, nosotros sostenemos con pruebas que Naranjo es responsable directo del asesinato de nuestros hijos al ser parte de la cadena de mando que ejecutó la Operación Fénix el 1 de marzo de 2008, su responsabilidad es directa, por ello se encuentra demandado en Ecuador y existe una orden de captura girada por el juez tercero de la provincia de Sucumbíos por el asesinato de 25 personas, de las cuales, una era un civil de nacionalidad ecuatoriana y cuatro eran civiles mexicanos.

Por ello es que hoy damos a conocer el inicio de una campaña de recolección de firmas para evitar que la impunidad siga imperando en nuestro país, para evitar el arribo de Óscar Naranjo en temas internos que sólo competen a los mexicanos y donde no debe existir la injerencia de extranjeros, asimismo, insistir en que se proceda legalmente contra uno de los responsables del asesinato de nuestros hijos, de la persecución de Lucía Morett, pero también, de diversos crímenes de lesa humanidad contra el pueblo colombiano y que no queremos que se sigan enseñando en México, no queremos la asesoría de guerra, violencia y sangre de Naranjo Trujillo.

¡BASTA DE IMPUNIDAD, JUSTICIA PARA LAS VICTIMAS DE SUCUMBIOS!
¡FUERA OSCAR NARANJO TRUJILLO DE MEXICO!

México, D.F., a 12 de octubre de 2012.
Fuera Naranjo de México
Enrique Peña y el factor Naranjo
Por Carlos Fazio
Artículo tomado del periódico La jornada
http://www.jornada.unam.mx/2012/10/01/opinion/021a1pol

El ex policía colombiano Óscar Naranjo está nervioso. Formó parte del círculo íntimo del ex presidente Álvaro Uribe y se sabe vulnerable. Como tantas veces antes en la historia de América Latina, el imperio deslastra. Usa a sus hijos de puta (Delano Roosevelt dixit) y cuando ya no les sirven los arroja a los leones. La telaraña mafiosa-delincuencial que construyó Uribe para catapultarse a la presidencia de Colombia, y manejar el gobierno con mano de hierro durante dos mandatos, hace agua. Las confesiones de capos del narcoparamilitarismo salpican a Uribe y a Naranjo. Y lo que es peor: las declaraciones en una corte estadounidense de un ex funcionario público de la misma entraña presidencial, el ex general de policía Mauricio Santoyo, jefe de seguridad de Uribe entre 2002 y 2006, enloda a ambos, y si enciende el ventilador podría terminar con la fábula de Naranjo como el mejor policía del mundo.

Con el paso del tiempo surgen nuevos datos que apuntalan los nexos non sanctos del consultor externo de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad. En particular, aquellos que señalan a Óscar Naranjo como protector del cártel del Norte del Valle –a través de un subordinado, el coronel de la policía Danilo González, convenientemente asesinado–, y de éstos con los jefes paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre ellos Salvatore Mancuso, Carlos Castaño, Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y Hernando Gómez Bustamante, Rasguño, quien inició su relación con el James Bond criollo a comienzos de los años 90, cuando ambos estaban afiliados a Los Pepes, el grupo paramilitar creado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional para exterminar a los socios y familiares de Pablo Escobar Gaviria. Según el ex agente de la DEA Baruch Vega, Naranjo y su ex jefe en la Policía Nacional, Rosso José Serrano, formaban parte de la cúpula del cártel de los Diablos (Norte del Valle), junto con González, Castaño, Gómez Bustamante, Wilmer Varela, Diego Montoya y el ex jefe policial Leonardo Gallego.

En abril pasado, llamó la atención la renuncia de Óscar Naranjo a la dirección de la Policía Nacional, cuando se hallaba en la cúspide de su carrera. No dio mayores explicaciones. La razón podría estar en el juicio que se le seguía en la corte del distrito sur de Florida, en Miami, al extraditado Diego Montoya, donde salió a relucir una presunta reunión de Naranjo con miembros del cártel del Norte del Valle en el hotel Capital de Bogotá, y una supuesta alianza del entonces coronel de la Policía Nacional con Wilmer Varela en la guerra contra los Montoya (caso 99-804-CR-Altonaga).

Otra explicación sobre la dimisión de Naranjo podría estar en el juicio por delitos relacionados con el narcotráfico que se sigue al ex general retirado de la Policía Nacional Mauricio Santoyo en una corte de Alexandria, en el estado de Virginia, Estados Unidos. El ex oficial fue acusado por paramilitares extraditados, como Juan Carlos Sierra, alias El Tuso, y por un ex policía de alto rango que colabora con la justicia de EU, identificado como Nico. El caso tiene que ver con posibles actos criminales de Santoyo en alianza con la Oficina de Cobro de Envigado (estructura criminal que sobrevivió a Pablo Escobar y a la desmovilización de paramilitares en 2003), cuando era comandada por Diego Fernando Murillo, Don Berna.

El 24 de mayo, el jurado investigador acusó a Santoyo de haber recibido sobornos a cambio de dar información de inteligencia a las principales bandas delincuenciales de Colombia sobre las indagaciones de autoridades estadounidenses, británicas y colombianas. También fue acusado de conspirar para exportar cocaína a Estados Unidos en unión con jefes de las AUC. El caso quedó en manos del fiscal del estado de Virginia Neil MacBride, seleccionado por el gobierno de Barack Obama para llevar los procesos más delicados. Pero cuando el fiscal se aprestaba a acudir ante la Corte para formular cargos por narcotráfico contra Santoyo, se le ordenó sellar el caso como secreto para no afectar las relaciones diplomáticas entre Washington y Bogotá. MacBride habría negociado con la defensa de Santoyo quitar los cargos de narcotráfico a cambio de que el ex oficial delatara, entre otros, a tres generales de la Policía Nacional.

Santoyo fue elevado a general brigadier en 2007 por una comisión del Senado. Los congresistas que le dieron la bendición dicen ahora que el ascenso fue responsabilidad del presidente Uribe, de su ministro de Defensa Juan Manuel Santos y del ex director de la Policía, Óscar Naranjo. El asunto se complicó porque Santoyo fue promovido al generalato no obstante tener una investigación disciplinaria de la procuraduría, que lo había destituido en 2003 por estar implicado en una operación clandestina de mil 499 escuchas ilegales (chuzadas) a miembros de la ONG Asfades, en Medellín, entre 1996 y 1999.

En agosto pasado, el presidente de la red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos, radicó ante la Fiscalía General y la Corte Suprema de Justicia de Colombia una denuncia penal por los delitos de falsedad ideológica en documento público, prevaricato por omisión y concierto para delinquir contra el ex director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo, y la ex ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, por su participación en el ascenso de Santoyo. Según Bustos, Naranjo estaba preparando a Santoyo para que lo sucediera y por eso lo promovió a general.

Santoyo, Don Berna y la DEA conocen el oscuro historial de Naranjo. Para Baruch Vega, al mejor policía del mundo no le quedó más alternativa que cooperar con Washington y convertirse en informante de la comunidad de inteligencia, además de encubrir la falsa guerra a las drogas administrada por Estados Unidos y supervisar las negociaciones del próximo gobierno de Enrique Peña con las bandas criminales. Según Vega, en México, Óscar Naranjo “será una posición del cártel de Sinaloa, no del gobierno”.

****************************************************

****************************** ****************************** ****

En un refugio guardado en su corazón
Llevan la bandera de Bolívar.
Su rostro la transmite en la sonrisa
Que dejaron en las imágenes del recuerdo.

Hoy desde lo alto suenan las campanas
Ustedes las tocan para mostrarnos el camino.

Juan, Verónica, Soren, Fernando desde lo alto nos miran
Y nos recuerdan que para ser grandes
Hay que saber soñar.

http:// asociaciondepadresyfamiliares. blogspot.com
http://www.youtube.com/ sucumbiosmarzo08

ASOCIACION DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VICTIMAS DE SUCUMBIOS ECUADOR

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: