#La pasión y el sufrimiento de Frida Kahlo pasean por Europa

Publicado el Noviembre 16, 2012, Bajo cultura, Autor Nonoy.


Una muestra recupera a la artista mexicana en Bruselas, Berlín y Viena

El País por Ricado Martinez Rituerto Bruselas 18 enero de 2010

Frida Kahlo, encarnación del sufrimiento humano, la mujer que vivió por delante de su tiempo, la artista ignorada en su día y ahora universalmente admirada, desembarca en Europa, con una primera escala en el Bozar de Bruselas, camino de Berlín y Viena. Diecinueve telas, muchas de ellas emblemáticas, un aguafuerte, seis dibujos, un recorrido fotográfico por su vida y el texto de su diario ilustran una intrigante historia de amores robados, repudios suprimidos y el triunfo de la serenidad. “Lo que hay que subrayar es su valor como artista hija de la revolución, y revolucionaria en su arte y su vida de mujer libre, liberal y libertina, muy libertina”, apunta Carlos Phillips Olmedo, director del Museo Dolores Olmedo, del que proceden las obras viajeras.

Dolores Olmedo, su rival en amoríos, compró gran parte de la obra expuesta
La figura icónica de Frida Kahlo (1907-1954) es una de las más hipnotizantes de la historia de la pintura. Posee la fuerza absorbente de un agujero negro que hace olvidar que Kahlo fue una artista en sintonía con su tiempo, revolucionaria en lo social y representante de lo que México vivió en la primera mitad del siglo XX, el de la transición de una sociedad agraria a otra que se quiere industrial.

Kahlo fue mujer de sufrimiento largo, vida intensa y obra corta que tiene uno de sus principales focos en el Museo Dolores Olmedo, donde se dan la mano las pasiones (positivas y negativas) del universo de la creadora. El amor de Alejandro Gómez, que Frida arrebató a Dolores, creó entre ambas, amigas de colegio y de lucha en la universidad, una animadversión mutua que sólo la muerte prematura de la artista, a los 47 años, puedo aplacar. Dolores, que llevaba décadas sin ver a Diego Rivera -el marido de ida y vuelta de una Frida de amores de ida y vuelta, entre ellos el de Trotski y siempre el del poderoso Rivera-, lo encontró al poco tiempo y, convertida en mujer de fortuna, acogió en su casa al muralista de la revolución en los últimos días de vida y enfermedad.

Por Rivera hizo Dolores uno de los mayores sacrificios de su vida: comprar casi una treintena de obras de su aborrecida rival en amoríos cuando se puso a la venta la colección que había formado otro amigo de Kahlo. Rivera no quería que el conjunto, un completo resumen de la creación de Kahlo, se dispersara. La adquisición no supuso un martirio económico (Dolores podía pagar y hace cinco décadas Kahlo no era la estrella que es hoy), sino emocional. Pero el destino ha compensado con creces el sacrificio de Dolores por Diego y hoy Frida Kahlo no puede comprenderse sin conocer las obras del museo de Xochimilco. Desde el angustioso La columna rota, al aparentemente sereno Autorretrato con changuito, pasando por el revelador Mi nana y yo o la denuncia de la violencia machista de Unos cuantos piquetitos, el tesoro del Museo Dolores Olmedo estará durante tres meses en Bruselas antes de partir hacia Berlín y Viena.

La muestra Frida Kahlo y su mundo, que hasta el 18 de abril se puede ver en el Museo Bozar, es la vanguardia del festival de amplio espectro (música, teatro, cine, literatura, lucha libre, danza, arquitectura, artes populares) dedicado a México en la capital de la UE para conmemorar una cadena de aniversarios que abren los 200 años del pistoletazo de salida hacia la independencia.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: