El método Walmart – Reporte Indigo – #walmart

Publicado el Diciembre 20, 2012, Bajo Noticias, Autor Pepe Garduño.


Por César Cepeda

Walmart logró crecer en México gracias a una agresiva estrategia de negocios donde los sobornos jugaron una parte importante.

Los casos de Teotihuacán y de San Pedro Garza García revelan una forma de operar similar: pagar a funcionarios para modificar el plan de desarrollo urbano y lograr a través de cambios de último momento autorizaciones ilegales para edificar sus supermercados.

En ambos municipios se modificaron los acuerdos de cabildo que limitaban los usos de suelo y que impedían la instalación de las tiendas. A través de fe de erratas o cambios a los mapas antes de que se imprimiera en el Diario Oficial se logró el objetivo de expansión. ¿Habrá más casos como estos? Conoce esta historia.

¿Cómo fue posible eso?

Los respectivos cabildos de San Pedro Garza García y Teotihuacán habían autorizado planes de desarrollo urbano que eliminaban cualquier posibilidad de que en los sitios elegidos por Walmart se edificaran centros comerciales.

Sin embargo, la empresa aplicó la misma estrategia tanto en un caso, como en el otro, para lograr la factibilidad municipal requerida para sus proyectos de desarrollo.

Un mismo modus operandi que hoy está bajo sospecha de corrupción en San Pedro, pero confirmado en el caso del municipio de Teotihuacán.

Los procesos de construcción de una tienda Bodega Aurrera en la zona aledaña a las pirámides, como el del polémico supermercado de Walmart en San Pedro, comparten circunstancias similares y caminos oscuros.

En sí ambos procesos revelan una misma práctica por parte de la empresa transnacional en México.

En los dos casos los procedimientos que llevó a cabo Walmart para obtener las licencias y autorizaciones municipales se concretaron en contra de la ley.

Y por lo menos en el caso de Teotihuacán, está comprobado que fue gracias a sobornos.

En los alrededores de la zona arqueológica estaba prohibida la construcción de un supermercado como el que construyó en este lugar Bodega Aurrera -filial de Walmart- en el año 2004.

Pero la mayor cadena minorista del mundo arregló el problema sobornando a las autoridades municipales para que entregaran la factibilidad.

El martes, el periódico The New York Times publicó un nuevo reportaje que puso al descubierto las prácticas de corrupción que llevó a cabo la filial de Walmart en México con las autoridades mexicanas para la obtención de permisos.

El periódico estadounidense reveló que directivos de Walmart autorizaron pagos por hasta 52 mil dólares para sobornar a las autoridades de Teotihuacán a cambio de las licencias de uso de suelo.

Un milagro similar como el ocurrido en Teotihuacán logró Walmart en el municipio de San Pedro en el 2009.

El plan municipal de Desarrollo Urbano de San Pedro 2024 no permitía la construcción de un supermercado en la avenida Gómez Morín.

Pero de la noche a la mañana, la restricción legal incluida en los ordenamientos municipales, se esfumó en el año 2009.

Esto se logró gracias a la publicación de una fe de erratas del plan de ordenamiento aprobado; una modificación que abrió las puertas a la construcción de la tienda Walmart.

Unos años antes pasó lo mismo en Teotihuacán: el plan de zonificación aprobado en Cabildo y que afectaba los intereses de Walmart, fue modificado en el proceso de su publicación en el periódico oficial antes de que entrara en vigor.

Una coincidencia con lo ocurrido años atrás con la tienda Bodega Aurrera en Teotihuacán, donde también se cambió de manera ilegal el plan de zonificación, para concederle el uso de suelo comercial y de servicios a Walmart.

Pirámide de corrupción

El exalcalde de Teotihuacán, el perredista Guillermo Rodríguez Céspedes, hoy está señalado por haber recibido dinero de parte de los operadores de Walmart a cambio de liberar los permisos para la tienda Bodega Aurrera, en la zona de las pirámides.

Esto está documentado en el reportaje publicado por el diario estadounidense The New York Times, que cita como fuente a Sergio Cícero Zapata, quien hasta el 2004 era el abogado responsable de conseguir los permisos para Walmart.

En San Pedro el exalcalde panista Fernando Margáin está bajo la lupa también por haber otorgado en su administración la licencia de uso de suelo para que Walmart construyera su polémica tienda en la avenida Gómez Morín.

Una licencia que a todas luces fue ilegal, como lo fue la expedida en Teotihuacán.

El 23 de octubre de 2008 el Cabildo de San Pedro autorizó el Plan de Desarrollo Urbano 2024.

Este instrumento jurídico no contemplaba la posibilidad de que Walmart construyera una sucursal sobre este exclusivo corredor del municipio más rico de México.

Sin embargo, el 19 de enero de 2009, María Emilda Ortiz, entonces secretaria de ayuntamiento de San Pedro y segunda a bordo de la alcaldía, ordenó publicar una fe de erratas del plan autorizado por los regidores.

La matriz de compatibilidades, con la modificación, ahora sí contemplaba la construcción de una tienda como Walmart en esta zona.

Lo mismo había ocurrido años atrás con Bodega Aurrera, en Teotihuacán.

Esta modificación ilegal obligó a la administración municipal, para entonces encabezada alcalde Mauricio Fernández, a iniciar una investigación de los permisos otorgados a Walmart.

La revisión derivó en la inhabilitación de María Emilda Ortiz, exsecretaria del Ayuntamiento; Javier Maiz, exsecretario de Desarrollo Urbano; José Humberto Sánchez, exdirector jurídico del Ayuntamiento.

También fueron inhabilitados Patricia Chapa Garza, exdirectora de Administración y Control Urbano, y Eduardo Elías Gallardo, exdirector jurídico de Desarrollo Urbano.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: