Análisis de coyuntura: Política

Publicado el Enero 22, 2013, Bajo Política, Autor Ocelotl.

Movimiento Comunista Mexicano, sábado 19 de enero 2013.

La coyuntura política en México está marcada por varios temas. El estilo del nuevo Presidente y la conformación de su gabinete. Peña Nieto gobierna al país en medio de una serie de dudas y cuestionamientos. Las dudas se han ido procesando y tanto en el congreso como en los tribunales los señalamientos de utilización de dinero ilegal, así como de procedimientos impugnables han sido prácticamente sellados por las autoridades correspondientes. En relación con los cuestionamientos, también los ha librado mediante concesiones y acuerdos, así como el abandono de esta lucha por parte del principal impugnador: Andrés Manuel López Obrador. El PRD, con la salida de AMLO, se vio liberado de la carga de las impugnaciones y apropiándose del todo de la alta votación que AMLO y el PRD consiguieron, se erige como la única izquierda y con ese carácter avala la presidencia priista.

Por su parte, EPN ha iniciado su gobierno como terminó su campaña: promesas, acuerdos, anuncios mediáticos, mucha propaganda pero poca sustancia. Pero un hecho cruza la coyuntura actual: Enrique Peña Nieto y el PRI tienen la iniciativa política del momento, y nadie se la está disputando. Para formar su equipo de trabajo ha apelado a los excesos. Por un lado al recurrir en demasía a políticos de su tierra, ha causado cierta inconformidad entre sectores tradicionales de priistas, que si bien no le expresan abiertamente, porque se impone poco a poco pero con fuerza el viejo poder presidencial, la inconformidad existe y seguramente se reflejará en los procesos electorales de este año. Por otro lado y para disuadir un poco esta inconformidad ha incorporado a políticos de otros grupos marcadamente de CSG y EZ. La incorporación de Rosario Robles responde no a una cuota de poder, sino a la necesidad de tener operadores de “izquierda” que mitiguen o de plano disuadan las protestas sociales.

El Pacto por México, representa la necesidad de legitimarse por parte del Presidente. Salinas lo hizo a través de golpes mediáticos contra cacicazgos sindicales, Calderón con su absurda guerra contra el narcotráfico, Peña Nieto lo está haciendo a través de los acuerdos y los consensos. La mayoría de las medidas contenidas en el Pacto son administrativas y el grueso de ellas tendrá que pasar por las cámaras del Congreso. Será en la arena legislativa en donde en verdad se den los pactos y los acuerdos y ahí la “izquierda” y la derecha venderán cara su participación.

Otro tema de la coyuntura es la irrupción o la reaparición del EZLN. Interesante por el momento político en que se produce, por los mensajes y los mensajeros y por los dichos de Marcos, que como sabemos es el principal dirigente público del EZLN.

En su posicionamiento ante el PAN da la impresión que agradece el trato y que reprocha el no cumplimiento de acuerdos. La carta a Luis H. Álvarez es muy suave, casi sin ataques, sin calificaciones. También reaparece cuando AMLO emprende un nuevo camino. Pero sin duda, el EZLN se siente más cómodo criticando al PRI, a la izquierda, a los intelectuales y a la prensa democrática que a la derecha.

La reacción de Peña al nombrar a Jaime Martínez Veloz como “Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas” es indicativa de que esperan movilizaciones y más posicionamientos por parte de los zapatistas. Sin embargo, al margen de las caracterizaciones personales, no podemos negar o ignorar la capacidad de movilización, la organización y disciplina mostrada por las bases zapatistas en su movilización de diciembre, refleja un profundo trabajo de base, de orden que pocas organizaciones sociales pueden mostrar hoy en día. Los comunistas saludamos esta demostración pero mantenemos reservas y una discrepancia central con el método político y las reivindicaciones centrales que hasta el momento ha presentado la dirección pública del zapatismo.

EPN y Obama están tomando medidas para prepararse para la contrainsurgencia. Los anuncios de la creación de un campamento para capacitar fuerzas militares y policiales mexicana en territorio norteamericano, dirigidas por un General experto en lucha antiterrorista, así como el reforzamiento de los aparatos de inteligencia y el control operativo de la seguridad en manos del Secretario de Gobernación indican que las perspectivas en el mediano plazo pueden no ser tan optimistas como dicen y se preparan para enfrentar movilizaciones, protestas y la irrupción de grupos de insurgencia armada en los próximos años.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: