Olintla: la línea del gobierno

Publicado el Enero 28, 2013, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


Editorial de La Jornada de Oriente, 2013-01-28

Es un argumento infantil decir que el conflicto ocurrido en Olintla este fin de semana es de competencia exclusivamente municipal. La pretensión de instalar una hidroeléctrica en la comunidad de Zaragoza, perteneciente a esa entidad, no es una ocurrencia aislada del Grupo México ni del alcalde.

Forma parte de un entramado proyecto que más que hidroeléctrico es hidrominero, con 59 mil hectáreas concesionadas y al menos ocho hidroeléctricas. El gobierno estatal se ha volcado para lograr la creación de este desarrollo, pasando por alto la voluntad de los habitantes, engañándolos y manipulándolos, y haciendo caso omiso de las consideraciones técnicas que de manera profusa los expertos han presentado en contra del mismo.

Los daños ambientales, sociales y la construcción de riesgos que los proyectos extractivos acarrean son motivo de crítica en todo el mundo; agregar la construcción de presas con una cortina de 70 metros de altura, como la que nos ocupa, agrava severamente la situación. Estamos en presencia de un conflicto que incluso rebasa en ámbito estatal y nacional, porque hasta canadienses y chinos están en este contubernio.

Decir que el conflicto fue originado por unos cuantos “ambientalistas” de fuera del municipio, quienes según el primer boletín del gobierno del estado habrían retenido al presidente municipal, es volver a los recursos políticos, mediáticos y policiacos de 1968, donde proliferaban las “conjuras comunistas” que le quitaban el sueño a Díaz Ordaz. Además, las empresas constructoras son bastante más “fuereñas” que los llamados ambientalistas.

El gobierno del estado ha enseñado sus cartas: apoyar incondicionalmente a las empresas que pretenden realizar estos proyectos; amenazan a quienes se oponen al mismo; pero un elemento sumamente grave es que están propiciando la división y el enfrentamiento entre las comunidades, las que en mucho casos tienen divergencias históricas, pero que están siendo exacerbadas por las autoridades. El caso de la creación de un grupo de provocadores y de choque, hecho por el munícipe en connivencia con las fuerzas del orden estatales, es un hecho ominoso que habla de los recursos que el gobierno de Moreno Valle está dispuesto a emplear.

Paremos esta dinámica porque el conflicto está en marcha. Privilegiemos el análisis, el interés de los poblanos antes que el de las empresas, y reconozcamos respetuosamente la importancia de las comunidades.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: