Olintla, Puebla, conflicto: Padre del gobernador fue el gestor de Grupo México ante el gobierno estatal

Publicado el Enero 28, 2013, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


Ante el surgimiento de la violencia en torno a los proyectos mineros que se realizan en el estado de Puebla, es pertinente hacer una pregunta pública al gobierno del estado: ¿Quién intervino para que el controversial Grupo México (GMéxico), propiedad de Germán Larrea Mota Velasco, llegara a Puebla a construir plantas hidroeléctricas que se utilizarán para la explotación de minerales?

Por : Fermín Alejandro García / La Jornada de Oriente / 2013-01-28

Tal inquietud surge porque servidores públicos que ya no laboran en la Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial (SAOT) dicen haber presenciado –el año pasado– cómo Rafael Moreno Valle Suárez, quien es padre del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, fue quien directamente presentó a los representantes de GMéxico ante funcionarios de la SAOT para que se les diera las facilidades de emprender proyectos de construcción de hidroeléctricas en la Sierra Norte del estado, principalmente en Olintla.

Luego de la supuesta intervención de Moreno Valle Suárez, funcionarios de la SAOT tuvieron acceso a aviones y helicópteros para realizar vuelos en las zonas susceptibles de ser utilizadas para la instalación de las hidroeléctricas y de esa manera les ofrecieran información y acercamiento con las autoridades municipales a los directivos del GMéxico. Pese a que para ese entonces dicho grupo empresarial todavía no tenía ni los permisos, no había presentado los proyectos a las poblaciones afectadas los proyectos en cuestión ni había entregado los estudios de impacto ambiental.

Dicha versión de que Rafael Moreno Valle Suárez aparece como gestor del GMéxico no representa ninguna sorpresa, pues aunque siempre ha tenido una presencia discreta en el gobierno de su hijo, el también presidente de la Fundación UNAM ha intervenido en varios asuntos relacionados con las actividades políticas de su descendiente.

El caso más notorio es el programa de alfabetización que emprendió el gobierno del estado, el cual es un proyecto que ideó el padre del gobernador y fue quien involucró al rector de la UNAM, José Narro. Dicha tarea ha tenido un elevado financiamiento de parte del Poder Ejecutivo y se desconoce en términos reales su impacto, pues aunque Moreno Valle Rosas en su segundo informe dijo que en un par de años se tuvieron logros que no se habían alcanzado en cuatro décadas, no se ofrecieron cifras específicas que constaten ese supuesto avance.

También se sabe que Rafael Moreno Valle Suárez intervino ante altos funcionarios de Televisa, durante la campaña electoral de 2010, para que la televisora no hiciera eco a la guerra sucia que emprendió el PRI para intentar derrotar a su hijo en la contienda por la gubernatura.

Y que el presidente de la Fundación UNAM ha sido el enlace entre el gobernador de Puebla con poderosos empresarios y políticos del país, entre ellos Carlos Slim, Marcelo Ebrard y sin duda, Germán Larrea Mota Velasco, quien en 2006 cobró notoriedad porque su empresa fue la responsable de la explosión de Pasta de Conchos en 2006, en donde más de 60 mineros quedaron sepultados y privó la más absoluta impunidad, ya que nadie fue castigado por ese desastre.

Una segunda versión que ofrecieron ex funcionarios de la SAOT es que se cree que otro político que intervino a favor del GMéxico, fue el actual senador Javier Lozano Alarcón, quien siempre ha mostrado una cercanía a los intereses de Germán Larrea Mota Velasco.

Lozano a lo largo del sexenio pasado, en su calidad de secretario del Trabajo y Previsión Social, emprendió una persecución de los dirigentes del principal sindicato minero del país y poco, o nada, hizo en contra de los abusos que cometen los consorcios dedicadas a la extracción de minerales.

Para el caso de Puebla, Javier Lozano aprovechó su buena relación con el gobernador Rafael Moreno Valle y con los propietarios de GMéxico.

Queda claro que el Grupo México no solamente está utilizando su alto poder económico sino también importantes influencias políticas, pues ello le ha permitido empezar a diseñar proyectos de hidroeléctrica en la Sierra Norte sin contar con los permisos, sin exhibir las características de las obras y sin tomar en cuenta el malestar ciudadano que provoca dicha presencia.

En el conflicto de este fin de semana quedó clara la indolencia o complicidad del Poder Ejecutivo con el GMéxico, ya que nunca hubo el más mínimo intento de las autoridades estatales de frenar la violencia que grupos de golpeadores emprendieron contra activistas y pobladores de la zona que fueron retenidos en Olintla, luego de que participaron en una asamblea informativa de los efectos negativos que dejará al medio ambiente y la seguridad la construcción de una hidroeléctrica.

La extracción de minerales requiere fundamentalmente de dos factores: energía eléctrica y de mucho agua.

Y en ese sentido, Grupo México está buscando construir en Olintla una hidroeléctrica con una cortina de 70 metros de alto, para de esa manera proveer de electricidad y agua a las mineras –de capital chino y canadiense– que se están buscando detonar en diferentes partes del norte de la entidad.

La principal arma que están buscando utilizar las mineras contra los movimientos opositores es decir que se van a generar cientos de empleos.

Nadie duda de que la industria minera genere muchas fuentes de trabajo, pero a cambio provoca graves daños ambientales y pone en riesgo a la población que vive cerca de los centros de extracción. Por esa razón en diferentes partes del mundo hay mucha resistencia a tales empresas.

Para el caso de Olinta se quiere desviar el cauce de un río y hacer una alta acumulación de agua. Y ello, pone en riesgo a la comunidad de sufrir severas inundaciones o que un día se reviente la presa.

Sin contar que las minas que se quieren abrir en la Sierra Norte son altamente generadoras de cianuro, a tal grado que, cuando dejan de funcionar se tienen que regar por dos años con grandes volúmenes de agua para dispersar la toxicidad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: