La cruzada contra el hambre del PRI: Diconsa llevará comida ‘chatarra’ a zona rural

Publicado el Febrero 12, 2013, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

* El programa de abasto rural Diconsa contempla abastecer a las zonas rurales de comida “chatarra”.

Alimentación. En el marco de la Cruzada contra el Hambre, Diconsa abastecerá a 98% de los municipios.

En el listado de productos -dado a conocer por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer)- que estarán disponibles en las tiendas rurales se incluyen, a parte de la canasta básica, refrescos embotellados, refrescos en polvo, sopas instantáneas, botanas y frituras, chocolates de golosina, manteca, además de leche maternizada.

El Siglo de Torreón / 9 febrero 2013

Otros productos incluidos en la lista son aderezos bebidas de fruta, carne envasada, chocolate en polvo, concentrado líquido para bebidas, comidas preparadas, fruta envasada, galletas y suplementos alimenticios.

En el marco de la Cruzada contra el Hambre, Diconsa abastecerá a 98% de los municipios. Se espera que este año existan mil 200 nuevas tiendas para aumentar la cobertura en 6%.

De acuerdo con el documento enviado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), la población que habita en localidades rurales de alta y muy alta marginación padece de un acceso insuficiente a productos básicos y complementarios de calidad y su capacidad de adquirirlos es baja en función de su nivel de ingresos.

“El programa de Apoyo Alimentario Rural (PAR) ha establecido como su población a beneficiar al conjunto de localidades rurales de 2 mil 500 habitantes o menos, catalogadas como de alta o muy alta marginación, que en 2010 representaron un total de 83 mil 474 localidades en las que residían casi 18.4 millones de personas”, explica.

De esta manera, aseguran, las acciones del PAR están encaminadas a brindar abasto de bienes básicos y complementarios económicos y de calidad a la población que habita en las localidades rurales de alta y muy alta marginación, contribuyendo así a la atención de las dimensiones de la seguridad alimentaria, relacionadas con el acceso físico y económico a los alimentos.

Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán”, explicó que estos alimentos representan “calorías vacías”, pero que en términos nutricionales carecen de valor, por lo que “esto causa problemas de salud”.

Dijo que en el país existe un aumento de la obesidad en el medio rural y que se ha cerrado la brecha entre la obesidad urbana. “Hasta hace quince años había una brecha muy amplia entre la obesidad rural y la urbana, era casi el doble, hoy es una diferencia de menos del 10%”.

El investigador dijo que el listado responde a una lógica comercial que es “legítima”, pero que la salud de la población debe estar por encima de estos intereses y la operación de estos programas no debe poner en riesgo la salud.

Xaviera Cabada, especialista en Nutrición de la organización El Poder del Consumidor, señaló que esta es una “doble moral” de parte de la Secretaría de Desarrollo Social, además de una contradicción a los preceptos de sana alimentación y nutrición expuestos en el decreto de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Cabada, quien participó en el panel de expertos que se reunieron con la secretaria Rosario Robles, mencionó que “fue lo primero que le expusimos, que se promoviera comida saludable y la secretaria expuso que se pondría énfasis en la nutrición. Estas comunidades son vulnerables porque no hay acceso al agua potable, es más fácil consumir bebidas carbonatadas”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: