En México ¡NO!: Carta de MORENA a empresas del petróleo transnacional

Publicado el Marzo 14, 2013, Bajo Nacional, Política, Autor Gloriamlo.

* El objetivo es que no se dejen engañar por los afanes privatizadores de EPN ya que “el petróleo es de la nación y no es susceptible de contratos ni concesiones”

* Salinas, Zedillo, Fox y Calderón no pudieron privatizar el petróleo porque el pueblo no lo permitió; “si caen en la trampa de violar la Constitución sus posibles inversiones siempre estarán en riesgo”

* La compañía British Petroleum se negó a recibir la carta; sus guardias de seguridad corrieron a la compañera que fue a entregarla

Actualización, 13 de marzo de 2013. La compañía British Petroleum se negó a aceptar la carta que el día de ayer Morena hizo pública, que exhorta a las transnacionales a “no caer en la trampa de la privatización” y alude a lo plasmado en el Artículo 27 Constitucional, que establece “el dominio de la nación sobre los recursos naturales”, informó Martí Batres.

“La compañera que fue a entregar la carta a la British Petroleum fue corrida incluso por los guardias de seguridad de dicha empresa. No le permitieron hacer la entrega ni en la oficialía de partes”, indicó.

Entre las transnacionales que ya han recibido la comunicación están Maersk Oil, Royal Dutch Shell y Chevron, entre otras.

Regeneración, 12 de marzo de 2013. Martí Batres, presidente del CEN de MORENA, hizo pública esta mañana una carta que será entregada a representantes de empresas petroleras transnacionales radicadas en la zona metropolitana. El documento será entregado por especialistas en el tema petrolero así como por personalidades de diversos ámbitos.

Las empresas a las que está dirigida la carta son: British Petroleum (BP), Petrobras, Halliburton, Unión Fenosa, Repsol, Exxon Mobil, Schlumberger, ConocoPhillips, Petrofac LTD, Iberdrola, Royal Dutch Shell, Chevron, Maersk Oil.

A continuación el texto íntegro de la carta:

Ciudad de México, a Lunes, 11 de marzo de 2013

A quien corresponda,

Nos dirigimos a ustedes oportunamente para expresarles de manera directa y clara que las Leyes de México no permiten la entrega de la industria petrolera a empresas extranjeras.

La Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, norma jurídica suprema, establece en su artículo 27: “La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la nación (…)

Corresponde a la Nación el dominio directo de… los combustibles minerales sólidos; el petróleo y todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos (…)

Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos o de minerales radiactivos, no se otorgarán concesiones ni contratos…”

El dominio de la nación sobre los recursos naturales tiene en México una larga historia. Ya en la época de la colonia, hace 500 años, existía la institución del dominio eminente de la Corona española. Y en consecuencia, le pertenecían a ésta el oro, la plata, las piedras preciosas, el cobre, el estaño, el plomo, el mercurio, el cadmio, el bismuto, la sal gema, los materiales bituminosos y los jugos de la tierra, así como cualesquiera otros fósiles. Los dueños del suelo no eran propietarios del subsuelo.

A excepción del obscuro periodo del Porfiriato, en los últimos años del siglo XIX y a principios del siglo XX, a lo largo de toda su historia ha sido de la nación mexicana la propietaria del petróleo.

El Constituyente de 1917 transformó esta idea en el principio de la propiedad originaria de la nación. Sobre esta base el general Lázaro Cárdenas, presidente patriota de México, con la expropiación del 18 de marzo de 1938, recuperó para los mexicanos el petróleo que el presidente Porfirio Díaz había entregado décadas antes a compañías extranjeras. Los años en que este energético estuvo en manos de esas empresas fueron de sufrimiento para los trabajadores de esta industria y de saqueo para el país. A dichas compañías no les importó ni el desarrollo ni el progreso de nuestra nación. Se quedaron con todo el petróleo que extrajeron y pagaron miserables salarios a sus trabajadores.

No se dejen engañar por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Ya los gobiernos anteriores, de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón intentaron privatizar el petróleo y no pudieron. El pueblo de México no se los permitió.

Si ustedes caen en la trampa del gobierno mexicano, las posibles inversiones de su empresa en la industria petrolera mexicana siempre estarían en riesgo. No les aconsejamos prestarse al juego de la violación de nuestra Carta Magna, ni a los negocios con altos funcionarios de México. Recuerden el apotegma del Benemérito de las Américas: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

Fuente: http://www.regeneracion.mx/

Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: