Voces por la libertad de Alberto Patishtán

Publicado el Junio 28, 2013, Bajo Nacional, Autor Ocelotl.

Patishtán_libertad_2

Posted: 27 Jun 2013 08:38 PM PDT

El miércoles 26 de junio no fue un día más para el profesor tzotzil Alberto Patishtán -preso político y de conciencia desde hace 13 años–, ni para los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil que desde la prisión de nuestra aparente libertad, nos reunimos frente a las instalaciones del Consejo de la Judicatura Federal del D.F para hacer escuchar esas voces de amate que han sido ignoradas por el sistema de justicia y los gobiernos en un momento crucial para la resolución de la situación legal y jurídica del profe Alberto.

Desde las 11 de la mañana, las personas llegaron al lugar para manifestar su apoyo y solidaridad con la causa. Al grito de ¡Patishtán, libertad! se alzaron pancartas alrededor del edificio y poco a poco se fueron cubriendo las rejas del lugar con consignas que se unieron bajo una sola voz: ¡Justicia ya, para el profesor Alberto Patishtán! Así, entre aplausos y voces de apoyo, se leyeron algunos comunicados donde les hicimos sentir a Gabriela y Héctor, los hijos del Profe, que no estaban solos y que su lucha, también era nuestra.

Durante más de 2 horas, Héctor, en compañía con miembros de algunas organizaciones, se reunieron con el magistrado Fernando Angulo Jacobo, quien les informó sobre el proceso que se realizaría después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitiera un fallo para no tomar la resolución del caso y trasladarlo al Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito ubicado en Chiapas, instancia en donde se esperaría la revisión de algunos documentos y el posterior dictamen: prisión o libertad. Dos palabras en apariencia sencillas, pero que quedan inscritas en un proceso viciado del ejercicio de justicia en México.

Después de la reunión con el magistrado, se informó que el Tribunal ya había solicitado documentos sobre el caso y ahora esperaba a que los magistrados regresaran de su periodo vacacional para establecer una resolución; como si la libertad y la justicia fueran un lujo político en eterna espera y las torturas y las violaciones a los derechos humanos una práctica política sin descanso.

Alberto Patishtán, quien durante la concentración afuera de la Comisión se comunicó vía telefónica para agradecernos su apoyo y recordarnos que debemos mantenernos siempre firmes en libertad ante las violaciones al debido proceso y a la presunción de inocencia, es consciente de que los recursos para alcanzar su libertad se agotan. En un país donde lo importante es demostrar la culpabilidad antes de privilegiar el principio de inocencia, la justicia se convierte en un privilegio y no en un derecho.

Los recursos se acaban, pero la voz del amate sigue viva y ante una injusticia nunca se apaga.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: