Zombis

Publicado el Julio 15, 2013, Bajo cultura, Autor ChavaLobo.

london-zombie-walkSabemos que los zombis son una ficción, pero hay quienes comienzan a creerse esa ficción. Hay películas, series de televisión, comics, incluso en muchas ciudades se han dado desfiles de zombis.

La palabra zombi provienen de la religión haitiana llamada Vudú. En ella, el chamán o hechicero tiene el poder de resucitar a los muertos y convertirlos en sus esclavos. No pensar, no tener voluntad, dejarse manipular son características de un zombi, por eso la palabra se usa con un sentido muy peyorativo.

Hay tres términos que tienen el mismo sentido despectivo que zombi : “bárbaro” “esclavo” y “chichimeca”.
La palabra bárbaro proviene del griego “Bar-bar” que se puede traducir como “Bla bla” o “Da- da”: balbuceo. Con bárbaro, los griegos designaban a todos los pueblos fuera de su territorio y que no hablaban griego, cabe decir que los griegos tenían la creencia de que estos pueblos eran muy atrasados, salvajes, primitivos y animalescos personas.

Los romanos llamaban esclavos a los individuos provenientes de los pueblos del norte de Europa (eslavos) que capturaban y ponían a su servicio.

Los Aztecas nombraban chichimeca a todos los pueblos nómadas que deambulaban sobre todo hacia el norte. Chichimeca se traduce como ”franja de la gente perro” y sí, eran considerados inferiores a la civilización Azteca. Tanto en los griegos, como en los aztecas subyace la idea de que hay una cultura central, que se ve como el centro del mundo, y una periferia: los llamados esclavos, bárbaros y chichimecas.

En el cine de terror gringo abundan las amenazas y los monstruos que provienen del exterior: hombres lobo, vampiros, “aliens”. Los monstruos en el cine de terror son alegorías del peligro de lo otro; en el fondo se representa la idea de la superioridad racial donde se aprecia de lo propio y se desprecia lo ajeno.

A partir de los años 30 del siglo XX nace en Estados Unidos un subgénero en el cine: lo zombi. Que describe muy bien a cómo los estadounidenses –consciente o inconscientemente- ven a los otros, los que están fuera de su territorio: como monstruos, muertos vivientes, como una amenaza para su civilización. Es claro que –cuando menos los políticos estadounidenses- se ven como el centro del mundo y a los otros, como la periferia, como barbaros, como esclavos a los cuales hay que desterrar y mantener al margen de su territorio.

Uno de los síntomas –que conecta muy bien con sus películas de zombis- es que esa civilización tiende a la profilaxis, a la asepsia y esto puede detectarse en las ciudades fronterizas entre México y Estados Unidos donde se percibe lo limpio y lo sucio, la asepsia y la infección. No es casual que los zombis sean seres infectados, enfermos.

Lo curioso –o maquiavélico- es que son precisamente los gringos quienes nos quieren convertir en muertos vivientes, en esclavos; por eso diariamente nos infectan con sus programas de TV, con su música repetitiva e infantiloide, con sus productos, con su publicidad, con su propaganda, con su medicina, nos enferman en todos los sentidos. Nos enferman culturalmente, nos colonizan. El sistema nos enferma de consumo y luego nos vende paliativos y placebos, pero jamás la cura. Nos enferma de consumo y la manera de calmar esa enfermedad es exacerbando el deseo de consumo, el deseo de continuar enfermo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: