Y Peña Nieto articula su propio “Big Data”

Publicado el Julio 16, 2013, Bajo Columna de opinión, Noticias, Política, Autor Gloriamlo.

Jenaro Villamil
13 de Julio de 2013
Espionaje

La “nube digital” no sólo borra fronteras y personalidades; también consolida megaempresas que se benefician directamente de los servicios de manejo, procesamiento de datos y nuevas tecnologías de la información y comunicación que venden a los gobiernos, como el de Enrique Peña Nieto. La estrategia de la administración federal en esta era del Big Data está en manos de la ya poderosa funcionaria de Los Pinos Alejandra Lagunes Soto Ruiz, exdirectiva de Google y de Televisa, quien no sólo tendrá todo el control en la materia, sino que incluso negocia con la propia Google y con la empresa Kio Network para tener en sus manos la información completa del gobierno… e incluso la que circula en las redes sociales.

A un costo aproximado de 100 millones de dólares por año y con la participación de tres grandes empresas de manejo y procesamiento de datos digitales –EMC Computer Systems, Kio Network y la gigante trasnacional Google Inc.–, el gobierno de Enrique Peña Nieto negocia desde enero de este año una estrategia de consolidación de servicios de tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Su propósito: concentrar la información de la administración federal –las licitaciones y contratos de gobierno–, así como la de los ciudadanos y redes sociales, e incluso la de seguridad pública y seguridad nacional, para almacenarlas en una “nube digital”.

El proyecto es impulsado por la empresaria Alejandra Lagunes Soto Ruiz, responsable de la estrategia digital del gobierno de Peña Nieto, cuyo poder e influencia en Los Pinos es cada vez mayor. Hace unos días se realizó una reunión en el área de Comunicación Social de la Presidencia en la cual se determinó que la estrategia de comunicación y publicidad digital sería coordinada por ella.

Lagunes Soto Ruiz, experta en marketing político, comunicación online y producción de contenidos en redes sociales, es el contacto clave con Google Inc., donde trabajó como gerente de ventas para Google México en 2005, antes de convertirse en gerente de ventas de Televisa Interactive Media (2008-2009).

“Fui una de las fundadoras de Google México, donde trabajé como directora de ventas. Ahí fui la responsable del desarrollo comercial de Google y de encaminar el crecimiento de las inversiones a los anunciantes, a través de relaciones de alto nivel y del trabajo con clientes clave para la optimización de sus campañas online”, escribió en su autobiografía.

Lagunes Soto Ruiz fungió como coordinadora de Estrategia Digital y Redes Sociales durante la campaña electoral de Peña Nieto en 2012 y convenció al gobierno federal, en especial a la Secretaría de Gobernación, para abatir costos, desplazar a otros competidores de Google en el mercado del manejo de datos y seguridad informática, sobre todo a Microsoft México y a IBM, y colocar todos los centros de datos en una gran “nube digital” operada por Google y las empresa Kio Network, con el soporte técnico de EMC Computer Systems, socia de Intellego, una de las compañías contratistas del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), en el sexenio pasado.

Este ambicioso proyecto beneficiaría también a una de las empresarias más poderosas de México: María Asunción Aramburuzabala Larregui, presidenta del Consejo de Administración de Kio Networks, especializada en administrar los centros de datos “más confiables en América Latina”, según destaca esta compañía en su sitio en internet www.kionetworks.com.

Aramburuzabala fue esposa del exembajador estadunidense Tony Garza, tuvo 20% de las acciones de control de Grupo Televisa y decidió vender en 2012 el 50% de las acciones de la cervecería Grupo Modelo a la compañía belga Ab Inveb.

La fortuna de Aramburuzabala alcanza entre 1.8 y 2 mil millones de dólares, según calculó la revista Forbes en 2012, que la ubicó como la mujer número 78 más rica del mundo. En los últimos cinco años, ella orientó sus inversiones en los sectores de la construcción, infraestructura e inmobiliario, así como en el de la salud y la industria del manejo y almacenamiento de datos a través de Kio Networks, que posee 14 centros de datos en México, Panamá y Santa Fe.

El principal atractivo de estos “centros de datos” es que “fueron diseñados y desarrollados pensando en cubrir todas las necesidades de nuestros clientes, y garantizando su seguridad excediendo los requerimientos de la normatividad sísmica de la localidad en la que se encuentren”.

De concretarse el proyecto, cuya copia obtuvo Proceso, Google desplazará a Microsoft, otra trasnacional en el negocio de las TIC. De acuerdo con el excontratista e informático estadunidense Edward Snowden, ambas compañías permiten a las agencias de inteligencia de Estados Unidos acceder a cualquier cuenta de correo electrónico, así como a las redes sociales, videos y almacenamiento de datos con objetivos de espionaje y control político.

Google Inc. desplazaría las aplicaciones de escritorio de Microsoft México para almacenarlas en una “nube digital”. La compañía más importante del mundo del internet obtuvo en 2012 ganancias por 10 mil 740 millones de dólares. Ese año fue acusada por desarrollar un sistema para eludir mecanismos de defensa de privacidad en los iPhone de Apple, e incluso multada por el regulador estadunidense por 10 millones de dólares, suma insignificante si se consideran sus ingresos y utilidades.

Los proveedores de software y hardware de almacenamiento serían EMC y Google, en tanto Kio Networks aportaría la infraestructura de los centros de datos. Los recursos serían públicos, explican a Proceso especialistas involucrados en las negociaciones que opera Diana Carrillo Navarrete, brazo derecho de Lagunes Soto Ruiz.

Proyecto ante Gobernación

Una copia obtenida por este semanario a través del sistema de almacenamiento Prezi muestra siete ilustraciones con los beneficios del proyecto, además de la visión estratégica, los beneficios en gobernabilidad, riesgos y cumplimiento (GRC) y en continuidad de negocios (DRP) de un sistema de estas dimensiones.

Según la propuesta, consolidar todo el manejo de datos en esa “nube digital” aportará “seguridad informática, nube privada, continuidad de negocios (DRP), generación de escenarios probabilísticos, gobernabilidad, riesgos y cumplimiento (GRC), indicadores clave de desempeño (sobre todo en las distintas dependencias públicas), imagen pública y Management Digital (MD)”.

El manejo político de toda la estrategia estaría en la Secretaría de Gobernación, a cargo de la Dirección General de Tecnologías de la Información, y de la coordinación de Innovación y Estrategia Digital de la Presidencia de la República, cargo creado ex profeso para Alejandra Lagunes.

En materia de GRC el objetivo será centralizar los “procesos de seguridad de la información, gobernados y controlados a través de la herramienta” (sic). Los beneficios de esta estrategia serán “exposición, flexibilidad, complejidad y eficiencia de los recursos”.

La estrategia integral del apartado GRC se soportará a través del sistema informático Archer. Se concentrará la información de las TIC, además de las adquisiciones, obra pública, recursos humanos, recursos materiales, recursos financieros y transparencia de la administración pública federal.

La propuesta crea un apartado denominado DRP, cuyo objetivo será mantener la operatividad de las advertencias de información en el proceso de migración de los datos a la “nube digital”.

En la exposición sobre DRP se habla de “definición de los RTO y RPO en función del impacto al negocio; definición de impactos a la arquitectura de recuperación; definición de los procesos de emergencia, y pruebas de recuperación”. Con ello, se eliminarían riesgos y se ganaría en credibilidad. La migración se haría en un “sitio alterno” en Hermosillo, Sonora, con equipamiento y aplicaciones instalados.

El objetivo central del proyecto de consolidación es ahorrar en el pago de licencias y en el manejo de los bancos de datos que el gobierno federal tiene con otras empresas. Tan sólo la Secretaría de Gobernación tiene 17 contratos, como Microsoft, IBM y Oracle, que serían afectados por este proyecto.

El poder de Lagunes

Con un sistema de este tipo el poder de Alejandra Lagunes sería superior al de cualquier director de Comunicación Social del gobierno federal y de los secretarios del gabinete. Ella tendría acceso al manejo y almacenamiento de los datos de la administración federal completa, así como a la información disponible sobre seguridad nacional y hasta la posibilidad de realizar espionaje a través de las redes sociales, según destacan los funcionarios consultados por el reportero a condición del anonimato.

El protagonismo de Lagunes se consolidó en tan sólo un semestre. De consultora en la campaña de Peña Nieto pasó a ser su estratega y ahora ocupa un lugar importante en las reuniones del “cuarto de guerra” del equipo de comunicación del presidente priista.

Durante el Primer Encuentro Nacional de Comunicadores en Seguridad Pública, realizado el 14 de abril último en Acapulco, Guerrero, Lagunes le llamó la atención a los usuarios de las cuentas oficiales de Twitter y Facebook para no “sembrar pánico o comenzar rumores” en materia de seguridad pública.

“Es importante concentrarnos cada vez más en el cambio a una narrativa de prevención, denuncia, coordinación, tareas de inteligencia y, por lo tanto, de un reto sobre el que se tiene absoluto control”, les dijo la exfuncionaria de Google y Televisa. También les advirtió: “Es impensable” tener inteligencia policiaca sin contar con las redes sociales, que en la actualidad utilizan alrededor de 45 millones de mexicanos.

La mala imagen y la opinión adversa de Peña Nieto entre la mayoría de los usuarios de redes sociales –especialmente Facebook y Twitter– no ha podido ser modificada por Lagunes y sus estrategias, pero existe también una estrategia para privilegiar la relación con las empresas, y no con los usuarios, para cambiar la animadversión peñanietista.

Otra muestra del poder de Lagunes se dio recientemente, cuando se opuso a la firma de un contrato millonario entre el Cisen y las compañías IBM y Hewlett Packard (HP) para servicios de información, tecnología y manejo de datos de las llamadas “fuentes abiertas”, que incluyen a las redes sociales.

Según las versiones de empresas dedicadas a dar servicios de información, tecnología y manejos de datos para el gobierno mexicano, IBM y HP negociaron desde hace meses con el Cisen un ambicioso contrato, cercano a los 230 millones de pesos, para echar a andar un sistema de vigilancia entre los mexicanos a través de empresas contratistas involucradas en el proyecto.

En la negociación participaron funcionarios como Raymundo Reyes, responsable de Tecnologías de Información, y Manuel Cossío Ramos, el mismo personaje que se “infiltró” en el #YoSoy132, haciéndose pasar como un empresario de páginas web.

El proyecto, por medio del cual se pretendió monitorear y espiar a los ciudadanos a través de las redes sociales, no contó con el aval del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ni con el de la propia Lagunes.

Otras empresas presuntamente involucradas en estos proyectos, según los datos obtenidos entre el gremio informático y de seguridad, son Intellego y EMC Computer Systems, S.A. Algunas de estas firmas han colaborado con el Cisen desde 2007.

Intellego, por ejemplo, es un corporativo que ofrece servicios de gestión de información (Information Managment), servicios de tecnología y Managment Consulting, según los datos del sitio web de la empresa. En septiembre de 2007 el Cisen le pagó a Intellego 4 millones 57 mil pesos por un “servicio de consultoría para el diseño del Sistema Integral de Información” (contrato CISEN/006/007). Los datos pueden consultarse en Compranet.

En los últimos 12 años, Intellego ha crecido de manera espectacular. La revista Expansión la considera incluso una de las 500 empresas más importantes del país, por ofrecer “las mejores soluciones de información y de TI”. El año pasado incluso esta compañía ganó la licitación del portal Club Digital de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; también ha obtenido contratos con otras dependencias públicas.

Desde 2009, Intellego se asoció con EMC Computer Systems, S.A. En abril pasado, EMC Computer, representada por Miguel Ángel Campos Neri, recibió un contrato por adjudicación directa de 2 millones 438 mil pesos del Cisen para “mantenimiento y conservación de maquinaria y equipo” (contrato 01/04/2013). El documento puede consultarse también en Compranet.

EMC sí se incorporará al proyecto de Big Data que promueve Lagunes. Se trata de una de las empresas más grandes especializadas en el “cómputo en la nube”. Gracias a su tecnología, se permite a los departamentos de Tecnología e Información de empresas privadas y organismos públicos almacenar, administrar, proteger y analizar los gigantescos “yacimientos” de datos digitales.

Protección de datos y Google

La proliferación del mercado de datos también ha traído consigo riesgos para la privacidad de los mismos datos. Las revelaciones de Snowden y el escándalo internacional generado por los detalles sobre el espionaje practicado por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) que se difundieron, involucran a Google, uno de los gigantes del mundo de internet.

La compañía que Lagunes ha elegido es precisamente Google como beneficiaria del proyecto de la “nube digital” de almacenamiento y procesamiento de datos en México, aun cuando la empresa ha sido objeto de severas críticas e incluso sancionada por los organismos de protección de datos personales de Francia, España, Suecia, Alemania y Holanda.

Desde febrero pasado, los reguladores europeos solicitaron a Google Inc. cambios en su política de almacenamiento de datos, que vulnera las comunicaciones de emails –Google es propietaria de Gmail–, videos –en 2006 adquirió Youtube– y por su servicio de Google Apps.

El organismo regulador sueco pidió incluso anular un contrato firmado por la municipalidad de Salem con Google para usar los servicios de la “nube digital” ofrecidos por Google Apps. El argumento: que existe mucha discrecionalidad acerca de cómo pueden ser manejados los datos de los clientes de las grandes licitaciones del poder público.

Más que en una nube, Google, la compañía creada y dirigida ahora por Larry Page, está en la mira de las denuncias de Snowden por colaborar en el espionaje que realiza Estados Unidos, junto con Facebook, Microsoft, Skype y cinco compañías más del boom de la era del Big Data.

Fuente: Proceso 1915

Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: