Porqué NO privatizar: PEMEX-Petrobrás – @HectorLopez2 Les comparto:

Publicado el Agosto 14, 2013, Bajo Política, Autor MonaLisa.


Chito López ‏@HectorLopez2 / La Carabina 3030

El gobierno federal sigue empeñado en impulsar la Reforma Energética. Ya he tratado el tema del petróleo con anterioridad, pero ahora la cuestión va mucho más allá de hablar del petróleo en sí. Ahora corresponde hablar de porqué no se debe privatizar Petróleos Mexicanos (PEMEX) y porqué la “modernización” a la que tanto recurren no es más que una falacia, un juego de palabras.

Estructura Petrobrás.

August 7, 2013 /

Después de la visita de Peña a Brasil y su correspondiente entrevista con la presidente Dilma Rousseff, surgió el discurso de que el gobierno federal planea “aprender” de la estructura, organización y modelo de Petróleo Brasileiro S.A. (Petrobrás) y aplicar la fórmula en PEMEX, sosteniendo que gracias a la iniciativa privada que actuaba sobre la empresa brasileña, esta había logrado posicionarse entre las primeras del mundo y había duplicado su producción diaria, siendo un ejemplo que México debía seguir. Sin embargo hay varios elementos que Peña no toma en cuenta o prefiere ignorar.

Primero que nada Petrobrás es una empresa principalmente estatal, ya que es el gobierno quien controla la mayor parte de las acciones. Esto no era así. Durante muchos años fueron las empresas extranjeras y el capital privado quienes tuvieron el control mayoritario de la petrolera, hasta que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva recuperó gran parte de los activos y devolvió a la nación el control de la empresa. Es en este momento cuando empieza el acenso de Petrobrás y va escalando posiciones a nivel mundial hasta convertirse en lo que es hoy.

Segundo, la participación de la iniciativa privada en la petrolera brasileña se reduce a actividades mínimas. A diferencia de lo que el gobierno quiere implementar en México, ni la exploración, ni la producción, ni el refinamiento del petróleo se encuentra en manos del capital privado. Esta es tarea exclusiva del Estado y los particulares quedan relegados a parte de la distribución y transporte del hidrocarburo, entre algunas otras actividades no tan importantes como las primeras.

Tercero, la iniciativa privada no tiene participación en Petrobrás por medio de acciones de la empresa, por lo que no son copropietarios ni participan directamente del reparto de las utilidades generadas, sino que lo hacen mediante la contratación de deuda. En México, en cambio, nos hablan a cada rato de la participación directa del sector privado en PEMEX. Sí, tal vez el Estado siga siendo el “accionista mayoritario” de la paraestatal, pero en este caso pretenden que los particulares se apropien de una pequeña porción de la petrolera mexicana. ¿Qué eso no es privatización parcial? ¿No indica eso que el capital privado, al ser copropietario de PEMEX, va a tener acceso a una porción de las utilidades de la empresa? Esto es totalmente contrario a lo que ocurre en Petrobrás. Ahí radica parte esencial del engaño. Dicen que sólo se les hará partícipes de las utilidades, no de la renta petrolera, pero las utilidades son la renta petrolera. Por cierto, la mayor parte de la iniciativa privada que se involucra con Petrobrás es local, brasileña y no las trasnacionales extranjeras que pretenden involucrar en México.

Cuarto. Los políticos de siempre y los no muy enterados del tema hablan constantemente de la “modernización de PEMEX”. Utilizan como ejemplo a Petrobrás y cómo con ‘ayuda del capital privado’ fueron pioneros en la exploración y producción de crudo en aguas profundas y lo avanzados que están, tecnológicamente hablando. Claro, olvidan mencionar también que mientras México se lamentaba por la crisis económica, Petrobrás aumentaba enormemente el presupuesto destinado a la investigación científica de nuevas tecnologías para la industria de los hidrocarburos. Esto nos deja ver que lo que hizo que Brasil llegara hasta donde está no fue la iniciativa privada (¿O es que tiene ingerencia en el presupuesto que el Estado destina a un rubro determinado?), sino la inversión eficiente, la planificación y la buena administración.

Quinto.Petrobrás es más que sólo petróleo. La empresa brasileña trabaja con biocombustibles, gas, energías renovables. Esto le da hegemonía y control sobre los recursos, lo que permite un desarrollo más parejo del sector energético.

El problema de PEMEX no es la falta de tecnología, no es la falta de reservas de crudo, no es la falta de empleados. Considero que el principal problema de PEMEX es la falta de voluntad y seriedad para impulsarla, sacarla adelante y ponerla al servicio de la Nación. PEMEX tiene un sindicato corrompido hasta las bases que exige prestaciones muchas veces absurdas, que utiliza mal el presupuesto que se le destina. Por eso PEMEX no es rentable, porque no cuenta con una administración sólida y eficaz. Y el Estado Mexicano no ayuda mucho. Prácticamente el cien por ciento de lo que produce PEMEX –el 40% del presupuesto federal- se va al erario. ¿Dónde queda la reinversión para la tecnología que tanto parecen necesitar los urgidos políticos? ¿Y la investigación? Es evidente, casi axiomático, que si una empresa no reinvierte parte de sus ganacias, no crece y se estanca. Pero después de que Hacienda mete mano, prácticamente no queda nada.

Repercusiones.

Primero que nada, al permitir la participación directa de la iniciativa privada en PEMEX les estamos dando parte de la ganancia, lo que significa que les estamos entregando parte de ese 40% -40 centavos de cada peso- del presupuesto federal que sirve para que México funcione. ¿Y la educación, la salud, los programas sociales? Para que el país se mantenga utilizando el mismo modelo, habrá que compensar la pérdida de esta parte del presupuesto subiendo los impuestos. Ya hay propuestas de que el IVA sea ahora de 19-21% incluyendo libros, alimentos y medicinas que antes estaban libres de este gravamen. Curiosamente todo este proceso se da al mismo tiempo que la OCDE le ‘sugiere’ a México aumentar sus impuestos. Con un salario mínimo que se aproxima a los 64 pesos diarios, ¿cree poder cargar con estos impuestos?

¿Cómo van a abrir las puertas al capital y a lanzar a PEMEX a cotizar en el mercado internacional sin una banca nacional sólida que respalde las acciones de la petrolera? El 93% de la banca mexicana está privatizada, por lo que México tampoco tiene la seguridad bancaria para sostener el control de PEMEX en caso de las especulaciones del capital privado en la bolsa. Muchas empresas han cambiado de manos en cuestión de minutos a causa de no tener un respaldo financiero que soporte a los gigantes de la economía mundial. Al día siguiente de la cotización de PEMEX en una bolsa de valores internacional, podría caer completamente en manos privadas.

Hablan de inversión privada, de que es lo mejor para Petróleos Mexicanos, pero tenemos los ejemplos de los bancos, Telmex, los ferrocarriles, la electricidad. Se hace evidente que la participación de la iniciativa privada sólo ha dañado al país.

América Latina.

Por otro lado tenemos la insistencia mexicana por ir en contra de lo que resulte mejor para los ciudadanos. En una América Latina en donde se trabaja por la unión, la cooperación internacional y el trabajo conjunto, México prefiere aislarse y seguir el paradigma marcado por Estados Unidos u otras potencias que no le dejan ningún beneficio. Mientras Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil estatalizan los recursos primordiales para que los países tengan plena autonomía y un desarrollo constante y estable, México quiere desestatalizar y seguir la fórmula que ha venido siguiendo desde hace 50 años y que de nada le ha servido. Mientras Venezuela es la primera abastecedora del petróleo estadounidence, ha alcanzado la autonomía energética y que incluso es dueña de compañías petroleras en otros países, mientras que vende a 0.30 centavos de dólar cada litro de gasolina y contribuye al abastecimiento de otros países no productores de petróleo, México privatiza. Mientras que Argentina expulsa a la española Repsol y recupera su influencia en la industria petrolera, México invita al sector privado –Repsol entre ellos.

Y mientras México no tiene autonomía energética, países que no siguen el paradigma de las potencias económicas como EUA, firman tratados para vender petroleo a países no productores de Latinoamérica por un interés muy bajo (2% anual), para promover el desarrollo de toda la región. Tenemos el ejemplo de Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima (PDVSA) y su alianza Petrocaribe. PDVSA es una propiedad 100% estatal y es de las primeras empresas del mundo. No hay iniciativa privada involucrada.

La privatización no es la opción para sacar a PEMEX del estancamiento.La modernización es un pretexto absurdo y el lenguaje de sinónimos trata de ocultar la verdad tras el discurso. Permitir la entrega de PEMEX es permitir el intervencionismo y la venta de parte de México, de una parte de todos.

http://www.pdvsa.com/
http://www.petrobras.com/es/
http://www.jornada.unam.mx/2012/09/27/opinion/024a1pol
http://es.wikipedia.org/wiki/Petr%C3%B3leos_Mexicanos

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: