Se hunde: Unidad habitacional “Ex Lienzo Charro” sigue esperando reubicación

Publicado el Octubre 23, 2013, Bajo Noticias, Autor RNRTV.

Asentada en una hondonada, en las faldas del Peñón del Marqués, la unidad habitacional ex Lienzo Charro se hunde paulatinamente cada año, a grado tal que está catalogada como de alto riesgo hidrometeorológico y la mitad de sus 650 viviendas fueron dictaminadas por personal de Protección Civil como inhabitables. Ante tal diagnóstico, en cada temporada de lluvias sus moradores viven en la zozobra y crisis nerviosas, por el temor de que nuevamente su casas se inunden como hace dos años, cuando el nivel del agua alcanzó 1.73 metros de altura; mientras esperan que el Gobierno del Distrito Federal y la delegación Iztapalapa cumplan un acuerdo firmado en mayo de 2012 con los vecinos para su reubicación a través de un programa de vivienda con el Instituto de la Vivienda (Invi). En un recorrido con integrantes del consejo de representantes de la unidad habitacional Ex Lienzo Charro, que se formó y comenzó gestiones para resolver esta problemática desde 2010, cuando se registró la primera inundación, explicaron que ninguna obra ha logrado contener los hundimientos del suelo ni los escurrimientos en la época de lluvias, que convierten a la unidad en un embalse. En 2011, cuando ocurrió la inundación de mayor magnitud, cien familias fueron desalojadas como medida preventiva por el resto de la temporada de lluvias. Como testigos de esa acción aún se observan las calcomanías puestas por las autoridades delegacionales. De las viviendas dúplex de la unidad que, recién habitada en 1999, se distinguían desde la avenida Guelatao, ubicada a medio kilómetro, en la actualidad apenas logran verse las tejas rojas de sus techos, pues según estudios de las propias autoridades capitalinas la zona registra hundimientos que evidencian un desnivel de cuatro metros, respecto de las lagunas mayor y menor, que la rodean. Dividida en diferentes secciones, de la A a la G, la parte más baja, según un estudio de mecánica de suelo realizado por la autoridad delegacional en la administración pasada, sólo tiene 30 centímetros de suelo compacto y el resto es lacustre. Estamos prácticamente flotando, refirió Manuel, uno de los afectados, quien señaló que desde 2010 se han realizado en total nueve obras para mitigar los riesgos, entre ellas un colector, renivelación y revestimiento de taludes de lagunas, desazolve y la adquisición de equipo de bombeo, que si bien han logrado contener el impacto de las lluvias, no han resuelto la problemática de fondo. De hecho, según las versiones de los vecinos, en la actual temporada de lluvia las inundaciones han llegado a los 45 centímetros, lo que resulta menor a las ocasiones anteriores, pero la afectación de casas se ha extendido a un rango mayor. Después de habitar aquí 14 años, pensábamos que ya teníamos un patrimonio seguro, pero ahora, con esta situación, nos damos cuenta que hemos echado al agua los ahorros de nuestra vida, deploró uno de los colonos. FUENTE: La Jornada

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: