Capturan a taxista en #Izcalli; extorsiono a curas

Publicado el Enero 9, 2014, Bajo Columna de opinión, cultura, Derechos Humanos, Internacional, Nacional, Noticias, Política, Autor @Sociologuito.

Un taxista vinculado a una banda que llamó a sacerdotes del Seminario Conciliar de México para extorsionarlos, fue detenido en Cuautitlán Izcalli por policías capitalinos.

Daniel Esquivel Celedón está relacionado con el grupo delictivo por sus registros telefónicos, informaron en la Fiscalía Antisecuestros, que se encarga también de los casos de extorsión.

La banda, de acuerdo con investigaciones de la Fiscalía, a las que REFORMA tuvo acceso, está relacionada con al menos 40 extorsiones.

Entre ellas se encuentra la que intentaron contra el Seminario Conciliar de México, perteneciente a la Arquidiócesis Primada de México, al que le exigieron 60 mil pesos.

El 1 de diciembre, el Cardenal Norberto Rivera se quejó públicamente de ese hecho durante su homilía.

“Estábamos reunidos en nuestro seminario, varias veces llamaron, se identificaban como de La Familia Michoacana.


“Hablé a las autoridades e hicimos la denuncia correspondiente, porque querían, para empezar, porque si no matarían a uno de nosotros, 60 mil pesos”, dijo el Cardenal en aquella ocasión.

La Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) realizó un seguimiento de los números telefónicos desde donde extorsionaron al Seminario y dio con Esquivel Celedón.

De acuerdo con la Fiscalía, el hombre era el cobrador de las extorsiones de la banda.

Durante 2012 y 2013 cobró depósitos que hacían las víctimas, de entré 7 mil y 50 mil pesos, en diferentes sucursales de Banco Azteca en el DF.

El dinero lo entregaba a una mujer de nombre Mary quien, según la averiguación previa FAS/T2/217/13-03, es familiar de un reo de la Penitenciaría del DF.

De acuerdo con sus declaraciones, Mary siempre le llamaba para indicarle cuándo debía cobrar las extorsiones.

La mayoría de las veces se reunía con ella en la Colonia Aquiles Serdán, de la Delegación Venustiano Carranza, para entregarle el dinero, aunque en algunas ocasiones lo citaban en Cuautitlán Izcalli.

Los extorsionadores elegían al azar a las personas para extorsionarlas; entre ellas destacan ciudadanos de nacionalidad alemana, que pagaron a la organización delictiva tras ser amenazados.

Pese a las amenazas que lanzaban, las investigaciones de la Fiscalía Antisecuestros indican que la banda delictiva no es una célula ni pertenece a La Familia Michoacana, sólo era su método de intimidación.

Al menos otros cinco integrantes de la organización delictiva son buscados por la PGJDF, incluso dentro de reclusorios.

El miedo como arma

Los extorsionadores telefónicos atemorizan a sus víctimas y las hacen creer que ellas o sus familias están en riesgo, para obtener dinero

* Sus principales métodos son decir que tienen a un familiar secuestrado, o que forman parte de un grupo delictivo y tienen la orden de plagiar o matar a quien contesta el teléfono.

* A los negocios llaman para exigir dinero a cambio de darles protección.

* El Consejo Ciudadano recomienda colgar de inmediato, verificar dónde están los familiar.

Fuente: www.am.com.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: