Zihuatanejo en la narcoguerra – Hercilia Castro

Publicado el Enero 16, 2014, Bajo Noticias, Autor Pepe Garduño.

Fuente: Los Angeles Press
farmacia

Un conocido mío estuvo en medio de un enfrentamiento el domingo pasado. Es de Barrio Viejo. A su esposa le tocó una bala que le destrozó el bazo, entró por el abdomen y le perforó más de medio intestino. La bala le rozó el pulmón, ahora se debate entre la vida y la muerte. Pero eso no lo dijeron los medios, sólo hablaron del grupo narcotraficante La Familia de Michoacán. La prensa no dijo nada de ese suceso en la que se afectó la vida de las personas, y fueron varios los heridos.

En el reparto de utilidades las cosas no marchan muy bien. Lo que se refleja en los enfrentamientos de grupos delictivos, que de por medio se llevan a una familia de turistas y otra de lugareños, el gobierno los califica de daños colaterales. Estas familias pasaron justo cuando se desataba la balacera.

Aunque lo terrorífico es que la gente conoce los nombres de los narcotraficantes, sus rostros, conviven diariamente con ellos, con los halcones, los distribuidores, los sicarios y los jefes de la plaza. Conocen cada ruta, cada pueblo donde se meten los narcos, incluso casi presumen que sus hijos o familiares están metidos en la droga. Señalan al coordinador de Obra Pública de Zihuatanejo Jorge Sáncehz Allec, como un brazo de “ellos”, lo rumoran. Él se jacta de controlar uno de los bandos, también se le conoce como “pillo”, ya que sólo su empresa controla el municipio de Zihuatanejo y no hay más competencia.

Se le sabe nieto de uno de los caciques priístas también señalado como narco, dueños de casi todo el puerto y sus alrededores, de la voluntad de las actuales generaciones de políticos amaestrados, serviles al poder sucio. Porque para hacer política en Zihuatanejo se necesita ser dócil, diplomático, ser de familia conocida como transa, porque ser transa es percibido como una “chingonería”, no así la rectitud, la honestidad que es sinónimo de “pendejez”.

Michoacanos en en el municipio de Antunez en acto fúnebre por comunitarios y menor caídos a manos del ejército. Foto: red/ValorporparacuaromichoacanCuando esta militante del Movimiento de Regeneración Nacional sale a esperar el taxi después de que acabó la reunión, los taxis que pasan ya no llevan la luz encendida, pasan como si fueran particulares. Al fin, se detiene un taxi.

-Ahora ya no se sabe cuándo vienen ustedes, si no traes la luz prendida ni cuenta me doy.

-Jefa, pero qué bueno que se subió.

-¿Y qué, ya no les va tan mal con la violencia?

-No se crea, las cosas están cada vez más peor, no se dice nada, parece que está calmada la cosa pero no, está peor. El día de Reyes me arriesgué, llevé un viaje a Barrio Viejo porque un señor me insistió, ahí llevaba sus juguetitos para sus hijos, no quería ir, pero me dijo que no pasaba nada, que lo conocían, ya ve que está muy feo por allá. Nos han desaparecido compañeros (taxistas).

Nadie denuncia contra el ejército, nadie en su sano juicio lo haría

Al menos, días antes de terminar diciembre del 2013, dos veces se dieron batallas entre los cárteles dominantes en la comunidad de Barrio Nuevo. Las dos ocasiones fue en pleno mediodía, cuando madres de familia llevaron el almuerzo a sus hijos que estaban en la escuela, a la hora del recreo. El enfrentamiento empezó una cuadra antes y posterior los militares se metieron a la escuela, una madre de familia salió herida de un rozón en el brazo, la noticia pasó como una más. Nadie denunció nada contra el ejército, menos contra el narco, nadie en su sano juicio lo haría, y eso lo sabe bien el PRI, el narcogobierno.

El 30 de diciembre salió en los medios la tragedia de la familia de turistas que les tocó el fuego cruzado. Los medios y las autoridades se abocaron a cubrir la mala imagen ante el turismo, pero nada se dijo de la señora de Barrio Viejo que también fue herida y se debatía entre la vida y la muerte. Al final, todo se convierte una nota más.

«Se dice que es el “Arcángel” quien quedó a cargo de la narcoplaza, pero ya no tiene nada qué hacer aquí, porque son los “Guerreros” quienes tienen el poder, ya ves que entraron los de la Nueva Generación», sigue contando el taxista.

-¿Pero entonces ya no están los Templarios al frente?

-No, ya les dijeron los Guerreros que se vayan, tomaron el control.

La gente sabe que vive en otro país, otro tiempo ensombrecido por la violencia, una realidadSnuff, donde sólo evadiéndose sobrevive, como estar bajo un sedante continúo para poder seguir activos y funcionales. Callando para vivir, aunque sepan la responsabilidad para terminar el terror le compete al gobierno.

Pero los hechos violentos no terminan, tan sólo el pasado siete de enero, se reportó una balacera en la localidad de San José Ixtapa (Barrio Nuevo), sin embargo al llegar la policía no encontraron nada, o al menos eso dijeron.

Hoy sale en El Sur de Acapulco una nota de un taxista que fue encontrado ejecutado sobre la carretera a cuatro kilómetros de la zona hotelera de Ixtapa. Antier y ayer al menos, varias veces alertaron de la presencia de narcoretenes, incluso hicimos nota de eso, pero hasta para hacer la nota roja para los diarios tienes que buscar lenguaje lleno de eufemismos, porque ya no se escribe cualquier palabra, el narco está prohibido en el lenguaje de la prensa.

La nota publicada en La Jornada Guerrero es titulada: “Alertan de violencia en límites de Guerrero con Michoacán”.

Por la violencia de las últimas horas en Michoacán, en la carretera Cuatro Caminos, usuarios de la red social Facebook alertaron que también se han instalado retenes de grupos delictivos en el tramo Lázaro Cárdenas-La Unión y en comunidades del municipio de Azueta.

Describieron que “andan sin playera con ak47 revisando vehículos y a los cinco minutos sobre la misma carretera rumbo a Guerrero, también hay soldados”. Advirtieron que la misma situación se repite en la comunidad de Pantla, municipio de Azueta donde hombres armados se desplazan. Sin embargo, los funcionarios fingen demencia, nunca saben lo que pasa en su propio municipio, o al menos, suponemos ésa es la orden.

Todos los diarios hablan de lo que sucede en Michoacán, a mí me preocupa porque también estamos en “la frontera”, aunque son unas horas, sólo de pensar en los bandos que existen en el rumbo da escalofríos, seguimos, siguen, todos tenemos miedo, miedo inevitable que me permite escribir, ahora hablo en primera persona, violo las reglas de la redacción, sin embargo creo será necesario que en cada lugar, los ciudadanos dejen testimonio de lo que viven, será la única forma de no morir ignorados por el gobierno, por el mundo.

Los templarios y las autodefensas siguen con su batalla –¿eso es una batalla?- por Apatzingán, lleva tres días el TT de Apatzingán, y según controlan ya Nueva Italia, en Proceso se habla de que las fuerzas federales van a hacer una operación de limpieza. También las autodefensas están avanzando hacia Uruapan.

El vocero de Gobierno José Villanueva Manzanares negó que haya alerta de los Estados Unidos hacia los destinos turísticos de Guerrero, sin embargo el encargado de despacho de Seguridad Pública del Estado, Leonardo Vázquez Pérez lo contradijo diciendo que hay un reforzamiento en todos los municipios de las regiones de Tierra Caliente y Costa Grande que colindan con Michoacán, así lo publica el Novedades de Acapulco en su portal.

Las historias, la histeria, las notas siguen y sin embargo en este país “no pasa nada”, los gobernantes viven en una negación total aunque frente a sus narices les degüellen a su propio hijo.

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: