El Chapo Guzmán, el Steve Jobs de la cocaína. Por Roberto Saviano

Publicado el Febrero 28, 2014, Bajo Columna de opinión, Internacional, Noticias, Política, Autor Gloriamlo.

¿Quién ha vendido la cabeza del Chapo, rey de los narcos?

En el mundo del narcotráfico en México, era una autoridad casi mística. Sobre su cabeza pendía una recompensa de 5 millones de dólares. Había construido el más grande grupo criminal-industrial (el Cártel de Sinaloa), su propio modelo de mafia. Había impartido la lección: para dominar hay que hacerlo en la sombra. Con su detención, una época se cierra. El rey ha muerto, viva el rey.

Por Roberto Saviano

La Reppublica, Italia, 24 de febrero de 2014. ¿Por qué debemos dar máxima atención a la detención de un capo mexicano? Porque cuenta más que un ministro y tal vez posee más fuerza que un gobierno. La economía italiana más prolífica, es la de los criminales; y el capítulo más impresionante de esta economía es el tráfico de drogas. El capo mexicano arrestado hace unos días es un líder en el negocio de la cocaína en Europa y, por tanto, también es un líder de la economía italiana. Silogismo simple. Muchos piensan que conocen al Chapo. Lo imaginamos como uno de los muchos jefes criminales. A usted también se le ha disparado el mecanismo mental habitual de que cree que sabe quién es un criminal, un narcotraficante. Falso. En realidad, lo que ya sabes, si no profundizas, si no sigues los detalles, es sólo una escenografía. Los gobiernos europeos siguen sin hacer nada frente a los cárteles de México hasta que –como ya está sucediendo– los cárteles mexicanos se ocupen de Europa.

El Chapo, llamado así por ser pequeño y fornido, su nombre es Joaquín Guzmán Loera Archivaldo y es el jefe del cártel de Sinaloa, el grupo criminal-industrial mexicano que ha revolucionado el mundo de la cocaína.

Lo seguí durante años, archivo la información sobre él, escucho lo que los periodistas mexicanos y estadounidenses dicen de él, intento trazar su negocio, escapes, debilidades. El Chapo se ha formado en la escuela de los mejores maestros, Miguel Ángel Félix Gallardo El Padrino, el hombre que movió el eje del mundo del tráfico de drogas de Colombia a México. Los esfuerzos antidrogas de las autoridades colombianas con el apoyo de los Estados Unidos de la era Reagan, dieron un duro golpe a los cárteles colombianos de Medellín y Cali. Los colombianos, acorralados, se dieron cuenta de que sería más conveniente confiar la distribución de la droga en los EU a los narcotraficantes mexicanos –que hasta entonces había sido sólo simples transportadores– con el fin de reducir el riesgo de que el control de las entregas que había en los Estados Unidos. Y ahora manda el que distribuye, no más el que produce. Así que los mexicanos se convirtieron en los nuevos amos del mundo de las drogas y El Chapo Guzmán pronto se convirtió en uno de los capos más poderosos.

El Chapo tiene una visión clara de su tiempo:

El mundo occidental no puede hacerlo, los derechos están en contradicción con el mercado; entonces se da cuenta de que los países occidentales necesitan “territorios” sin leyes, sin derechos. México tiene la coca, Estados Unidos los consumidores; México tiene mano de obra barata, Estados Unidos la necesidad; México tiene miles de soldados, Estados Unidos las armas. ¿El mundo está lleno de infelicidad? Aquí viene la respuesta: la cocaína. El Chapo entendió eso. Y así se convirtió en el rey. El Chapo en el mundo del narcotráfico internacional tiene la autoridad mística del Papa, obtenida con una campaña de consenso social como Obama, y tiene un genio para ver nuevos espacios del mercado, que lo transforma en el Steve Jobs de la coca. La hipérbole que nos sirve para mostrar la singularidad del personaje.

El Chapo sabe una cosa: la democracia es corrupción, el que piense lo contrario es ingenuo. Todos son corruptibles, basta encontrar el punto de quiebre. Paga y se te dará. En los países donde hay poca corrupción esto es posible porque la honestidad es más conveniente que la falta de honradez, pero El Chapo también sabe que, en su momento, todo está a la venta, su alma y su propio hijo. Todo. Con el fin de estructurar su cártel utiliza el modelo italiano, el modelo más eficiente en el mundo de la mafia. Siguiendo la tradición de las familias de Calabria, Campania, Sicilia, crea un grupo de familiares de confianza o gente de la Sierra que conoce bien. Nombra un “consejero”, recluta sicarios ex militares capaces de usar armas pesadas: seriedad, profesionalidad y eficiencia. Estas son las características necesarias para trabajar en la organización de El Chapo. También hay algunas reglas a seguir: no usar la violencia si no es necesario y nunca hacer alarde de riqueza ganada, algo muy contraproducente.

Lo repetía siempre el Padrino: para dominar realmente, tienes que hacerlo en las sombras. De hecho, El Chapo permanece en las sombras y desde ellas gobierna un imperio que está creciendo de forma espectacular. Viaja de incógnito. La gente dice reconocerlo pero es verdad una de cada cien veces. Mientras que las mafias italianas se ven afectadas por las escuchas, El Chapo, aprovechando la crisis económica, ha llegado a sobornar al gerente de la compañía telefónica para asegurarse de que las líneas utilizadas por su cartel no fueran rastreadas. Para transportar las drogas a los Estados Unidos, El Chapo y sus hombres están utilizando todos los medios disponibles: aviones, camiones, vagones de ferrocarril, camiones cisterna, coches, y, por último, túneles subterráneos, su especialidad.

Su captura fue seguida en México con la misma aprensión de una final de la Copa Mundial y superior a la de una campaña electoral presidencial. El narco más buscado del mundo fue capturado junto con su colaborador el 22 de febrero 2014 en el hotel-residencia “Miramar”, en el centro de Mazatlán, puerto del estado de Sinaloa, gracias a una mega-operación conducida por la Marina mexicana, en colaboración con la DEA de EU., en la cual se utilizaron dos helicópteros artillados y seis unidades de tierra, a pesar de que ni siquiera se hizo un disparo. El fugitivo más peligroso en México, el hombre sobre cuya cabeza los EU había ofrecido una recompensa de 5 millones de dólares, estaba escondido en Sinaloa.

Como el jefe italiano, un capo mexicano no se aleja del centro de su poder. Tal vez en 13 años de carrera, desde que escapó de una prisión de máxima seguridad de Puente Grande, nunca se había movido de allí, de la tierra que le dio grandeza y ofreció protección. Todo comienza a partir de Sinaloa, en el noroeste de México, pero su imperio va mucho más allá de las fronteras de ese estado encajonado entre la Sierra y el Pacífico. La revista Forbes en 2009 lo pone en la lista de los hombres más ricos del mundo. El Chapo teme a las inversiones exclusivamente financieras, al igual que todos los jefes de la mafia del mundo se basa en la “materia”: casas, fincas, terrenos. Y, sobre todo, utiliza su dinero para alimentar una red de corrupción, esencial para llevar a cabo su negocio sin ser molestado. Así que permaneció tranquilo hasta principios de los 90, la DEA apenas conocía de su existencia. Sin embargo, la cocaína, la marihuana, las anfetaminas, la mayoría de las sustancias que los estadounidenses han fumado, esnifado o tragado en los últimos 25 años, han pasado por las manos de sus hombres.

A partir del 13 de febrero inició la operación militar. Tenía como objetivo su captura a partir de conocer su juego: la policía pudo identificar varias casas en Culiacán, su fortaleza, donde El Chapo solía alojarse. Él siempre ha sido un maestro en la construcción de túneles para introducir la droga en los EU y este arte lo usó también para esconderse: algunos de estos hogares, de hecho, estaban conectados por túneles subterráneos. Parece que varias veces en los últimos días, los militares han estado cerca para agarrar al capo, pero él siempre había conseguido escapar. En los últimos meses, varios miembros del cártel de Sinaloa fueron detenidos: del círculo cercano al Chapo.

Al inicio de esa semana, la policía también había llevado a cabo una redada en la casa de su ex esposa, Griselda López: Ahí encontraron algunas armas y un túnel que terminaba en las alcantarillas. Los drenajes fueron utiliza dos por El Chapo para pasar de una parte de la ciudad, de túnel en túnel, de escondite en escondite.

Lo que ha dejado a todos sorprendidos es que El Chapo ha sido capturado en una residencia en Mazatlán, en una ciudad, en un puerto deportivo: No estaba escondido en las montañas de la Sierra, como muchos creían. Durante años hemos perseguido falsos informes de su detención o su posible asesinato. Así que el día de su captura nadie quería creerlo. Miles de mensajes en Twitter: “¿Será realmente él?” Muchos no ocultaron su decepción y su proximidad al narcotraficante de Sinaloa, y muchos de estos mensajes eran en inglés. Incluso se creó el hashtag # FreeChapo, Chapo libre. Mensajes que indican mucho más sobre el estado real del mundo hoy en día que tantos artículos y reuniones políticas.

Ahora todo el mundo piensa que El Chapo es capaz de dirigir desde la celda. La última vez que fue capturado en 1993, fue trasladado a la prisión de máxima seguridad de Puente Grande (estado de Jalisco), que se volvió, lentamente, la nueva base desde la cual continuó ejerciendo su actividad, mimado por sus compañeros de prisión, cocineros, guardias de prisiones y las prostitutas que regularmente lo visitaban. En general, estaba bien para él “permanecer” en Puente Grande. Ocho años más tarde, sin embargo, El Chapo ya no podía darse el lujo de permanecer tras las rejas: el Tribunal Supremo había aprobado una ley que hizo mucho más fácil la extradición de mexicanos a cárceles de Estados Unidos, con cargos pendientes de ese lado de la frontera. Una transferencia a una prisión estadounidense podría ser el fin de todo.

El Chapo eligió la noche del 19 de enero de 2001. Uno de los guardias de la prisión, Camberos Francisco Rivera, conocido como El Chito, abrió la celda del líder de Sinaloa y lo hizo sentarse en el cesto de la ropa llena de ropa sucia. Se abrió paso entre los pasillos sin vigilancia y con las puertas electrónicas abiertas, hasta llegar a la playa de estacionamiento dentro de la prisión, donde había un solo hombre en guardia. Como en las mejores películas de acción americanas, El Chapo saltó del carrito y se acomodó en la cajuela de un Chevrolet Monte Carlo que El Chito puso en movimiento y lo condujo a la libertad. El Chapo había pagado por su huida con el sonido de paquetes de dinero dentro de la prisión, pero también gracias a esa fuga hollywoodense, se convirtió en un héroe, una leyenda. Él había cumplido tan sólo ocho años de los 20 que había sido condenado, y desde ese día fue considerado uno de los hombres más buscados, no sólo en México.

La confirmación de la captura del Chapo fue emocionante, casi tanto como la propia captura. Al principio eran sólo rumores no confirmados: la noticia se difunde a 9.54 a.m. por la agencia Associated Press, que había recibido el chivatazo de un funcionario de EU el cual se quedó en el anonimato. Las autoridades mexicanas tardan horas en confirmar. En el ínterin, sin embargo, los elementos de la detención del Chapo comienzan a perseguirse unos a otros en sitios web de todo el mundo. Una conferencia de prensa anunciada por las autoridades mexicanas a las 11.30 (hora local) después se canceló, lo que nos lleva a creer que la persona detenida no era realmente El Chapo. Sin embargo, comienza a circular una fotografía de un hombre con el torso desnudo y con bigote, detenido por un soldado con uniforme de camuflaje. Se parece a él, pero 13 años han pasado desde la última foto oficial, también podría ser uno que se le parece.

La espera de la confirmación de la captura de El Chapo fue conteniendo la respiración. A las 12.08, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anuncia una nueva conferencia de prensa para la una. ¿Desmentirán o confirmarán? La duda va disminuyendo a 12.33, cuando las autoridades mexicanas confirmaron a CNN la captura del Chapo. En 13.20 su imagen desaparece de la lista de los más buscados por la DEA. Es la confirmación americana. Unos minutos antes que el presidente Enrique Peña Nieto, quien con un tweet expresó su gratitud por el trabajo de las fuerzas de seguridad.

En realidad es una autocelebración por el golpe más importante desde el inicio de su mandato. A las 14.04 helicópteros federales aterrizan frente a los periodistas reunidos en el hangar de la Armada. En una conferencia de prensa las autoridades ratifican lo que todos ya sabemos: El Chapo ha sido capturado. Explica dónde y cómo fue detenido. La Procuraduría General de la República difunde la lista de las personas detenidas o incautadas: 13 personas detenidas, 97 armas incautadas, 36 armas cortas, dos lanzagranadas, 43 vehículos, 16 casas y 4 granjas.

Pero falta sólo un detalle: el protagonista. Y aquí, a las 14:11, hace su entrada en escena: los fotógrafos le inmortalizan al cruzar la plaza para llegar en un helicóptero de la policía federal. Negros jeans, camisa blanca, el pelo y el bigote bien recortado. Parece un poco cansado y no se ve en absoluto arrogante, mientras los soldados de la marina de guerra, de camuflaje, le sujetaban por los brazos, él bajó la cabeza.

Ninguna presentación a los medios de comunicación, sólo estas pocas imágenes para confirmar la detención. A las 15 se da la noticia de que El Chapo ya se encuentra encarcelado en el Penal del Altiplano, una prisión ubicada en Almoloya de Juárez, en el estado de México, pero no se descarta su extradición a Estados Unidos. Las autoridades de Estados Unidos ya han anunciado que la pedirán. Esto es lo que temen la mayoría de los narcos.

Él utiliza el túnel para el envío de cocaína y seres humanos a los Estados Unidos; tiene dos hijas con pasaporte de EU. En agosto de 2011, su joven esposa, Emma, ​​ciudadana estadounidense, dio a luz a gemelos en paz, en una clínica en Lancaster (cerca de Los Ángeles) , seguida de la policía antidroga, que no podía hacer nada porque la niña, entonces de veintidós años, no era posible detenerla porque no había sido acompañado por los hombres del Chapo. La única precaución: la mujer deja en blanco el nombre del padre en el certificado de nacimiento de los hijos. Pero todo el mundo sabe quién es. La crónica de la captura del Chapo es un evento que México recordará siempre. Para El País ­–y no sólo– esta captura puede significar un punto de inflexión. No sólo por la captura del Chapo puede haber esperanza en el comienzo de una nueva era en la lucha contra los cárteles de la droga, sino también porque sin duda marca el final de una época: la de los padrinos, de la aristocracia del tráfico de drogas, con base en cárteles –como la mafia italiana–, con valores como el honor y la lealtad a los afiliados. Chapo es quizás el último heredero de la vieja generación de traficantes de drogas, que ahora da paso a uno nuevo, el “narco 2.0”, la violencia y abusos ostentosos, desfilando en la calle como en Internet, de jefes del narcotráfico que no duran más de unos meses, eliminados por las luchas internas o por su propia arrogancia.

Después de la de la tan esperada confirmación, junto a los mensajes de alegría de México y de las autoridades estadounidenses, en las redes sociales también aparecieron mensajes de gente común, que veían en Chapo un héroe, un benefactor, un dios mexicano. La reacción más común es la de incredulidad: “El Chapo es demasiado inteligente como para ser atrapado”. También creo que es imposible que el poder del Chapo, con tanta fuerza, pueda ser bloqueado o parado por la detención.

Las hipótesis son muchas, tal vez él decidió que era el momento de ser detenido porque habían entendido que es el único camino para que el cártel pudiera hacer negocios, siendo ahora demasiado “relevante políticamente”. O se dio cuenta de que estaba a punto de estallar una pelea: su fiel El Mayo lo habían puesto en libertad ­–según los rumores– una declaración extraña de la clandestinidad, diciendo que las nuevas generaciones del cártel de Sinaloa estaban listas para tomar el poder.

Como decir: o les dejamos el espacio o se lo van a tomar. Tal vez el Chapo consiguió ser arrestado, porque era una manera de salir del paso sin ser asesinado. O simplemente, los suyos lo han vendido.

El Mayo (que ha perdido recientemente a muchos hombres ) tenía miedo de perder la vida, decía en voz baja. Algunos argumentan que El Chapo quería entregarlo para quitar presión sobre sí mismo y en su lugar, El Mayo lo entregó a él. La prensa estaba esperando la captura de El Mayo. La única certeza es la ambigüedad. Es improbable que esta detención sea más el resultado de una acción de la policía, que, como todos saben, en Sinaloa no pasa nada, excepto por la voluntad del Chapo. El rey ha muerto, viva el rey.

Fuente: regeneracion.mx
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: