Indefensos: Señala a policías militares por muerte de su padre, balean a 2 pescadores Tam

Publicado el Mayo 6, 2014, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


Luis Alfredo García Arévalo, señaló a elementos de la Policía Militar, como los causantes del ataque directo en contra de él y su difunto padre.

* Criminal acción y abandono indigna a la sociedad camarguense en Tamaulipas

Luis Alfredo García Arévalo, sobreviviente del artero ataque a balazos que junto con su padre, el hoy fallecido, Nicolás Alberto García Vázquez, sufrieran la tarde del pasado viernes por la carretera Ribereña, a la altura del edificio de la Asociación Ganadera de Camargo, señaló a policías militares, como los responsables directos de esa condenable acción.

Pedro Ontiveros, reportaje y foto / El Mañana -05 mayo 2014

Postrado en una cama del Hospital General de Reynosa, en un cubículo que comparte con otros cuatro enfermos, Luis Alfredo, recuerda y narra la forma tan violenta como absurda, por las que fueron atacados por un convoy de policías militares, que se desplazaban a bordo de tres camionetas pick up, color café con blanco, con leyendas, Policía Estatal.

Con la mirada perdida en el techo de la clínica, el joven de 22 años, de oficio pescador, actividad que heredó y practicaba con su padre Nicolás Alberto, en la presa “Marte R. Gómez”, recordó que el pasado viernes a eso de las 18.00 horas, se dirigían con rumbo al poblado Valadeces, para visitar a su hermana Sonia Maribel García, a quien llevaban una hielera cargada de pescado.

Como su vieja camioneta marca Ford modelo 1985, gastaba mucho aceite, decidieron parar a la orilla de la carretera, frente al edificio de la Asociación Ganadera de Camargo, en el ejido “El Ramireño”, para revisarla y prevenir que se desvielara a falta del lubricante.

Luis Alfredo, quien viajaba como acompañante, recuerda que se disponía a abrir el cofre de la unidad, cuando escuchó detonaciones y una camioneta pasó “volando” de poniente a oriente, y a escasos segundos después, un convoy de tres camionetas pick up, con logotipos de Policía Estatal, ocupadas por policías militares, que perseguían a la unidad en fuga, detuvieron su marcha.

Los soldados que viajaban en la parte exterior de la unidad, comenzaron a dispararles sin razón alguna, lo que obligó al hoy occiso, Nicolás Alberto, y su hijo Luis Alfredo, a buscar protegerse.

Los polimilitares que viajaban en la camioneta del frente, comenzaron a rodear el edificio de la Asociación Ganadera, y desde allí comenzaron a disparar en contra de los inermes pescadores, que trataban de protegerse.

El lesionado recuerda que su padre al ver que los policías militares se acercaban disparando en su contra, trató de bajar de la camioneta y les gritaba que no dispararan, pero sus súplicas fueron inútiles, recibió un balazo en la ingle de su pierna izquierda, lo que provocó que cayera al suelo, y comenzara a desangrarse.

A Luis Alfredo, no le fue mucho mejor, pues recibió otro balazo en la ingle, pero en el sector derecho, que además le provocó graves lesiones en un testículo.

Acto seguido, los polimilitares, que inexplicablemente dejaron de perseguir a la camioneta en fuga, para atacar a los humildes pescadores, regresaron con rumbo a Camargo, dejando abandonadas a sus víctimas, a quienes tenían la obligación de proteger y ayudar.

Recuerda que ambos permanecieron heridos por algunos 15 ó 20 minutos, sin que nadie se atreviera a ayudarlos, hasta que llegaron varios elementos militares.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: