Se quejan magistrados ante la SCJN por reducción “arbitraria” de su salario

Publicado el Junio 20, 2014, Bajo Noticias, Política, Autor @gabriel_Mzuma.

scjn_sesion

En medio del escándalo por la destitución e investigación de jueces y magistrados por su posible participación en la apertura ilegal de casinos y por conceder permisos irregulares para introducir vehículos de Estados Unidos, una treintena de magistrados se quejó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de que su sueldo había sido reducido “arbitrariamente” de 152 mil pesos a 139 mil pesos mensuales.

• Lo anterior, a pesar de que, “por abajo del agua”, el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) aumentó los ingresos de los juzgadores en alrededor de once mil pesos en abril pasado.

Con información de La Jornada – Milicia/Justicia

► México, D.F. – Sin el menor recato, los magistrados querían inicialmente que el CJF asumiera el costo del incremento del ISR (a partir del ejercicio fiscal 2014) que representó una merma en sus salarios de casi 13 mil pesos mensuales.

Con medias verdades, los magistrados –quienes gozan de gastos de alimentación, seguro de gastos médicos mayores, chofer, facilidades para la adquisición de vehículo, vales de gasolina, apoyo para compra de libros, entre otros ingresos– enviaron una carta al CJF en el que se quejaban de “reducción salarial” por parte del Consejo.

Los focos rojos se prendieron entre los consejeros y entablaron plásticas con los inconformes, pero la respuesta final fue negativa, ya que la normatividad prohíbe el aumento arbitrario de sueldos y la modificación del presupuesto.

Cuando parecía que el Consejo había asumido una actitud congruente, resulta que de manera subrepticia, el 11 de abril pasado, la Secretaria Ejecutiva de Administración y la Oficilia Mayor emitieron una circular, en la que notificaron a los magistrados que, “reconociendo la labor tan importante que desempeñan en la función jurisdiccional, y toda vez que no fue posible considerar ajuste salarial para el presupuesto 2014, se determinó otorgar la prestación “vales de gasolina” e incrementar el concepto “gastos de alimentación” con el que actualmente cuentan.

Así, el CJF autorizó el incremento en vales de gasolina por tres pesos mensuales y del concepto de gastos de alimentación de 3 SMVG a 5 SMVG (es decir, de cerca de 4 mil 800 pesos a casi 8 mil pesos mensuales), a partir de primero de abril pasado.

No obstante que, en los hechos, los magistrados recuperaron lo que pagan de impuestos, acudieron a la Suprema Corte para que ésta determine si sufrieron o no, un recorte ilegal en sus emolumentos.

De ser congruentes, los ministros tendrían que rechazar la petición de los magistrados, pero también hacerle un extrañamiento al CJF, porque trató como desiguales a los iguales, es decir, subrepticiamente entregó recursos a los magistrados que no serán gravados de impuestos, lo cual si bien no es ilegal, tampoco es ético.

Los ministros mandarían un pésimo mensaje a la sociedad si le dan la razón a los magistrados, similar al resbalón de los siete magistrados electorales que pelearon con uñas y dientes, su derecho a recibir un bono de retiro durante dos años con el 100 por ciento de su sueldo, hasta que la indignación social los obligó a “retractarse” en su demanda.

Los ministros ya no hablan a través de su sentencias, sino por Twitter

Hace unos días, la ministra Margarita Luna Ramos anunció que abrió su cuenta de Twitter “para compartir mi propia visión en algunos tópicos jurídicos de interés, mi criterio en temas resueltos por el alto tribunal, así como cuestiones académicas en las que participo”. La ministra añadió que consideró el empleo de los medios de comunicación que ofrece la tecnología del siglo XXI…, sumando ésta acción a la que se realiza por medio del Canal Judicial y la página web insttitucional”.

Llama la atención la decisión de la ministra de sumarse a su compañero José Ramón Cossío Díaz, quien fue el primer integrante del pleno en publicar en Twitter, siendo que como integrante de la segunda sala de la Corte (junto con sus compañeros Luis María Aguilar Morales, Fernando Franco González Salas y Sergio Valls Hernández) se ha caracterizado por la falta de transparencia y opacidad en el manejo de los asuntos que se resuelven semanalmente en dicha sala.

Los ministros de la sala deciden arbitrariamente qué asuntos deben ser difundidos a través de comunicación social y cuáles no, o simplemente, no atienden las peticiones de los periodistas para que ellos o sus secretarios de Estudio y Cuenta, expliquen el sentido de sus decisiones.

Y es que, en la sala, no se discuten (como en el pleno) los asuntos que se listan, se limitan los ministros a emitir su voto a favor o en contra del dictamen, y no se preocupan en explicar las razones de su decisión. Si uno tiene suerte, conocerá los resultados cuando se engrose el dictamen y suba a la página de la Corte la versión pública de la decisión, lo cual puede tardar meses.

Aun y cuando Luis María Aguilar Morales sigue a la cabeza en la carrera para sustituir a Juan N. Silva Meza en la presidencia de la Corte, quien deja el cargo el primer día hábil de enero de 2015, Luna Ramos le ha dicho a sus colaboradores más cercanos que ella “no se descarta” para buscar la presidencia del máximo tribunal y del CJF. Aunque se dice que después de Aguilar, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y Jorge Pardo Rebolledo son los más aventajados en caso de que se registrara alguna sorpresa de última hora.

Sin embargo, aún queda tiempo para que la ministra trate de posicionarse, sino ante sus compañeros, aunque sea a través del Twitter.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: