Estado de los ESTADOS: Venganza contra Mireles

Publicado el Julio 1, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

lilia

 

Julio 01, 2014.-  El encarcelamiento del médico José Manuel Mireles pone en la mira no solo la ilegalidad que prevalece en Michoacán sino sobre

la que están trabajando quienes juraron cumplir y hacer cumplir la Constitución tanto de la República como la de la Entidad. Señalar a quien

fundara las autodefensas, al hombre que primero felicitaron, al que sentaron a la mesa, con el que pretendieron caminar de la mano aún a

sabiendas de la imposición desde el centro que es totalmente violatoria de la autonomía estatal y que deja por los suelos la del Congreso local,

como poseedor de arsenales de armas, narcotraficante, lavador de dinero, evasor fiscal y  aprenderlo como mafioso, exhibirlo, recurrir a sus

medios de comunicación afines para que lo conviertan en todo un jefe de la delincuencia organizada, ha despertado, por más que lo quieran

ocultar, la irritación de los lugareños y la interrogante sobre la conducta de la actual administración federal.

 

Se trata, aseguran de una venganza de Castillo ante la digna posición del doctor.

 

Se están llevando a los extremos temas como éste que permanece ligado a la inseguridad que prevalece en todo el territorio nacional. Es de notar que realizan la acción en contra de Mireles justo cuando Enrique Peña Nieto anuncia una gira por Michoacán. ¿Se empeñan en engañar al Presidente de la República o es el quien gira este tipo de instrucciones, y no existe un solo miembro de su gabinete que lo ponga en conocimiento de las ilegalidades que se están cometiendo, de las críticas y la irritación que provocan y hasta donde pueden estas hacerse presentes cuando se ligan a un proceso de derrumbe económico, de hambruna, de rechazo no solo de los pobladores, de los desempleados, sino también de los empresarios y de no pocas organizaciones sociales y de protección a los derechos humanos nacionales y extranjeras?

 

La abogada defensora del doctor Mireles dio a conocer la aseveración que se hiciera frente a las autoridades: “sí, me agarraron bien armado, con una pierna de pollo en la mano”. Como se sabe, quien pusiera en marcha un sistema de defensa para los michoacanos quienes ya estaban hartos de ser secuestrados y extorsionados, de perder a sus familias, de velar hijos y padres y abuelos, fue detenido cuando se encontraba comiendo en una cadena famosa, en el “Pollo Feliz”; Talia Vázquez agregó lo confesó su defendido: “no solté la pierna de pollo, esa era la única arma que yo traía”. El surgimiento del movimiento de estos grupos de autodefensa es por todos conocido y de ahí lo incomprensible de que lo trasladaran al penal 11 en Hermosillo, Sonora, justo en donde está recluido Rubén Jiménez Enríquez, líder en Aguascalientes del grupo “La Familia Michoacana”, a quienes el médico ha perseguido.

 

El envío de Alfredo Castillo a tierras michoacanas no ha hecho sino enrarecer aún más el ambiente. Dicen que a Mireles lo han atrapado por rebelde, por no sujetarse a los dictados, a las órdenes de quien dice representar a Enrique Peña Nieto y a todo el gabinete presidencial, de ahí que sostengan que se trata de una cruel venganza del comisionado.  La desaparición de poderes y seguir la ruta de la legalidad hubiese sido lo idóneo, pero se decidieron por la imposición, por hacer valer que lo que cuenta en el país son los deseos y los mandatos presidenciales, nos guste o no; sean legales o ilegales, tal y como pretende Emilio Gamboa que se aprueben las leyes secundarias de las reformas faltantes, de las más importantes, de la energética y la de telecomunicaciones.

 

Si no fuera suficiente con el espectáculo de imposición y de ilegalidad, está el del cinismo. Resulta que Salvador Jara, el nuevo dizque gobernador, señaló a raíz de la detención de Mireles que no existe justificación para que civiles armados operen en la clandestinidad y tal parece que nunca se enteró de que primero hubo desarme y medio se aceptó a cambio de que se registraran todas las armas y éste archivo se mantuviera en la Sedena; sin embargo solo cumplieron con selección y se denunció que a los que estaban armando oficialmente era a los malos. Llegó entonces la oferta  de recibir un salario y de nuevo se incurrió en otro garrafal error. No andaban buscando empleo sino protección, así que de nueva cuenta se acercaron quienes tenían necesidad de lo primero pero ninguna preparación para manejo de armas y mucho menos contaban con el coraje, con la experiencia de las agresiones.

 

Más adelante vino la foto de Castillo con los malos y resultó que la justificación fue que lo “chamaquearon”. Y, no hay tal clandestinidad ya que si ha habido declaraciones y señalamientos a diario han sido de Mireles, son más sus partes informativos que los de la autoridad. Entonces, ¿cuál clandestinidad si todos sabían de su presencia, de los recorridos y la mejor prueba está en su aprehensión en un lugar familiar, público, concurrido? Dice también que “sin vacilaciones se ejerce la ley en Michoacán”. ¿Cuál ley, la impuesta? La llegada a la gubernatura del ex rector universitario es una clara muestra de ilegalidad, del no respeto por las leyes, tanto las que rigen para la República como las emanadas de la Entidad.

 

La estancia de Jara en la que era la máxima silla de poder en el Estado, depende la obediencia, de la puntualidad en el cumplimiento de las órdenes, no del ejercicio autónomo de un gobierno. Por su parte, otro cínico es Alfredo Castillo: “que nadie lo dude, haremos valer la ley”. El comisionado es quien tiene mucho menos calidad moral, aún recibiendo órdenes, de hacer este tipo de señalamientos ya que además de lo ilegal de su presencia, de sus acciones, se ha equivocado tanto que no es merecedor de la más mínima consideración. Se recordará que metiendo preso a Hipólito Mora, también fundador de autodefensas, acusándolo de planear crímenes en contra de militares, es como logró que se sumara a una pacificación que no llega, pero que por lo pronto se le convirtió en una mordaza de la misma dimensión de la que le fue impuesta a Fausto Vallejo con la amenaza de ir por su hijo con todo. El ya es un anciano que, al parecer, había que eliminar y para siempre.

 

En Michoacán se habla de la “siembra” de mariguana, de cocaína, de armas largas que le hicieron al médico Mireles. Es por ello que surgieron las acusaciones de delitos contra la salud, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y Fuerzas Armadas (aseguran que eran 40 las que poseía). El estaba en el interior del “Pollo feliz”, su camioneta, una Cherokee, blanca, modelo 2014, tenía en su interior: 8 armas largas, 213 cartuchos, 11 cargadores, cuatro bolsas con mariguana, una con cocaína y la fabulosa cantidad de 30 mil pesos. Castillo lo mando a examinar porque supone que podría haber estado drogado y como ser adicto no es delito, es para “su tratamiento”. También dentro del vehículo había, a juicio del comisionado, “documentos consistentes en fuertes transferencias de recursos económicos”, que lo convierten en lavador de dinero o en evasor fiscal.

 

Las fotos que se exhiben de Mireles son de un hombre con la moral derrumbada por lo que las aseveraciones de su defensora, Talia Vázquez, son confiables para los michoacanos y para quienes siguen de cerca el asunto ya que refieren que, cuando detuvieron al doctor, “inmediatamente le taparon la cabeza con una capucha de tela y al darse cuenta que aún podría ver, le vendaron los ojos y lo obligaron a mantenerse con la cabeza agachada mientras los policías se burlaban de él durante más de cinco horas”.  Las fotos que se tomaron haciendo mofa hasta de su sombrero, también le dan validez a estas declaraciones a las que se suma el temor del detenido de que al momento de subirse al helicóptero lo arrojaran al mar.

 

En más de una ocasión advertimos a través de estas líneas de lo peligroso de que oficialmente fueran reconocidas las autodefensas, de que el gobierno en lugar de imponer en verdad la Ley, de recurrir a los elementos que son los constitucionalmente aprobados para combatir a la delincuencia e imponer el orden, aprobara que los ciudadanos empezaran a defenderse y organizarse para encontrar la seguridad, sin que para ello tuvieran ni los sistemas de inteligencia ni el conocimiento pleno sobre el manejo de las armas, sino solo el coraje, la ira, la protesta. No se sabe si Hipólito es o no culpable de los delitos que se le imputaron, tampoco puede culparse a Mireles de actuar fuera de la ley ya que hubo autorización para la existencia de su grupo, lo que si está más que clara es la incapacidad del gobierno para cumplir con sus obligaciones, con las que marca la Carta Magna, el texto que juraron cumplir y hacer cumplir.

 

Así, mientras están más que entretenidos con el engendro de gobierno que ellos mismos han creado y persiguiendo a quienes vieron una y otra vez incumplidos los ofrecimientos, las promesas, a los que no les han regresado la seguridad ni sobre sus bienes ni sus personas, la delincuencia organizada sigue sacando cargamentos de materiales, de minerales, de contrabando, de anfetaminas, de droga por los principales puertos del país y, uno de ellos es precisamente Lázaro Cárdenas, en Michoacán. Todo apunta a que no habrá final feliz para esa Entidad en varios meses y que justo habrán de iniciar un proceso, ahora que tienen todo en contra, como lo debieron haber empezado.

 

Por lo pronto en el Distrito Federal están haciendo hasta lo imposible por evitar que surjan más autodefensas. Lo mismo pretenden hacer en el Estado de México, sobre todo ahora que ya fueron informados de que  vecinos, comerciantes y taxistas en Tlalnepantla están formando sus propios grupos para resguardarse de tanto robo y de las permanentes actuaciones de la delincuencia. Más aún cuando por esas tierras ya la Familia Michoacana tiene sus propios asentamientos y de ello dan cuenta con el crimen de 22 personas en un enfrentamiento que tuvo lugar en las primeras horas de ayer.

 

DEL NUEVO PRI

 

El ofrecimiento de un nuevo PRI se viene por la borda al recurrir a los viejos, antiquísimos y muy criticados esquemas que los llevaron a recibir la votación en contra, ya que aunque se diga que había un pacto para que el PAN asumiera la presidencia y que éste fue negociado entre el entonces presidente de EU y Carlos Salinas de Gortari, lo cierto es que la irritación ya había hecho presa a la ciudadanía ante la serie de abusos cometidos por todo el territorio nacional. En Guerrero, Rubén Figueroa fue ejemplo de estas acciones. El encierro, la encarcelación en el mejor de los casos y, cuando no, la muerte y el sepulcro en el fondo de mar, volvieron a aparecer justo cuando Enrique Peña Nieto se dispuso a visitar Michoacán.

 

Para los nacidos en aquellas tierras y para quienes tienen ahí sus empresas o industrias, el encarcelamiento de Mireles obedece a entregarle al titular del Ejecutivo cuentas sobre la actuación de aquellos grupos de autodefensas que decidieron no seguir al pie de la letra sus órdenes. El mexiquense recorrió en tramo Morelia-Pátzcuaro, carretera que está iniciando su reconstrucción y de la que tuvieron que echar mano para que tal acto fuera una “inauguración simbólica”. Otro punto de apoyo fue emprender en Michoacán la Cruzada Nacional contra el Hambre e informar lo que le dijo la “chayito” que hizo: poner en marcha 450 comedores comunitarios que dice que garantizan alimentación a 53 mil ciudadanos. O sea que en cada lugar se atiende a por lo menos 110 comensales ¿será?

 

Estuvo también para respaldar a Alfredo Castillo, de quien partió la idea de que tenía que visitar el Estado para que se den cuenta de que hay mano dura, de que sus órdenes se cumplen. Dijo Peña Nieto que con 11 mil millones de pesos habrá 58 carreteras en este mismo año. Lo que no se sabe es quien o quienes van a construirlas porque son muchas y solo quedan unos cuantos meses. ¿No serán caminos o reparaciones de las mismas que andan haciendo en los municipios, en sus calles, para hablar de una cercanía ciudadana que, visto seriamente, no existe?

 

O sea que, como Figueroa le dijera al presidente: “para que ande usted tranquilo tengo a muchos tras las rejas”. Un pasado que el tricolor repite gustosamente.

 

SEGURIDAD POR LOS SUELOS

 

El campechano Renato Sales Heredia, declaró hace unos meses que las extorsiones y los secuestros iban en franco y abierto descenso. Nada más falso. Su decálogo de acciones es, como muchas otras medidas anunciadas, un rosario de buenos deseos y de espera de milagros, pero en la realidad no aportan ni resuelven absolutamente nada. Tan es así que se presenta una extorsión cada 72 minutos en el país. Esto sin que se conozca la cifra real de casos que se presentan, aunque los registros del INEGI son lo suficientemente claros al respecto al señalar que por cada 100 extorsiones y secuestros solo se denuncian dos, de ese magnitud es el problema que ha alcanzado niveles nunca antes vistos en la historia nacional.

 

Este delito se ha incrementado un 500 por ciento. Tan solo en el primer trimestre de este año son mil 824 los casos reportados y si nos atenemos a que solo dos de cada cien son los denunciados, ya se sabrá que por minutos es que se presentan estos delitos. Día tras día estas acciones crecen y no se encuentra la forma de disminuirlas. Sin duda que la situación económica sigue siendo un factor que está incidiendo fuertemente en la multiplicación de plagios, de extorsiones, de crímenes, de participación numerosa en las filas del narco, de la trata de blancas, del robo y contrabando de autos robados, sin que por ello disminuyan los robos a transeúntes, a casas habitación, a comercios.

 

DE LOS PASILLOS

 

El cinismo es, hoy por hoy, la gran práctica política. Sucedió lo que ya en el pasado había visualizado José López Portillo, como lo peor que podía pasarle a los mexicanos: “convertirnos en un país de cínicos”. No es uno ni dos, ni tres, ni cinco, ni diez, son cientos de pobladores que dan fe de la actitud de quienes los han gobernado y que incurren en el cinismo más burdo que existe. Un par de ejemplos los encontramos en Quintana Roo, en las figuras de dos perredistas que en su momento fueron la “salvación” del Sol Azteca: Gregorio Sánchez Martínez y Julián Ricalde Magaña. El primero señalado recientemente por una serie de actos violatorios de las leyes argentinas, como antes se le acusó de prácticas ilegales en México. Este sujeto nacido en la cuna de la siembra de amapola en Guerrero, señala que volverá a la política quintanarroense, y lo hace justo cuando se acercan los tiempos para la presentación de candidatos a las diputaciones federales, y se pavonea con estas declaraciones con la certeza de que, al ser de nueva cuenta señaladas todas sus tropelías, volverá a resurgir y retomará el papel de víctima que considera le es el más útil y al que mezcla con la religión para obtener un mayor auditorio. Ricalde, también ex alcalde de Benito Juárez, Cancún, nacido en Isla Mujeres, considera que es toda una campaña de desacreditación la que se emprende en su contra cuando los números son los que no le cuadran y las denuncias de los hoteleros y comerciantes por las extorsiones realizadas suman decenas, sin por ello evitar hablar del negocio que le significó el cambio de uso de suelo y la alteración de las densidades otorgadas para nuevas construcciones,. El daño hecho a los inversionistas en estos renglones ha sido multimillonario y son muchas las obras que tuvieron que detenerse por la ambición de este sujeto. Así que ni víctimas ni centro de estrategias de desacreditación, simple y llanamente descubrimiento de tropelías y darle a los ciudadanos la oportunidad de denunciar…

 

Álvaro Corcuera, sacerdote de los Legionarios de Cristo, sucesor de Marcial Massiel, falleció ayer víctima de cáncer. Le diagnosticaron un tumor cerebral, según informó el Regnum Christi. Su cuerpo será enterrado en el panteón francés de San Joaquín, en la capital de la República. Con apenas 47 años, el 6 de febrero de este año consideró que no le sería posible mantenerse al frente de la congregación, por lo que la entregó a Eduardo Robles Gil Orvañanos, quien invitó a todos a ofrecer misas y oraciones por el eterno descanso de quien cargó sobre sus espaldas “los 9 años más difíciles de nuestra historia”.

 

“La baja productividad es la “bestia negra” de todas las economías de América Latina”, consideró José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, durante el Foro Económico Internacional América Latina y El Caribe que dio inicio en París, Francia, bajo el título “Más allá de la década de oro”. La baja productividad, agregó, ha sido decepcionante y tienen que seguir llevando a cabo reformas profundas que les permitan seguir creciendo ahora que el boom de los precios de los productos básicos has terminado o se ha estabilizado. Sostuvo que 130 millones de trabajadores en Latinoamérica no están inscritos en los programas de seguridad social o de capacitación y son vulnerables ante la pérdida de empleo o de enfermedad. Trabajar así, es sinónimo de vulnerabilidad y de pobreza, hay que terminar con la informalidad o reducirla significativamente y la desigualdad. Estos son los grandes temas, los grandes desafíos, puntualizó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: