MÁS POBRES CON PRIVATIZACIÓN ENERGÉTICA

Publicado el Julio 14, 2014, Bajo Política, Autor MonaLisa.


Fuente: Frecuencia Laboral

* Transnacionales Vendrán a la Rapiña y Encarecerán Servicios
* Desocuparán a la Mano de Obra y Consumirán las Reservas Petroleras y de Gas.

En España ya hay 2 millones de personas en la precariedad energética y en Argentina hay pueblos enteros sin electricidad, sin gas y hasta sin agua corriente, por falta de recursos para cubrir las altas tarifas que impusieron los monopolios que sustituyeron a las empresas públicas que brindaban esos servicios y que operan con la liberación económica.


La experiencia de la privatización del sector energético en España y Argentina, puso en evidencia que no bajaron los precios ni hubo mayor competitividad del mercado eléctrico y petrolero. Tampoco se crearon nuevas plazas de trabajo.

Por el contrario, surgieron monopolios privados cuyo único objetivo ha sido obtener la mayor ganancia con la menor inversión, lo cual implica menos desarrollo y desplazamiento de la mano de obra para sobreexplotar al menos número de trabajadores posible. Y que depredan los recuros naturales petroleros y energéticos de los países a donde llegan, consumiendo la totalidad de las energías no renovables, provocando que de productores y exportadoras, esas naciones se conviertan en importadoras.

Se impuso un mercado oligopólico, que ha empobrecido más a esos pueblos y ha provocado que comunidades enteras se encuentren en la oscuridad por falta de recursos para el pago de luz y del combustibles, debido a que subieron los precios de la eletricidad, el gas, las gasolinas y hasta del agua. Y al no tener con qué pagar los oligopolios han realizado cortes masivos de dichos servicio. Lo mismo ocurrirá en México con la reforma energética y las leyes secundarias para privatizar a ese sector.

Así lo advirtieron Fermín Paz Lamigueiro, analista político español y ex Secretario General de la Organización Internacional Derecho a la Energía. Y Gabriel Martínez, líder de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina, durante su participación en el programa Frecuencia Laboral: El Espacio donde los Trabajadores son la Noticia, del 12 de julio del 2014.

A continuación publicamos la transcripción de su participación gracias a la colaboración voluntaria de Andrea Luna Hernández.

Fermín Paz: En el caso concreto del estado español con la privatización energética subieron las tarifas y todo lo que se dijo que iba a suceder favorable, realmente sucedió lo contrario. Y ahora a aguantar lo que nos venga encima.

A mí me interesaría sobretodo que el pueblo mexicano comprenda lo que es un mercado de electricidad. El mercado de electricidad aquí y en Pekin, en Otawa y en Londres consiste es una serie de reglas de intercambio de información entre generadores y usuarios. La teoría dice que cada generador presionado por la competencia generará con la mayor eficiencia posible de manera que, por un lado, se alcanza un precio de equilibrio mínimo y, por otro, se fomenta las tecnologías de menor coste, este es la teoría.

Sin embargo, el hecho de que los beneficios de esos empresarios dependen tanto de la eficiencia de su tecnología como de la astucia frente a los demás, conlleva a la aparición de algunos mecanismos perversos. El sistema de oferta en el mercado español, crea la ilusión de que concurren multitud de empresas generadoras diferentes e independientes, pero en realidad en el mercado eléctrico español hay dos compañías -Endesa e Iberdrola- que controlan el 60% y si sumamos la tercera Unión Fenosa, controlan el 70% y sus comercializadoras acuden a ese mercado, venden y compran.

Con lo cual es un mercado oligopólico. Fijan el precio de la energía y lo que ocurrió fue que desde que se privatizó subieron las tarifas al público. Y ya tenemos 2 millones de personas en el estado español con precariedad energética, es decir, que no pueden llegar a su casa a enchufar o darle a un electrodoméstico, porque no pueden pagar la energía.

Substancialmente lo que pasa con la liberalización y con la aparición del mercado es que habrá mucha gente despojada de ese mercado, no podrá pagar y los que puedan pagarlo lo van a pagar a un precio más alto.

Gabriel Martínez: En el caso de Argentina no solamente la situación es muy parecida a la española porque las tarifas se elevan, se pierde el derecho a la energía aparece el fenómeno de los cortes masivos de electricidad, gas y hasta agua corriente.

Desaparece buena parte del empleo en las empresas de servicio público porque los conceptos de eficiencia llevan a la reducción de planteles. Aparecen la situación donde el trabajador pelea, discute lo que llaman el retiro voluntario, la compensación económica por la pérdida del trabajo y termina dándose cuenta -poco tiempo después- de que lo que ha discutido es la pérdida de su vida. Porque el retiro voluntario en una sociedad que comienza a llenarse de desocupados, que eleva sus tasas de pobreza, no ofrece nuevos trabajo. Y el dinero que ha obtenido, le sirve para subsistir un tiempo y después ese dinero se acaba. Y el trabajador empieza a perder su pequeño nivel de vida.

Al mismo tiempo, los recurso energéticos, reservas petroleras, reservas de gas, se pierden. La Argentina que contaba con reservas para muchos años de gas y petróleo en el momento de la privatización, actualmente en este momento es un importador neto de gas y petróleo. Y tenemos crisis energéticas, tenemos apagones, se eleva permanentemente el precio de los combustibles .

Con la privatización tanto los recursos naturales como los servicios públicos se convierten en mercancía, dejan de ser bienes sociales, derechos humanos. Empiezan a convertirse en mercancía y como tales, si no podéis pagar dejas de tener derecho a utilizarlo.

Y en el siglo XXI el que no tiene electricidad, el que no tiene gas, el que no tiene transporte, comunicaciones, no vive más en este siglo, porque queda imposibilitado de desarrollarse, pues dependemos mucho de todos estos servicios para poder vivir. Ya no podemos criar animales en casa para poder comer, ya no hacemos perforaciones en el fondo de casa para tener agua porque muchas veces vivimos en edificios, en pisos elevados, ya no podemos salir a procurarnos el sustento, en una sociedad de desocupados y las privatizaciones generan eso.

¿Por qué generan eso?, primero porque las rentas se las llevan fuera del país, sonb empresas trasnacionales, se llevan la renta fuera del país. Y segundo el estado pierde iniciativa política no tiene las herramientas que tenía antes, para crear industrias, fomentar industria, crear empleo, generar nuevas tecnologías, pierde todos los recursos económicos, intelectuales y naturales para llevar adelante una política soberana.

Fermín Paz: En cada país el punto de partida es diferente pero después se unifica. En España la energía eléctrica comienza a implantarse con empresas privadas. Estamos hablando de 1870, como el alumbrado público de las grandes ciudades y sólo en 1950 hay una empresa pública. En España no es tanto el fenómeno de la privatización, como aquí en México, sino la liberalización del mercado.

Es decir, la falacia, la perversidad de crear un mercado para que compita en ese mercado y abaratar el objetivo final, las tarifas, y que los usuarios podamos tener una energía en condiciones a un precio asequible y que podamos con ello tener una vida digna.

Esa es la perversidad que se hace de todo este fenómeno y después se consigue un objetico completamente diferente. Es un engaño y, además, el siguiente engaño es que hacen creer que alguien va a venir a México o va a ir a España o Argentina, como si fuera una ONG. Pero las empresas trasnacionales cuando van de un país a otro es porque creen que tienen una oportunidad de maximizar sus beneficios, para después coger el capital, el beneficio y llevarlo para pagar a sus accionistas en el sitio de origen.

El miércoles 09 de julio del 2014, cuando llegue estaban esperando en el aeropuerto a gente de Iberdrola. No es que yo sea más listo que los demás, pero me fijo en esos detalles y había carteles esperando aIberdrola. Lógicamente tiene sus intereses y al gobierno de México le interesa Iberdrola, como le interesa a las otras empresas eléctricas españolas y, por tanto, vienen aquí para obtener un beneficio y llevarlo ahí para sus accionistas.

Por lo tanto, las transnacionales no piensan en la vida digna de los mexicanos, ellos piensas en negocios. Si aquí se lo ofrecen, pues se van a meter. Y después cuando la gente se dé cuenta, pues tendrá unas tarifas más altas. Todos los objetivos benévolos que le dicen y que los van a aprobar en estas leyes secundarias en materia energética, que están ahora mismo a debate en las cámaras legislativas, después todos nos llevaremos las manos a las cabezas, habrá pobreza energética cuando antes las empresas nacionales servían en todo el territorio a un precio asequible y una calidad de servicio, que pudiera mejorarse.

Pero en vez de profundizar en esa vía, descubren en EU una filosofía y la tratan de aplicar en todo el mundo, esa es la globalización. yo lo único que puedo decirles es que no se crean el engaño, el mercado no les va funcionar sino que los va a empeorar. Y al final los únicos beneficiados de la liberalización del mercado van a ser las empresas que van a obtener unos beneficios pingües y se lo van a revertir a sus accionistas, porque al final es a los que se deben.

Gabriel Martínez: Sobre el tema del pago a los trabajadores. Lo primero que hacen estas empresas es que la cantidad de trabajadores vigente en las empresas públicas, es considerada excesiva en función de la cantidad de tareas que hay que realizar. Eso se llama costo laboral. Entonces intenta reducir el costo laboral.

Pero en realidad esa es la segunda etapa. La primera la hace el estado antes de la privatización. El trabajo sucio lo hace el estado, que es el que le explica a la sociedad que los servicios públicos son ineficientes. Hacen creer que la empresa pública de electricidad es ineficiente, que la empresa pública petrolera es ineficiente, que tiene demasiados trabajadores, que tiene tecnología atrasada y que por eso necesita que venga la inversión privada con nuevos conocimientos, con nuevas actitudes y en búsqueda de lo que llaman la eficiencia.

Yo hago hincapié en estas palabras porque son los mismos conceptos, las misma ideas que veo en los proyectos de ley que se están discutiendo aquí en México y que se utilizaron en la Argentina en la década de los 90.

Incluso en comparación de los justificativos de la manera de razonar el procedimiento, afirman falsamente que el estado no va a perder la propiedad. Dice el proyecto que el estado mexicano se va a quedar con las empresas. Que las empresas van a tener un consejo de administración privado, que el estado va a tener nada más que un par de miembros en los directorios las empresas van a ser fraccionadas, divididas, etc.

Bueno, en realidad no van a ahorrar en nada, el estado se va a quedar con los edificios y las empresas privadas se van a quedar con los beneficios y con los recursos. Y las divisiones en empresas van a multiplicar las burocracias administrativas llenas de directores y jerárquicos cobrando sueldos extraordinarios y todo a costo del aumento de las tarifas y los valores internos, que va a terminar pagando los usuarios. Todo este circo de enriquecimiento de cierta burocracias, que forman parte de lo que llaman la conceptualidad de la administración eficaz, es una mentira.

El estado necesita la renta petrolera y la renta eléctrica para desarrollar la obra pública y para mejorar la infraestructura y la vida general del país. Las empresas privadas al considerar todo esto no un servicio social sino una mercancía, toman la renta y se la llevan distribuyen entre su personal jerárquico y sus directores, que van a ser voraces a la hora de pedir que las acciones de las empresas den utilidades todos los años. Y le van a explicar al pueblo que es necesario seguir aumentando las tarifas en el tiempo y que además hay que tener políticas del estado destinadas a reparar todo lo que rompan las transnacionales, porque estas no van aponer nada nuevo, no van a poner líneas eléctricas nuevas, no van a hacer perforaciones petroleras nuevas.

Van a agotar lo existente y cuando por el propio crecimiento y la dinámica de la economía, el crecimiento vegetativo del país se requiera más servicio le van a reclamar al estado, van a decir que tiene la obligación de satisfacer la necesidades de consumo de los mexicanos.

Fermín Paz: Lo que dije antes, voy a centrar un poco más. Iberdrola es la empresa que tiene mayor valor bolsistico en España. A continuación esta Endesa y entre las dos tienen el 60% del mercado eléctrico Español, la tercera que es gas natural UniónFenosa tiene el 10% . Entre las tres llegarían al 70% una cosa muy lógica que todo el mundo lo entiende.

Si Iberdrola tuviera garantizado en el estado español, Europa, en sus fronteras cercanas una tasa reposición del capital al 5 o 6% no vendría a México. No se desplazaría 5 mil, 6 mil kilómetros a otros territorios. Cuando viene a México es que cree que aquí va a tener unos beneficios superiores a los que obtiene en el sitio original y además lo lógico es que no va a hablar con el pueblo.

Hablará con el gobierno mexicano, se le pondrá más facilidades y a continuación -lo que van a tratar esta semana- el formalismo para que Iberdrola con todas las negociaciones (que el pueblo mexicano no sabe que se dijeron) llegará aquí para conseguir esa tasa de reposición de capital, para después reinvertirlo en los beneficios.

Y les va a pasar otros dos fenómenos, que me atrevo a ya decirlos porque – nada se hace nuevo en ningún sitio son pequeñas matizaciones- se va a crecer el diferenciar entre potencia instalada y demanda de energía eléctrica, se va a crear una ficción para que haya mercado hay que crear la ficción. Y para que entre en competencia hay que crear mucha potencia instalada, porque si realmente la potencia instalada que hay que en estos momentos ya tiene un excedente del 40% sirve para cubrir la demanda, no entra en competencia toda la potencia instalada que es para cubrir la demanda. Entonces se va a crear mucha más potencia, van a traer tecnología nuevas. Iberdrola les va a decir estas son más eficientes, le va a hablar del gas los ciclos combinados y las energía renovables.

Va a haber que pagar esas inversiones, lo van a pagar los mexicanos, con lo cual van a conseguir una potencia disparada y después la demanda y después lo que está en estos momentos -supongo- habrá grupos de reunión técnicos explicando y formalizando lo que es el mercado. Dirán mira el mercado tiene que funcionar así hace falta estos agentes y todo eso y esto hay que pagarlo. Cuando paguen una tarifa eléctrica los mexicanos son los que van a pagar todos estos costes. Iberdrola no se va a hacer cargo de nada, todo esto lo van a pagar los mexicanos. Por tanto van a tener tecnologías que no van a ser más eficientes y que van a anular instalaciones que ya hay en México con sus trabajadores y con todos sus equipo y estructuras.

Y los equipo de dirección que no piensen que los desplazamientos de personal van a ser sólo por la parte de abajo, sino que va a pegar en todos los niveles y van a llegar la estructura de dirección del nuevo equipo que hace la inversión y se van a hacer cargo.

Lo que hacen en estos momentos los legisladores es vaciarse de contenido y ajustarse a las peticiones que les hacen las empresas transnacionales para invertir. Esto es una preparación para el desembarco. La única diferencia con la etapa colonial, es que antes venía al mandato de un soberano para obtener unas mercancías, para después llevarlas allá -y quito los aspectos ideológicos y religiosos-. Hoy su religión es el capital, más beneficios, a cambio de participar aquí. Si no se hubieran quedado allá, si no pensaran que en México van a tener beneficios de tasas de retorno del 9, del 10, del 15, del 20% no vendrían aquí y cuando hagan todo lo que tienen que hacer y ya no le rindan beneficios, se volverán o buscaran otros mercados.

La última consideración, las empresas eléctricas españolas su balance, su cuenta de resultados depende básicamente, fundamentalmente el margen de negocio de lo que tienen fuera del país y con eso creo que digo todo. A buen entendedor sobran palabras.

Estamos en crisis, porque siempre estamos en crisis, los trabajadores y el pueblo. La masa monetaria es la misma, lo único que hace el capitalismo es cambiar de manos el capital. Y en España cada vez hay más pobres y cada vez hay menos ricos, pero que ganan mucho más. La redistribución con el fenómeno del capitalismo simplemente la llamada clase media desaparece. Esa gente que tenía un trabajo digno que podía pagarse todos sus consumos y que no tenía grandes preocupaciones, pues ahora esa gente también va a pasar a abajo y se da cuenta que es pueblo y realmente está sometido a los decignos del capital.

Y, bueno, todo lo que estamos viviendo en otras partes del mundo es como nos planteamos que debe estar cercana la hora de la rebelión, que este sistema no vale, que tiene muchas cosas que mejorar y que la democracia consiste en saber lo que hacen para que lo hacemos y el dinero que gastamos para que sirve y queremos. Lo único que queremos la gente es tener una vida digna, tener un trabajo y supongo que la aspiración del ser humano es ser lo más felices posibles, sabiendo que hay que trabajar para vivir y que la vida que todos tenemos derecho a vivirla de la mejor manera posible.

Gabriel Martínez: Yo creo que así como nosotros como trabajadores hemos ido aprendiendo de este proceso en función de la experiencia, el capitalismo también aprende en función de la experiencia. Los albores del modelo neoliberal, la apropiación de los activos físicos de los estados -que el estado no entrega por vocación su fuente de recursos y su manera de desarrollar niveles de vida dentro de su espacio territorial- lo hace muchas veces impulsado por necesidades.

En el caso de la Argentina la necesidad fue una debacle económica a fines de los 80, una abultada deuda externa contraída durante un periodo militar, del gobierno militar, y una hiperinflación que se desarrolla durante el primer periodo democrático, que llevó a una decisión que parecía que era única o se entrega todo el activo físico del estado, en función de la obtención de dólares para pagar la deuda externa y mejorar la situación interna o entramos en una situación de disolución del estado nacional donde ya algunas provincias, intentaban buscar situaciones de independencia, para poder desarrollar su vida, sin la carga de los problemas económicos de los demás.

En esa situación de extrema crisis se decide el tema de la privatización y aparecen discursos como que privatizar no era tan problemático, que el empresario privado tenía una mejor misión que el estado y tenía menos ataduras y menos problemas políticos, que sabía resolver los problemas más rápidamente y que los trabajadores no tenían que preocuparse porque de último iba a entrar mucho dinero. Es más, hasta los jubilados iban a vivir bien en la Argentina, porque iban a ser los principales beneficiarios de los dineros obtenidos por la privatización.

Al día de hoy después de veinte pico de años de privatización, en la Argentina no tenemos reservas de petróleo, no tenemos reserva de gas, tenemos tasas elevadas de desocupación y pobreza. Enormes subsidios al sector energético por parte del estado nacional que entrega miles de millones de dólares anuales para que los precios internos de la luz, el gas, el agua, transporte público, comunicación no se disparen en función de los valores internos que han adquirido los insumos primarios, petrolero y gas en boca de pozo.

Aquí pueden decir que no se preocupe el trabajador, no hay problema le vamos a pagar bien. Digo cada espacio, cada país, cada nación desarrolla su historia, los acontecimientos. Seguramente no van a ser calcados a como lo vivimos nosotros, pero hay una cosa que tiene que ver con la racionalidad. ¿Por qué empresas privadas van a venir a hacer beneficencia del estado mexicano, por qué empresas españolas, italianas, norteamericanas, japonesas, chinas, etc van a venir a territorio mexicano a mejorar la vida de los mexicanos graciosamente?

Viene a hacer sus negocios y tomar tasa de ganancia. Si para hacer eso tienen que elevar tarifas lo van a elevar, si para hacer eso tienen que dejarlos sin reservas petroleras lo van a hacer, si para ganar tasa de ganancia tienen que echar trabajadores, los van a echar y el problema va a ser problema de los mexicanos.

Van a tener que procurarse recursos agotados, van a tener que resolver problemas sociales de características muy mensurables y van a tener que resolver problemas políticos de aquí en más que se van a presentarse y que los partidos políticos no van a tener capacidad de resolver.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: