Dinero con Enrique Galván Ochoa

Publicado el Agosto 29, 2014, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

006o1eco-1

En dónde se perdió el ideal de las elecciones organizadas por y para los ciudadanos? ¿Por qué en otros países casi no cuestan a los contribuyentes? ¿En qué momento se apoderó la partidocracia de las instituciones encargadas de organizar los comicios?

El nuevo Instituto Nacional Electoral –el descendiente del IFE– está pidiendo al Congreso un presupuesto sin precedentes para organizar las elecciones del año próximo –y eso que no es una presidencial: 18 mil 572 millones de pesos. Y alegrémonos: el presidente del INE, Lorenzo Córdova, dice que esta cifra es menor en 902 millones de pesos a la que originalmente habían configurado. ¡Suertudos que somos los mexicanos! Se gastarán 2 mil 618 millones de pesos más que en la elección presidencial de 2012. El número de consejeros subió de nueve a 11. (Hay que darle chamba a los cuates).

Actualmente cada uno de ellos tiene un sueldo de 252 mil 823 pesos mensuales, lo que los ubica como los terceros mejor pagados del Estado mexicano, sólo por debajo de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Una de sus primeras actuaciones resultó lamentable: la mayoría se resistió a impugnar la reforma peñanietista por la cual –entre otras calamidades– el gobierno puede espiar las comunicaciones. Democracia mala y costosa.

Kafka en la economía

La economía de Estados Unidos creció entre abril y junio 4.2 por ciento, dos décimas más de lo esperado. Se trata del crecimiento más acelerado desde el tercer trimestre de 2013. De acuerdo con analistas del banco BBVA USA, este repunte se debe al aumento en la inversión privada, especialmente en el sector residencial. Aun así, la inversión no se está expandiendo tan robustamente como se había esperado, lo cual es sorpresivo. El consumo de los estadunidenses permanece saludable, aunque por debajo del promedio previo a la crisis.

Serán las exportaciones el componente que más aporte a la economía en los próximos años, especialmente dadas las optimistas previsiones de producción de energía en Estados Unidos. Aquí es donde entra México: las importaciones de gasolina y gas han contribuido a la renovada pujanza de la economía estadunidense. Pemex ya está haciendo fila para comprarle petróleo crudo también, en cuanto los vecinos levanten la prohibición.

La corrupción ¿se cura sola?

Dice el presidente Peña Nieto que la corrupción es un fenómeno cultural y social y que a través de la educación en una, dos o tres generaciones se podrá abatir. Pero ¿y mientras tanto? En estos días la prensa española se ocupa de este intrincado asunto. El empresario Jordi Pujol Ferrusola, está siendo investigado por el juez Pablo Ruz por haber cobrado comisiones, por medio de una empresa fantasma, defraudando al fisco, en al menos cinco ayuntamientos mexicanos (Acapulco, Puerto Vallarta, Querétaro, Ecatepec y el Distrito Federal), supuestamente por asesorar proyectos de manejo de basura. Además se le acusa de haber obtenido un beneficio de 13 millones de dólares de comisión en la venta del megaproyecto turístico Azul de Cortés, en Baja California Sur, pero declaró haber ganado sólo un peso.

Pujol Ferrusola es consuegro del presidente ejecutivo de Grupo Minera México, Xavier García de Quevedo (están casados sus hijos Mercé Pujol con Ignacio García de Quevedo) y es a través de esta relación que se presume que ha obtenido acceso al entorno empresarial y político en nuestro país. El padre de Jordi, o Junior, como es conocido por sus amistades cercanas, es Jordi Pujol i Soley, ex presidente del gobierno de Cataluña, que actualmente está acusado de corrupción, específicamente de fraude fiscal, por haber ocultado a la hacienda pública española una fortuna de mil 800 millones de euros en paraísos fiscales de Europa y América. Lo que no saben fascinerosos como éstos es que con el sólo paso del tiempo una mano invisible los llevará a la senda del bien. (Gulp!!!)

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: