Gatopardismo mexicano

Publicado el Septiembre 6, 2014, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Manu_Dornbierer
Manú Dornbierer

Satiricosas

Gatopardismo mexicano

No hay otra forma de entender al PRI actual: Su “filosofía”, es puritito gatopardismo cuyo planteamiento toral sería: “Si queremos que todo vuelva a ser como fue durante 71 años hay que hacer que todo cambie”. Es evidente que ellos quieren volver al priísmo absolutista de siempre cuando “El Señor Presidente” acaparaba todo el poder, por más que pretendan camuflar sus medidas de “renovadoras”. La añoranza de esos 71 años de dictadura perfecta es el sustrato de su actual “modernismo”.

Nada nuevo bajo el sol: Los gobernantes hacen creer a sus gobernados que los sacan del corral y en realidad los hacen dar vueltas hasta regresarlos al mismo punto de supuesta partida. Sólo que ahora los borregos ya no son todos y muchos están enojados. Han despertado y gritan en las redes sociales, que cada día son más poderosas que la propia Televisa.

Antes de seguir adelante, los invito, lectores, a rendir un mínimo homenaje a Giuseppe Tomasi di Lampedusa (Palermo, Sicilia, 1896-Roma 1957) que escribió excelentes relatos y una sola novela “Il Gattopardo” para volverse mundialmente célebre con una frase: “Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambie”. (Si queremos que todo quede como está, se necesita que todo cambie”). Se cita esta frase cada vez que un país anuncia con bombos y platillos que ahora sí, no cabe duda, está decidido a cambiar, como hoy acontece en nuestros lares. Hay una película del mismo nombre dirigida por Luchino Visconti en 1963, con Claudia Cardinale, Burt Lancaster y Alain Delon. Lampedusa escribió la novela entre 1954 y el año de su muerte, 1957. No tuvo el gusto de verla publicada por Mondadori, la editora hoy del inefable “televiso italiano”, Berlusconi, que la rechazó (sea dicho de paso ya no está en México con la editora Randomhouse).

Lampedusa fue un noble taciturno, muy “hijo de mamá” que por fin se casó, un gran lector y meditador, que describió cómo los aristócratas manejaron la revolución de Garibaldi o sea la Unificación de Italia para seguir siendo parte del poder y los privilegios, en suma lo que siempre hacen los “de antes” para no quedar fuera de la jugada del nuevo Poder, como los porfiristas mexicanos después de la Revolución. La novela se publicó póstumamente en otra editorial, en 1958, y en 1959 recibió el premio italiano máximo “La Strega”. En 1960 llevaba ya más de cincuenta ediciones y era el primer best seller italiano. Finalmente, la famosa frase célebre que hoy se aplica a nuestra actual situación política quedó así: “Que todo cambie, para que todo siga igual”.

¿CÓMO FUNCIONA EL ACTUAL GATOPARDISMO MEXICANO?

Muy fácil. El secreto está en las leyes secundarias. Se hicieron las reformas que aparentemente suenan novedosas, algunas hasta avanzadas y justas, pero las leyes posteriores retoman los candados de antes y no se puede avanzar como sociedad. El Ejecutivo retiene el verdadero poder, no el pueblo y ni siquiera los organismos supuestamente autónomos como el IFETEL y el IFAI entre otros. Ha habido hasta un retroceso grave en ellos y en otros como el IFE –INE. ¡Qué dineral gastaron para cambiar el nombre! Ahora bien, ¿es moderno eso de que sean las compañías extranjeras las que dispongan como quieran, con Pemex o no, de nuestro petróleo? Es ANTICUADÍSIMO. Así sucedía con Don Porfirio.

Sólo cambió en 1938 con la expropiación del petróleo de Lázaro Cárdenas. El PRIAN nos volvió a lo establecido a principios del siglo XX. Y todavía, Madero, El Detestable, que se permite llamar a México “méndigo país”, pretende que es un adelanto “cultural” del PAN. Fundado en 1939, un año después de la expropiación y muy probablemente financiado por las compañías extranjeras explotadoras, hoy el derechista y traidor PAN por fin les cumple y se ufana de ello, como “triunfo cultural”. No tiene vergüenza.

INNOVADOR de verdad, hubiera sido combatir en serio, a fondo, la corrupción generalizada en los gobiernos de México, empezando por Pemex, y poner a trabajar en transparencia y en la mayor ética a la compañía paraestatal, pilar de la economía del país. Pero para ello hubieran tenido que meter a la cárcel a los priístas que minaron a Pemex con Carlos Salinas, a la cabeza, y la banda de panistas que asaltó a la empresa: Fox, Fecal, César Nava, Bribiesca, ah, y su madre. El PRI de hoy es gatopardista a morir.

Favorecer al pueblo hubiera sido, eso sí, algo nuevo en este país. Pero en cambio suben los impuestos y le aumentan a la canasta básica. ¿Y cuándo se ha visto que construir un aeropuerto por precioso y necesario que sea, EN UN LAGO, sea lo indicado, moderno, nuevo, avanzado? Secar lagos y llenarlos de construcciones es una de las más antiguas maneras de convertir una metrópoli en una ciudad monstruosa de 30 millones de habitantes hacinados, que tarde o temprano ya no serán sostenibles. Reponer algo de los lagos y los bosques de Tenochtitlán en la medida de lo posible eso sí sería nuevo y benéfico. César Buenrostro, cuando estuvo con Cuauhtémoc Cárdenas, quería hacer un lago donde hoy está la plazota comercial de Interlomas. Pero no lo dejó El Dinero, desgraciadamente. Lo que no han entendido los priístas es que los mexicanos no son ya una masa dormida.

¿MANCERA PRIANISTA?

Ojalá el actual Jefe de gobierno de la Capital no vaya a cometer la barbaridad de entregar la Ciudad de México al PRIAN. México, DF, desde 1997 está en manos de una izquierda bien que mal progresista y competente que ha demostrado al país y al mundo que es capaz de gobernar bien una de las ciudades más complejas del orbe y que ha sabido mantenerla y proporcionar a su población más seguridad, una cultura importante y opciones diferentes, con todo y los ataques políticos. Lástima que la vanidad de Marcelo Ebrard -y quizás algo más- haya ensuciado esa buena reputación con la línea 12 del metro. Pero Miguel Mancera, diga lo que diga su propaganda personal, parece tener demasiada simpatía por el PRI, mucho más que cualquier otro de los jefes de gobierno anteriores.

¿Será por eso que ha bajado su popularidad que por cierto en las elecciones del 2012 fue sospechosamente alta ya que ganó con algo así como el 60% de votos y no era pa´tanto? Después de dos años ha bajado a 39% de aceptación, a diferencia de AMLO que en iguales circunstancias gozaba del 62.50% de las simpatías como Jefe de gobierno, y Marcelo Ebrard del 50%. Quizás remonte Mancera con el aumento al salario mínimo que es algo indispensable ya. Lo único malo es que si esta medida no se propagaba en otras ciudades va a atraer al DF más gente… y a ver qué hace.
Este mes de agosto el DF fue feo y padeció la ciudad un tránsito infernal, pero además medidas draconianas impuestas a los automovilistas que al parecer no remediaron nada. Es muy posible que la popularidad de Mancera haya disminuido por este tipo de asuntos.

Una ambulancia en una vía rápida fue amonestada por detenerse a recoger un herido. Los esbirros de tránsito de Mancera, sin criterio, infraccionaron a la ambulancia y la hicieron moverse. El herido murió. Hay una verdadera persecución de las grúas que se llevan los coches y de unos autos que ponen “arañas” en las llantas delanteras. Como pertenecen a compañías privadas y les pagan por vehículo fastidiado, pues ya se imaginará. La línea 12 del metro, mala herencia del irresponsable Ebrard, puede ser otra gravísima razón.

En todo caso Mancera debe tener mucho cuidado, le tienen tamañas ganas al DF. Por cierto ¿qué le pasa a César Camacho (lo conocí inteligente) hoy jefe priísta, que no ha destituido al rey de la basura, Gutiérrez de la Torre, gran consumidor de “edecanes”, prostitutas pagadas por el erario? ¿Para eso los mexicanos pagamos la dizque democracia más cara del mundo? Los votos que le junte este descarado gordo serán muchos menos que los que perderá el PRI por sostenerlo. Las mujeres, de hierro o no, ya no se dejan ver la cara como antes.

¡CANCELEN AL PARTIDO VERDE “ECOLOGISTA”!

Un grupo promueve la “Cancelación del registro del Partido Verde Ecologista de México” de los González Torres, y tiene razón. Están hartos, dicen, del Niño Verde, mejor dicho el Niño Muerde que tira impunemente prostitutas extranjeras por su balcón.

¿Y quién lo defiende y defiende el FRACKING? El yerno de Don Beltrone, nada menos.

“El senador Pablo Escudero, coordinador de la fracción del PVEM, yerno de Manlio Fabio Beltrones, tiene la desvergüenza de hacerse cargo, en nombre del PRI y el PAN, de la defensa en el pleno, de la técnica de fracturación hidráulica o fracking, en los debates de las leyes secundarias de la reforma energética. Argumenta que no se dañará al medio ambiente con esta técnica; se jacta de haber leído más de 70 estudios científicos que desmontan los “mitos” de los ecologistas sobre esta técnica y hace una larga lista de los lugares donde sí está permitida en EU y Canadá. Olvida, desde luego, hablar de los muchos lugares en los que sí está prohibido en esos países: el Estado de Nueva York, Vermont, Quebec, así como en otras naciones enteras, como Francia o Bélgica y otros en los que ha sido abiertamente rechazado por medio de muy exitosas protestas, como en Polonia y Rumania.”

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: