Niños migrantes son detenidos arbitrariamente en México: estudio; violan sus DDHH…

Publicado el Abril 14, 2015, Bajo Investigación, Autor Soquito.

Migrantes

La investigación llegó a la conclusión de que las autoridades de inmigración mexicanas no han logrado detectar adecuadamente las necesidades de protección internacional de los niños y no se les informa sobre su derecho a solicitar asilo.

Ciudad de México, 14 de abril (SinEmbargo).- El Instituto de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown develó un nuevo informe en el que concluye que los niños migrantes detenidos en México están siendo detenidos arbitrariamente lo que conlleva a que violen sus derechos humanos básicos, además de que la duración en los centros detenciones son excesivas y las condiciones no son óptimas con el fin de que no soliciten asilo.

De acuerdo con el documento cuya copia posee el portal estadounidense Mother Jones, los menores de edad se encuentran hacinados, en un lugar muy caliente, donde la comida es “terrible” y la “situación es peligrosa porque nos pusieron junto con las maras [pandillas centroamericanas]“, tal como le confesó una adolescente de 15 años de edad recluido en un centro de detención migratorio a los investigadores de la Universidad.

La nota del portal firmada por Edwin Ríos, indica que el estudio fue publicado este lunes, y que la investigación llegó a la conclusión de que las autoridades de inmigración mexicanas no han logrado detectar adecuadamente las necesidades de protección internacional de los niños y no se les informa sobre su derecho a solicitar asilo.

“Por desgracia, la realidad para la mayoría de los niños migrantes detenidos por las autoridades de inmigración mexicanas se caracteriza por la violación en lugar de la protección de sus derechos humanos”, concluye el informe.

El grupo de investigadores de Georgetown entrevistó a 65 niños que viajaron solos o acompañados. En algunos casos se habló con sus padres, funcionarios públicos, trabajadores de ayuda humanitaria y pobladores en la ciudad fronteriza mexicana de Tapachula y en Ciudad de Guatemala.

El reciente aumento de las pandillas y la violencia de género, junto con las dificultades económicas en sus países, ha llevado a los niños y a sus familias a huir del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, conformado por el Salvador, Guatemala, y Honduras.

Aunque el número de niños que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México se disparó a 68 mil 541 en el año fiscal 2014, se estima que de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos aprehendió sólo a 37 mil menores migrantes en el año fiscal 2015.

Mother Jones consultó a algunos expertos que afirmaron que la disminución puede atribuirse a intensificación de la detención en México, agravando un sistema ya viciado de detención de inmigrantes.

La investigación encontró además que los niños migrantes en la estación de Tapachula están recluidos por “períodos largos e impredecibles”, esto a pesar de que la ley mexicana requiere que los menores no acompañados sean transferidos inmediatamente a refugios locales.

De los 6 mil 718 niños detenidos en el centro de detención Siglo XXI de Tapachula durante el año 2013, mil 121 de los menores se celebraron allí entre 15 días y 300 días. Sólo 422, o 6 por ciento, fueron colocados en refugios locales.

Un psicólogo que trabajó con los niños migrantes en un refugio de la ciudad, dijo que su detención prolongada resalta la preocupación que se tiene sobre la solicitud de protección internacional. “Son muy pocos [los niños que solicitan asilo]“, dijo el especialista a los investigadores de Georgetown. “Lo que les asusta es la perspectiva de ser detenido durante tres meses”.

Las malas condiciones en el centro de detención Siglo XXI también disuade a los niños migrantes en busca de asilo. Una vez que las familias son detenidas, los miembros están separados por la edad y muchos detenidos informaron a Mother Jones que inclusive algunas pandillas de las que habían huido los habían seguido hasta ese lugar.

Los investigadores de la Universidad estadounidense también observaron que los funcionarios de inmigración mexicanos -que están legalmente obligados a evaluar a los niños de asilo y otras formas de alivio de la deportación- no informaron a los menores que tenían derecho a la protección internacional.

Ninguno de los niños que el equipo de investigación de Georgetown entrevistó en el centro de detención del Siglo XXI fue informado por los oficiales de protección de menores u otros funcionarios de inmigración sobre el derecho a solicitar asilo.

Además, pocos de los inmigrantes que solicitaron protección internacional en México la recibieron, según informó la Comisión para la Atención de los Refugiados.

De los mil 165 casos resueltos entre enero y septiembre de 2014, sólo 247 fueron reconocidos, a pesar de que la Comisión recibió 17 por ciento más de las solicitudes de asilo en los primeros ocho meses de 2014 que en todo el 2013.

Por Redacción / Sin Embargo abril 14, 2015 – 21:54h
Foto: Cuartoscuro

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: