El nuestro fue un golpe autoritario con tufillo a dinosaurio;luchamos para que no se consuma el ataque: Aristegui

Publicado el Mayo 10, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

fGwkqI_1_400x400
10 de mayo, 2015.- Revolución TRESPUNTOCERO).- El panorama para la prensa en nuestro país cada vez se torna más complicado. Los periodistas y medios de comunicación deben afrontar una situación de peligro latente, en donde agresiones físicas- en que el peor escenario es el homicidio- y golpes autoritarios para callar las voces críticas, son prácticas constantes que deben esquivar quienes intentan llevar información a la sociedad.

Como lo señaló Freedom House, México es considerado un país no libre para la prensa, debido a que existen diversos factores que limitan el ejercicio de los medios y periodistas. Entre estos factores, por supuesto, la violencia ocupa un lugar preponderante así como la concentración de medios.

Al respecto, la periodista Carmen Aristegui aseguró que el panorama para la prensa en el país es desolador, porque “vamos empeorando” en cuestión de libertad para el ejercicio de los periodistas y los medios.

Al hablar sobre el informe presentado por Freedom House sobre la libertad de prensa en México, Aristegui señaló que este análisis de la situación deja claro que a nivel mundial se ha presentado un deterioro considerable en la materia, mismo que ha llevado a considerar el periodo entre 2014 y 2015 como el peor en una década para la prensa.

“El terrorismo, los grupos violentos son parte de ese conjunto de situaciones que han ido restringiendo consistentemente las libertades. Esto es algo como: menos libertades a cambio de mayor seguridad, no queda muy claro, pero la ecuación que se ha diseñado en los últimos años ha sido para poner en fase de restricción a las libertades con respecto a la prensa”, señaló.

Por otro lado comentó sobre las relaciones que existen entre gobierno, empresa y periodistas, una combinación que, dijo, ha resultado trasgresora de la libertad de expresión.

“Esa fórmula, que en un modelo ideal debería ser benéfica para la sociedad, una buena combinación saludable entre un gobierno que hace lo que le toca, con empresas que apuestan por los medios y la libertad de expresión, la información como un insumo para las democracias, y los periodistas que hacen su trabajos. Este modelo ideal, está seriamente trastocado, porque no hay una funcionalidad democrática”, manifestó.

Al respecto habló sobre su salida de la empresa radiofónica de Joaquín Vargas. Dijo que el caso “es un buen ejemplo del tipo de cosas que pueden suceder cundo no está cada quien en su lugar haciendo lo que le toca en una democracia”.

“Cuando un gobierno no hace lo que le toca respecto a la cuestión pública, cuando los empresarios no están haciendo lo que les toca, en este caso empresarios concesionarios de bienes públicos, como el uso del espectro. Y periodistas que “rebasan” el limite no escrito y tratan de hacer un trabajo crítico y hacer investigación que toca alguna fibra como el entorno patrimonial del presidente o sobre un líder que queda exhibido-pero no juzgado-por la utilización de recursos públicos para construir una red de prostitución; o abusos y violaciones a DDHH como conocimos con el caso Apatzingán; o estas cosas que abren el entendimiento de asuntos graves”, señaló.

Asimismo enfatizó que cuando los periodistas amplían su capacidad para investigar, difundir e informar, es cuando se presentan casos de censura, porque esta situación produce incomodad para quienes ostentan el poder.

“Cuando los periodistas van ampliando su capacidad de decir o investigar y compartir con el auditorio es cuando se presentan casos como el nuestro. Me queda claro que nosotros llegamos al punto en donde resultaba bastante incomodo o intolerable, o motivo de enojo desde el ámbito empresarial y gubernamental (nuestra) una manera de hacer las cosas, apostando a este tipo de temas que no necesariamente están otros espacios”, explicó.

Al respecto señaló que si bien su equipo de trabajo no es el único que hace investigaciones, sí existe un espacio limitado de periodistas y medios que han apostado por la investigación. Aseveró que es necesario alentar este tipo de prácticas y no castigar o aniquilar espacios que apuestan al periodismo de investigación.

“El caso de nuestra salida de MVS, de la cual estamos batallando para que no se consume, es un buen ejemplo de lo que podría pasar o no, según uno de los puntos más importantes de una democracia que es el ámbito de la justicia. Cuando los periodistas vemos que de manera repentina e irracional, en términos empresariales, se pretende aniquilar el espacio, nos tenemos que preguntar: cuál es la mano que meses la cuna, cuáles son los motivos reales, de algo que consideramos irracional en términos empresariales”, subrayó.

La periodista explicó que la decisión tomada por MVS se considera una medida irracional, ya que dijo, si en la lógica empresarial de lo que se trata es que un programa tenga audiencia, raiting y a partir de eso hacer negocio, entonces “cuál es la lógica de aniquilar un programa que reunía básicamente todas estas características. No hay sentido ni lógica”.

“Por esto se pone en duda que haya sido una decisión autónoma de la empresa, porque no tiene ningún asidero en la lógica empresarial que haya sucedido lo que pretenden que suceda y se consume: un golpe autoritario, con tufillo a dinosaurio, que los periodistas tratamos de revertir, no sólo porque es nuestro espacio, sino porque se trata de evitar que se convierta en un precedente fácil, en una actuación fácil de realizar sin consecuencias para el que promovió una acción de esta naturaleza”, sentenció.

Manifestó que ante la batalla por recuperar el espacio radiofónico matutino, se tienen nuevo parámetros jurídicos, traídos con las nuevas legislaciones aprobadas. Señaló que a partir del recurso de amparo presentado se aspira a dar la lucha para revertir el golpe que pretende consumar su salida del aire.

“Creemos que se puede revertir a partir del diseño de un recurso de amparo, en el cual está contenido la relación del medio con la periodista. El poder judicial que tendrá que procesar una cosa que dice: a los empresarios de medios hay que entenderlos, como empresarios que tienen obligaciones distintas a las obligaciones de empresarios que no administran un bien público. La nueva ley de amparo es mucho más nítida en cuestión de que sí se puede buscar un amparo entre particulares. Porque un particular en esta caso un periodista, puede plantearle a la justicia que ese otro particular (la empresa) no tiene derecho a hacer lo que hace porque afecta derechos fundamentales que está obligado a velar como concesionario. Ese es el corazón de un recurso de amparo que se solicitó y que hay un juez que encontró materia para admitirlo y que ahora tenía de cabeza a la discusión”, expuso.

En este sentido, Aristegui dejo en claro que este caso en particular debe servir como un punto de partida para discutir lo que debe ser la relación entre gobierno, concesionarios y periodistas ya que, aseguró, hoy en día esta relación es disfuncional y no es favorable para el ejercicio de nuestras libertades.

De igual manera, sostuvo que al aniquilar el espacio matutino, no sólo se acaba con la relación laboral que sostenían ambas partes, sino se aniquilan derechos fundamentales de los perioditas y las audiencias.

“Lo único claro es que pretenden eliminar esas voces, en un tiempo en el que se trata de tener más voces, que se debería alentar a los que investigan. Este caso debe ser un botón de muestra para ver cómo se comportan los elementos de la instucional mexicana. Ya vimos cómo se comportaron los concesionarios, ya vislumbramos ‘la mano que mece esa cuna’, ahora queremos ver a la justicia, con nuevos elementos jurídicos. Hay que poner a prueba al Poder Judicial para que eso que dice la ley se convierta en una resolución especifica que hoy coloca a los periodistas a decir que los empresarios concesionarios no tienen derecho de hacer lo que hicieron”, explicó.

La periodista demandó que ahora ya no sólo el ataque se concentró en sacarla de la radio, sino, en últimas fechas se han cristalizado ataques en contra de su portal electrónico.

“Los periodistas de este grupo de trabajo queremos regresar al aire y no es el simple hecho de regresar, sino porque creemos que la propia sociedad mexicana y los periodistas debamos permitir que un golpe con esta características tan aberrantes y autoritarias prospere. Si prospera será pésima noticia”, enfatizó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: