Saskia Sassen: “Menos poder a bancos, y más a la sociedad”

Publicado el Mayo 13, 2015, Bajo Investigación, Autor Nonoy.

presentacion-om-resources-entrenamiento-en-habilidades-sociales-1-638

Publicado por: Santiago Pardilla Fernández junio 30, 2014 en Ssociólogos Saskia Sassen es una socióloga norteamericana, mejor aún, una explorada de ese mundo complejo que es la globalización y sus efectos secundarios. Profesora en la Universidad de Columbia y autora en London School de numerosos ensayos.

Varios países de Europa están pasando por una difícil crisis económica, el mundo global parece enfurecerse contra los derechos de los trabajadores, una vez por sentado: horas de trabajo, salarios, contratos de duración indefinida. ¿Es inevitable?

Este proceso, que comenzó hace 30 años, ha llegado a su más extrema brutalidad: ahora afecta a un número cada vez mayor de la sociedad: trabajadores, las pequeñas y medianas empresas, los agricultores de pequeña escala. Por esta cuestión, en mi libro “Expulsiones”, argumento un lenguaje de “más” más desigualdad, más pobreza, más suicidios de propietarios de pequeñas empresas, etc. no es suficiente para descifrar esta transformación tan profunda y radical.

Y ¿qué podemos esperar de mañana?

Conceptualmente, veo una multiplicación de las expulsiones de los confines del sistema. Y debemos recordar, que quien es expulsado, se vuelve invisible, ya no se considera… sólo hay que ver el número de desempleados que desaparecen de las estadísticas.

En varios países europeos están avanzando los euroescépticos: ¿Por qué empujan los límites de miedo?¿Por qué crecen los partidos xenófobos?

Por muchas razones. Demasiadas personas se han visto afectadas por la crisis económica y la forma en que el Banco Central, el Fondo Monetario Internacional y los gobiernos nacionales han gestionado la crisis: el dinero de los ciudadanos se ha ido a los bancos, los empleados del gobierno han sido despedidos y han retirado a los ciudadanos de las redes de seguridad social. Esto es una manera de hacer de América … y no funciona. El gran defecto de Europa era aceptar la tesis de las grandes empresas internacionales y bancos mundiales: debemos apoyar a los bancos y tenemos que reducir lo más posible el contrato social. Creo que parte de la fuerza y el éxito de la derecha tiene sus raíces en estas políticas que han destruido toda cumbre comunidades. Quien pierde su trabajo, echa muchas veces la culpa a los inmigrantes, en lugar de a un sistema más amplio y más potente. No hay que olvidar que también hubo formas de racismo en una época de prosperidad…

¿La globalización es un proceso irreversible? ¿Ahora
podemos negarse a vivir en un mundo global? ¿Cuáles son las consecuencias para un estado?

Podemos cerrarnos, pero eso significaría pasar a un sistema que es realmente elemental. Como sostengo en las “Expulsiones”, cuando tanta gente, la sociedad y las economías son expulsadas del sistema, en algún momento tenemos que entender los espacios de los excluidos. Ningún sistema de poder duró para siempre. La democracia liberal, ha traído algunos beneficios a los pueblos de muchos países y no hay que declinar (basta pensar en el estado de bienestar europeo). En mi libro “Territorio, Autoridad, Derechos” trato de encontrar la manera de cambiar los sistemas complejos. Uno de los aspectos clave es cómo las habilidades desarrolladas en un período determinado, cambian la lógica de la organización, así un sistema cambia, cuando sus valores cambian. A partir de este momento, debo decir que la forma más conveniente para proteger estas capacidades, es defender el modelo de Estado de bienestar europeo, pero cambiar a un sistema más grande, donde actualmente está orientado a la protección del capital de las grandes empresas y multinacionales. Se sacrifica a los jóvenes, empresarios, agricultores… La derrota del “proyecto social europeo más amplio” se resume en la infame declaración de la señora Lagarde: “Vamos a dar el 100 mil millones a España … oh, pero no al gobierno, esto es sólo para los bancos.” Pero el dinero es de los ciudadanos europeos, ahora controlados por los regímenes democrático-liberales y ámbito previsto de las grandes empresas. Esto acabara con la Unión Europea.

Las grandes potencias económicas y las sociedades financieras compran grandes extensiones de tierra en los países pobres en su mayoría, esto termina obligando a la gente a verter en la ciudad. ¿Cómo se puede gobernar todo esto?

Se trata de un conjunto complejo de procesos difícil de gestionar el fondo, los grandes compradores -Tanto los gobiernos como las empresas- que ofrecen grandes sumas de dinero a los gobiernos extranjeros con el fin de comprar grandes extensiones de tierra en estos países. Para dar un ejemplo real: cuando se compraron 2,8 millones de hectáreas de tierras para cultivar palma aceitera, eliminaron la flora y la fauna, los pequeños agricultores, los asentamientos rurales y distritos rurales productivos, por lo tanto, estas migraciones a las ciudades son el resultado de la brutal expulsión de la tierra, una brutalidad cultural.

Escribió un ensayo sobre la ciudad global: ¿Puede explicar qué son y qué características tienen?

Lo que me impulsó a trabajar en ese proyecto a finales de los años 80 fue la consideración de explicar la dominación economía en la globalización, de la hipermovilidad del capital y de las empresas, las tecnologías de la comunicación global, la neutralización del espacio y la distancia. Este punto de vista considera la existencia de un sistema económico mundial una cuestión de hecho, el poder funcional de las corporaciones multinacionales y las comunicaciones globales y también sugiere que nada se puede hacer por las clases desfavorecidas en una gran ciudad. Así que puse en marcha un proyecto de investigación de largo y se encontró que algunos tipos de “lugares” eran necesarios para hacer que el sistema sea hipermóvil y poderoso. La capacidad de tener operaciones globales, la coordinación y el control de contenidos en las nuevas tecnologías de la información y el poder de las corporaciones multinacionales, tuvo y sigue teniendo la necesidad de producir, a hacerse realidad. Centrándose en la producción de estas capacidades que añadimos una dimensión descuidada al problema conocido del poder de las grandes corporaciones y las nuevas tecnologías. Se hace hincapié en las prácticas que constituyen lo que llamamos la globalización económica y el control mundial: el trabajo de producción y reproducción de la organización y gestión de un sistema de producción global y un mercado mundial de las finanzas, tanto en las condiciones de la concentración económica”.

En la ciudad que nacieron los movimientos globales, cuestionando patrones actuales de desarrollo, ya no sé oye más. ¿Es una utopía que ya ha terminado?

El movimiento de Occupy Wall Street, tanto durante su época de gran visibilidad de hace uno o dos años, y en su posterior retirada de las calles, no representan la política de estilo antiguo, donde se muestra en un día una especie de desfile de carnaval. En mi opinión, el movimiento Occupy es un medio para crear habilidades sociales. Tenían que hacerlo, o no habrían soportado semanas y meses en la plaza. Escribí un artículo para el Foro de Arte sobre esto, un análisis estos movimientos, muy diferentes entre sí, hacían una función productiva. Es una respuesta al hecho de que la vida de los hijos de la clase media baja con educación, no se resuelve de acuerdo con sus expectativas, no lo hacen mejor que sus padres. Y la situación es aún peor para los pobres. Creo que estos movimientos es un paso, donde se lucha, pero también se discute de la decadencia económica, de cada vez más personas sin medios de subsistencia. Los movimientos que existen en el mundo se han puesto de manifiesto a través de algo que trato de definir el concepto de “Global Street”. Un espacio que se caracteriza por la incertidumbre, donde hay una especie de vínculo inevitable entre el poder y la falta de poder en un espacio urbano. El sistema de las corporaciones globales se dedica a lo que puede ser mejor descrito como una especie de robo a gran escala a través de los rescates y las inyecciones de liquidez, junto con otras formas de acceder a los recursos de los estados y de los impuestos de los ciudadanos. Digo robo agravado, ya que va mucho más allá de los privilegios de largo plazo que gozan las empresas y las familias más ricas de todos nuestros países. Esto explica en parte por qué la clase media en todo el mundo, desde Chile a Egipto a la India, salieron a las calles a protestar de diferentes maneras. Las protestas son de un problema particular que desencadena en protesta callejera, pero se relacionan con una mezcla más amplia de la injusticia. Siento que hay algo que sucede en todo el mundo que están movilizando a la clase media, el más modesto de todos los grupos sociales.

¿Esa es la clase media en las calles?

Se dice que las clases medias son las que más se han beneficiado de la creación del Estado moderno por el transporte público, la escuela pública, la salud pública, los programas de vivienda pública y la creación de puestos en el sector público. Pero el sistema está cayendo en pedazos… los movimientos Occupy son una especie de alarma frente a la decadencia del “Estado liberal”.

Artículo traducido del italiano por Santiago Pardilla. Original: firenze.repubblica.it

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: