Se confirma la ‘revolución’ municipal en España; vuelco en principales ciudades

Publicado el Junio 13, 2015, Bajo Internacional, Autor LluviadeCafe.

ESPAA_~1

LA JORNADA

En los municipios de todo el territorio español se confirmó hoy la revolución silenciosa e implacable que está cambiando definitivamente el tradicional bipartidismo heredado de la transición a la democracia de 1978. Madrid, Barcelona y Valencia, así como varias decenas de pequeñas y medianas ciudades, vivieron una jornada histórica, con el pueblo llenando de nuevo las plazas públicas para vitorear a sus nuevos mandatarios, y se convirtieron en los estandartes del cambio que pretende regenerar la democracia y expulsar para siempre la corrupción, el nepotismo, el abuso de poder y el desdén ante las necesidades y exigencias de la ciudadanía.

Mientras el derechista Partido Popular (PP) asistió impotente a la perdida de numerosos bastiones de su poder territorial, convertido en la formación con la que nadie -o casi nadie- quiere pactar por sus políticas de austeridad y, sobre todo, por la proliferación de casos de corrupción en su seno.

El cambio “histórico” que se vivió en la jornada de hoy en España, en la que se conformaron los nuevos gobiernos municipales resultantes de los comicios del pasado 24 de mayo, tiene tres nombres propios: Manuela Carmena se convirtió en la nueva alcaldesa de Madrid gracias a una coalición de izquierdas, impulsada por la formación emergente Podemos y otros partidos como Equo, y que contó además con el apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A pesar de ser la segunda fuerza más votada, detrás del PP, Carmena puso fin a 24 años de hegemonía de la derecha en la capital española. Un hito que se celebró con una verbena popular en la que nueva alcaldesa inauguró una nueva forma de ejercer el poder; más cercana a la población y con un nuevo escalafón de prioridades, situando en primer lugar la asistencia a los sectores más desfavorecidos por la crisis y con el objetivo firme de poner fin a los desahucios.

El otro nombre propio del cambio es Ada Colau, la nueva alcaldesa de Barcelona que impulsó su carrera política desde su activismo valiente y frontal en la lucha contra los desahucios, al ser la vocera de la prestigiosa Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y enarbolar la lucha de los más golpeados por el sistema financiero y legal. Desde su plataforma, también variopinta como la de Madrid, se convirtió en la primera fuerza en la capital catalana, pero una mayoría insuficiente para formar gobierno, con lo que tejió una alianza histórico con el resto de las formaciones de izquierda que le permitieron ser elegida por mayoría absoluta. Le arrebató el poder al nacionalista conservador de Convergencia Unio (CiU), Xavier Trias.

El tercer nombre del cambio es Joan Ribó, un veterano activista de la lucha social que recibió el bastón de mando municipal de Valencia con el apoyo de su coalición y de dos partidos más, también de izquierda, Compromis y el PSOE. Valencia pone fin a 24 años de gobiernos del PP, en los que, sobre todo en los últimos años, han aflorado numerosos y gravísimos casos de corrupción y de desfalco al erario público. Su anterior alcaldesa, la veterana conservadora Rita Barberá, decidió renunciar a su acta de concejal unos días antes para evitarse el trago de entregar el bastón de bando al candidato de la izquierda.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, a quien la mayoría señala como el principal responsable de la debacle electoral del PP, lejos de reconocer los aires de cambio de inundan las plazas del país con aire festivo, se pronunció a través de su cuenta de Twitter, en la que señaló que felicitaba “a los concejales del PP. Mi apoyo a los que aun ganando no han podido ser alcaldes por pactos excéntricos y sectarios”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: