Del sueño americano a la pesadilla por @abeloseguera

Publicado el Julio 6, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

01dhjujuhshh_focus_0_0_628_524

El pasado 4 de julio se celebró el 239 aniversario de la independencia de los Estados Unidos, la nación más poderosa e influyente del mundo. Los mexicanos como vecinos de esta gran nación hemos disfrutado y sufrido por su vecindad. Como lo dijo Bolívar: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los EU”. Nos unen más de 3,500 kilómetros de frontera, desde el Golfo de México hasta el Océano Pacífico. La relación entre México y EU no ha sido fácil, de hecho gran parte del territorio norteamericano fue arrebatado a México, quien no supo defender.

La fundación de los EU se dio principalmente por el abuso de la corona británica sobre los colonos en cuanto al comercio, la producción agrícola y los impuestos. El hartazgo de los colonizadores europeos asentados en América del norte por esos abusos, les empujó a levantarse en armas para independizarse de Inglaterra. Pero bueno, la historia está en los libros y las escuelas, sería redundar en el tema de los hechos. Pero ahora que aparece Donald Trump como aspirante a la Presidencia de los EU, vale la pena hacer una serie de aclaraciones sobre la historia de los EU que desafortunadamente muchos norteamericanos ignoran y por lo mismo son idiotizados por gente como Trump.

Independientemente que a Trump le están lloviendo trompadas por los más influyentes hispanos de los EU y las consecuencias económicas que sus negocios están sufriendo, Donald Trump representa cabalmente el estereotipo del blanco norteamericano rico, ignorante, intolerante, racista, fanático, prepotente y peligroso. Digo esto; porque en los últimos años ha nacido una corriente de esta clase precisamente, que ante la debacle económica producida por las políticas neoliberales buscan en grupos raciales minoritarios los culpables de la situación.

En el partido Republicano encontraron cobijo y fundaron una corriente interna conocida como Tea Party, precisamente en alusión al evento de 1773 cuando un grupo de colonos disfrazados de indios subieron a tres barcos ingleses, capturaron a la tripulación y vaciaron el contenido de té al mar como protesta por los impuestos cobrados por la corona británica. Los militantes de esta expresión política basan su doctrina en el extremismo de ultra derecha y amparan sus doctrinas en la Constitución de los EU, la Biblia y en una serie de mentiras contadas a ellos por gente ventajosa e intereses económicos sobre todo de la industria armamentista de los EU.

Por eso, en el Tea Party vamos encontrar expresiones de odio, sobre todo contra el Presidente Barak Obama, el primer Presidente Afroamericano. A quien acusan de no haber nacido en EU, de ser musulmán, de estar al servicio del comunismo y otras sandeces solo creídas por mentes ignorantes llenas de odio. También defienden su derecho de portar armas, y un discurso violento contra cualquier minoría racial. Desde la perspectiva del Tea Party y sus dirigentes, la mayoría de los problemas económicos y de seguridad de EU se deben a la migración ilegal. Son tan ignorantes que como Trump dice en su discurso; México es el culpable de todo esto. No quieren ver que en este momento el comercio de los EU y el de México precisamente, están sufriendo embates externos, pero no vienen de América Latina, sino del oriente, de China. Claro, los embaucadores que manejan estas masas no les dicen esto porque son ellos precisamente los propietarios de las fábricas que maquilan en China y que provocan el desempleo, la salida de capitales y el desmoronamiento de la planta productiva de ambos países.

Entre otras aclaraciones, porque he tenido oportunidad de intercambiar opiniones con personajes vinculados al Tea Party, debo decir que idolatran al expresidente Ronald Reagan, sin embargo cuando les hago notar que cuando se oponen a dos temas que para Reagan fueron cruciales y trascendentales se quedan impávidos sin saber que decir. El primero es la migración indocumentada, ya que fue precisamente Reagan quien promulgó aquella amnistía que abrió la ciudadanía a millones de migrantes indocumentados y que ha vuelto a ser propuesta por Obama. Como también la iniciativa de regular la venta de armas, que en sus tiempos Reagan lanzó como la Ley Brady, en honor a su secretario de prensa herido en aquel atentado en Washington donde casi muere él también. Misma después fue abolida por un Presidente Demócrata; Bill Clinton.

Luego vienen con los argumentos de que son seguidores de las filosofías cristianas de los padres fundadores de los EU y que por falta de seguir esos lineamientos el país ha perdido su identidad. Luego dan como prueba el hecho que en las monedas y billetes aparece la leyenda; “In God we Trust”, traducida como: “En Dios Confiamos”. Aquí es dónde estos radicales creen estúpidamente que la razón histórica les da la razón. Primero, los padres fundadores, entre ellos George Washington, Benjamín Franklin, Jackson, Jefferson, Adams y otros quizá eran cristianos, pero tanto en el Acta de Independencia como en la Constitución de los EU lo que está implícito es el carácter masónico, no el cristiano, ya que debemos recordar que como colonos estaban supeditados a la Iglesia Anglicana y al desconocer al Rey, estaban por obviedad enfrentando a su régimen religioso. Por eso se habla de una libertad de culto, bajo el concepto de no haber una religión de estado y prevaleciendo el carácter republicano y demócrata que esgrimían los valores masónicos sobre las monarquías. Cuando Washington coloca la primera piedra del Capitolio lo hace con una ceremonia masónica, no cristiana, no se lee la Biblia. Los padres fundadores de los EU si dejaron implícito que el gobierno de las trece colonias debía ser laico y haber libertad de culto. Por otro lado; la Leyenda “In God we Trust”, fue acuñada en las monedas hasta mediados del siglo XIX y en los billetes a mediados del siglo XX. Esto porque los grupos religiosos ultra conservadores conocidos como “Puritanos” comenzaron una cacería de brujas contra los masones y les acusaron de satánicos. Tan fue así que unos años antes, Andrew Jackson se vio forzado a retar a duelo a su contrincante contra la Presidencia por haber llamado ramera a su esposa, ya que era una mujer divorciada. Jackson salió herido pero mató al ofensor. Pero los puritanos fueron ganado terreno hasta que sacaron totalmente a los masones del poder y fue entonces cuando acuñaron aquella frase en las monedas. Sin embargo años después a quien considero el mejor Presidente de EU después de Washington, Franklin D. Roosevelt, también masón como Washington, impuso en el billete del dólar el gran sello de la nación con la pirámide trunca y el águila de frente, simbología tradicional masónica.

Hoy podemos asegurar que los EU fue la primera nación fundada bajo los preceptos masónicos, mismos influyeron unos cuantos años después en Francia para impulsar la Revolución bajo el lema de: Libertad, Igualdad y Fraternidad, también lema masónico. Pero personajes como Trump y Sara Palin cargados de ignorancia y radicalismo han encontrado apoyo en los estados rurales de la unión americana, dónde hay menos preparación escolar, más religiosidad y sobre todo más pobreza.

Lo cierto es: los EU igual que México está atravesando una situación económica bastante extrema. Por supuesto la enorme economía de EU sufre menos por su tamaño, pero el sistema neoliberal hace que el dinero sea acumulado en menos manos con el paso del tiempo. El esquema de bloques económicos y que los mercados mandaten la política y el comercio han quebrado a países como Grecia y Chipre. México está muy cerca de un quebranto similar. La ventaja de México sobre Grecia es la debilidad del peso, que al devaluarse vuelve al país más competitivo, cosa que el Euro actúa como camisa de fuerza en Grecia.

Si EU no cambia de rumbo, que no creo lo haga, y busca imponer las medidas económicas que usó durante los años 40s y 50s, se verá afectado por una depresión peor a la de los años 30s. Y discursos como el de Trump hará que cada día la gente blanca norteamericana le crea más sus idioteces, provocando una cacería de brujas contra las minorías, como en su tiempo en Alemania contra los judíos. Entonces la gran nación que hoy es EU será solo un recuerdo, porque su pueblo próspero y trabajador abonado por la migración será perseguido, el odio triunfará sobre la razón y el sueño americano se convertirá en una pesadilla.

abeloseguerakernion@gmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: