Toca al gobierno apretarse el cinturón, anuncia Videgaray

Publicado el Julio 7, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

videgaray
LA JORNADA

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, aseguró ayer que el gobierno federal no incrementará el endeudamiento público como mecanismo para compensar la disminución de los ingresos petroleros.

El sector público, dijo, debe volverse más productivo y tener un gasto más eficiente y eficaz. Por ello, el presupuesto de egresos para 2016, que será entregado a la Cámara de Diputados en septiembre, es una oportunidad para lograr esos objetivos, consideró.
Ante la coyuntura de menores ingresos petroleros le toca al gobierno federal apretarse el cinturón; no vamos a financiar los menores ingresos petroleros, ni aumentando ni creando nuevos impuestos, ni mucho menos incrementando el endeudamiento público. (El presupuesto de 2016) es una oportunidad para tener un gasto más eficiente y eficaz, es decir, más productivo, aseveró Videgaray Caso al participar en la Cumbre Internacional de Productividad. Un diálogo global sobre el futuro de la productividad, que se realizó en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Señaló que la metodología para diseñar el presupuesto sobre una base cero significa un trabajo de productividad que lleva a cabo el Ejecutivo federal. El presupuesto debe contribuir a que el país retome como prioridad el tema de la productividad, un aspecto determinante para el futuro de la economía y el bienestar de las familias mexicanas en todas las regiones, manifestó Videgaray.

Productividad estancada

El funcionario aseguró que el bajo crecimiento económico de México en los últimos 25 años se debe a la caída en los índices de productividad.

La explicación de fondo de por qué México creció menos que otras economías emergentes es que entre 1990 y 2013 la productividad total de los factores cayó 7.6 por ciento, sostuvo el titular de la hacienda pública con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Consideró entonces que la productividad es una asignatura pendiente para el gobierno federal, pues no hay agenda gubernamental más importante que el bienestar de las familias y el crecimiento económico con equidad y con empleos bien pagados.

Sin embargo, reconoció que hubo pocos avances. De 1983 a 2013 México tuvo un crecimiento del PIB de 2.4 por ciento, cifra inferior a la del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y muy lejos de los promedios de Brasil, de 3.1 por ciento; de Chile, 5.1, y de China, de más de 10 por ciento de crecimiento.

Al mismo tiempo, entre 1990 y 2014 la productividad cayó 7.6 por ciento, cifra que debería ser la más importante para quienes están en el sector privado y para quienes hacen políticas económicas públicas, abundó.

El funcionario afirmó que el gobierno federal trabaja en generar políticas públicas orientadas a mejorar la productividad y democratizarla, es decir, incluir en el desarrollo económico a las regiones del sur del país que no han tenido un crecimiento similar a la zona norte. En México no solamente tenemos mal distribuida la riqueza y el ingreso, reconoció, sino que hay un problema de distribución de la productividad, asentó.

En este trabajo, indicó el funcionario, no bastan las reformas estructurales, sino que se requiere una política industrial moderna y proactiva, con la participación del sector privado, indicó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: