@lopezobrador_ | #MorenaEdoMex: ¿democracia o corrupción? ¿morenos o PRI-higinios? #Texcoco

Publicado el Septiembre 30, 2015, Bajo Política, Autor @Sociologuito.

Morena-la-esperanza-de-México-logo

MORENA Estado de México enfrenta una verdadera batalla por su futuro. Las alternativas no son muchas: corrupción o democracia, podredumbre o esperanza, partido autónomo o delegación del PRI, prihiginios o morenos.

En la batalla existen dos cosas claras: los miles y miles de ciudadanos que ayudaron a construir MORENA se están viendo lentos, manipulables y hasta débiles. Les ha faltado el carácter necesario para frenar el crecimiento del PRI dentro de su propio partido. Les ha faltado el temperamento necesario para detener el notorio avance de la corrupción que invade ese partido.

Han caído en la inocente posición de pelear democráticamente contra el corrupto. Los priistas, a través de los prihiginios, los han invadido en todos los municipios. El PRI ha logrado su objetivo: distraer a MORENA del Estado de México en una disputa interna absurda, desgastante e innecesaria. Los militantes de MORENA no están atentos a lo que pasa afuera de su partido, sino ocupados en contener, y ni eso pueden, a los prihiginios.

Estos, por su lado, conocedores de las estrategias internas de los partidos políticos tejen todos los días la teleraña. Mientras los morenistas discuten de buena fe cómo crear su partido, los prihiginios infiltran los comités municipales.

Desde afuera no se entiende cómo fue posible que los morenistas permitieran el crecimiento del PRI adentro de su organización. No es posible que hayan creído que el triunfo de los prihiginios en Texcoco fue un logro democrático de su organización. MORENA no ganó Texcoco, el PRI se los regaló. El objetivo de los priistas era claro: fortalecer a los prihiginios para que estos tomen el control absoluto del partido. El viejo y gastado truco del caballo de Troya sigue funcionando.

Los prihiginios convencieron a los inocentes morenistas de que por la vía democrática interna ganaron la coordinación de la fracción parlamentaria en el Congreso. La noticia no es alagadora para los morenistas. Se debe entender como lo que es: una lápida, una entrega, un ponerse en cuatro patas ante el PRI, un arrastrarse para lamer la bota de a quien dicen combatir.

Cómo quieren que se los digamos: o los morenistas se ponen las pilas o mejor de una vez que enarbolen la bandera del PRI. Digo, para qué andan con simulaciones.

A los auténtico morenistas debería darles vergüenza, coraje, indignación o algún sentimiento mínimo de que los priihiginios enarbolen los principios de MORENA. Tanto que lucharon para crear algo sano y están terminando como empleados de tercera categoría del PRI.

La tumba ya está cavada. Los enterradores ya tienen las palas en la mano. Una vez que tomen el control de la dirección del partido en el Estado de México ya nada más falta meter a MORENA en el hoyo, echar la tierra y escribir el epitafio: aquí descansa en paz la lucha de miles de personas que creyeron en la democracia.

Algo de esperanza queda. Pero si los morenistas no son capaces de parar a las ligas menores del PRI dentro de su partido, francamente no tienen nada qué hacer en una lucha constitucional frente al grupo Atlacomulco. O lo hacen ahora o no aparezcan llorando mañana. Escribe Edmundo Cancino.

Fuente: lector24.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: