“Si siguen metiéndose en la lucha, para la otra los desaparecemos”; amenazan policías a maestros

Publicado el Noviembre 17, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

desalojo-cnte3

REVOLUCION 3.0
“Si siguen metiéndose en la lucha, para la otra los desaparecemos”, advirtieron elementos de la policía estatal de Tlaxcala a dos de cuatro profesores que fueron detenidos por participar en diversas manifestaciones en contra de la evaluación docente realizada este fin de semana en varias entidades de la República.Además de la advertencia de los uniformados, los profesores fueron víctimas de agresiones físicas cuando eran trasladados de la Universidad Politécnica del estado –ubicada en la comunidad de Zacatelco y una de las escuelas que fungió como sede del examen- a San Juan Huactzinco.

Agustín Sánchez, integrante del Consejo Central de Lucha de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Tlaxcala, explicó en entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO, que decenas de profesores acudieron a las sedes donde se llevarían a cabo las evaluaciones para conminar a sus compañeros a no presentar la prueba; sin embargo, “no contamos con que el gobierno quisiera instrumentar un operativo tan represivo”.

El docente narró que en las inmediaciones de la universidad “estaba una valla de granaderos, la carretera, y nosotros hasta el otro lado de esta. Salió un grupo de granaderos, atravesó la carretera y nos comenzó a agredir. Nuestros compañeros se defendieron y de ahí se llevaron a uno de ellos acusado de participar en una riña.”

Tras la detención del primero, los uniformados se llevaron a otros dos profesores; “yo creo que ya había la orden de que instrumentaran ese operativo para que hubiera detenidos”, argumentó el dirigente magisterial, tras señalar que las acusaciones de los policías fueron inventadas por las mismas autoridades, como parte de una política “del garrote”.

De manera paralela, a Apizaco llegó un grupo de granaderos que también se confrontó con los profesores. Ahí hubo otro detenido; dos de los aprehendidos en Zacatelco fueron trasladados a Huactzingo y uno más a la Procuraduría del estado. El profesor retenido en Apizaco, fue conducido al Centro de Readaptación Social (Cereso), de Tlaxcala.

Horas más tarde, alrededor de 200 profesores se manifestaron frente a la procuraduría de la entidad. Después de varias horas, lograron que dos de sus compañeros fueran puestos en libertad.

Sánchez argumentó que aunque la Secretaría de Educación Pública (SEP) difundió a través de varios medios de comunicación que más del 90% de los docentes presentaron la prueba, la realidad indica que únicamente fue el 40% de los profesores notificados los que la realizaron, de acuerdo a datos y cifras que ellos mismos pudieron recabar en los planteles educativos.

Reiteró que aunque han buscado entablar diálogo con el secretario de educación de la entidad, “no aparece, no da la cara. Nos hemos manifestado en el zócalo pidiendo hablar con el secretario de gobierno sin que haya habido respuesta alguna”.

Para dar marcha atrás a los descuentos en nómina de que han sido objeto al menos 200 docentes en la entidad, el dirigente magisterial informó que ya preparan demandas judiciales, pues consideran que dicha retención fue aplicada de manera arbitraria, pues entre los afectados se encuentran profesores que sí acudieron a laborar mientras sus compañeros salían a las calles a manifestarse. El objetivo de las demandas, ex exigir que se les devuelva el pago.

En Morelos, uniformados roban a docentes

En el estado de Morelos, otra de las entidades donde también se pretendió llevar a cabo la evaluación a los docentes –y que tuvo que ser reagendada para el próximo fin de semana por las movilizaciones de rechazo- hubo varios profesores retenidos y a al menos tres de ellos, uniformados del denominado Mando Único les hurtaron sus pertenencias.

La profesora Graciela Cáceres Ortega, integrante de la Sección 19 del CNTE en la entidad, fue unas detenidas.

En entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO, contó que lo que más le impresionó, fue el número de uniformados que el gobierno federal y estatal movilizaron a cada una de las 10 sedes de la evaluación y el gasto que tuvieron que hacer “nada más para implementar un examen”, pues cinco de ellas fueron custodiadas por granaderos de la entidad y a dos de estas, se desplazaron binomios de uniformados y caninos.

Entre los docentes que acudieron a la Universidad Tecnológica Emiliano Zapata (UTEZ), ubicada en el municipio de Xochitepec, a presentar la prueba, hubo buena aceptación del llamado que la disidencia para que no entraran a realizar la misma, por lo que exigieron a los funcionarios del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) levantar un acta donde se especificara que no ingresarían por la presencia policiaca.

“Los mismos aplicadores pagaron para que nos detuvieran, para que hubiera una trifulca. Los policías empezaron a caminar y a empujarnos; nosotros, a resistir. De ellos se desprendieron cinco células de cinco elementos para jalonearnos, nos subieron a las camionetas y nos llevaron a la Torre Morelos, cuartel general del Mando Único. Uno de los aplicadores llevaba un sobre y se lo entregó a la persona que dio la orden de replegarnos y retenernos. A unos los reconocemos como parte del IEBEM”, narró la profesora.

Antes de llegar a la torre, los uniformados trasladaron a los profesores a un Ministerio Público de la zona donde no los aceptaron; también intentaron consignarlos ante la Procuraduría de la entidad acusados de “disturbios”, pero no pudieron sostener el argumento por lo que ahí tampoco pudieron consignarlos. Varios funcionarios públicos advirtieron a los uniformados que se habían excedido en sus funciones, pues a los docentes les quitaron sus celulares y hasta las agujetas de sus zapatos.

Al ver la forma en que sus compañeros habían sido agredidos, profesores que sí querían evaluarse se sumaron a la disidencia en una marcha que partió de la UTEZ hacia la Torre Morelos, para exigir la liberación de los detenidos. De manera paralela salieron movilizaciones de otras sedes como Jojutla y Cuernavaca para ejercer mayor presión frente a la torre.

Una hora después de haber sido ingresados a la Torre Morelos, los profesores exigieron saber de qué delito se les acusaba y los uniformados les dijeron que no estaban detenidos, que los habían trasladado a ese lugar “por su propia seguridad”. Les regresaron sus pertenencias, pero les pidieron no hacer ninguna llamada.

La llegada de un mando superior cambió las cosas. Ordenó llevarlos –del pequeño corredor en que los habían mantenido hasta entonces- al comedor de la corporación. Ahí les ofrecieron agua y les permitieron recibir llamadas; a través de ellas, sus compañeros les avisaron que estaban afuera de la dependencia y que sus abogados ya tomaban cartas en el asunto. Minutos después, el encargado del área jurídica les informó que no había cargo alguno en su contra y que serían puestos en libertad “en cinco minutos”.

“Pero nosotros ya no queríamos salir porque en las camionetas (los uniformados) patearon, golpearon y les quitaron las carteras a seis de los compañeros. Prácticamente los robaron. Otras tres maestras iban conmigo; afortunadamente no sufrimos ningún tipo de vejación pero los compañeros sí. Cuando denunciamos los hechos, no pasó nada aunque los compañeros reconocieron a quienes les pegaron y robaron”, declaró Cáceres Ortega.

Horas más tarde, los docentes se trasladaron a la Procuraduría de la entidad para levantar las denuncias correspondientes por el robo.

La misma tarde de este domingo, a través de las redes sociales, el IEBEM informó que la evaluación se realizará el próximo fin de semana; sin embargo, “utiliza una fotografía de un salón lleno de maestros presentando la evaluación, nada más que las que actualmente se realizan son digitales y en la foto aparecen las personas con sus hojitas y lápices. El director del IEBEM tuvo que utilizar una foto de años atrás, porque la evaluación de este fin de semana no tuvo nada de aceptación. Quiere manipular a los compañeros”, comentó la profesora.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: