Estado de los ESTADOS: Estamos mal y viene lo peor

Publicado el Diciembre 1, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

lilia
Históricamente la segunda parte de los gobiernos sexenales en México son los peores. Tradicionalmente, es la primera mitad de las gestiones presidenciales la que más buenas noticias registra para el país y su población.

Es terrible pensar que viene lo peor después de atravesar tres años de frustración y decepción, de impotencia y desesperanza. Lo que se vislumbra para los próximos meses en la administración de Enrique Peña Nieto no es mayor crecimiento, ni elevación del nivel de vida de los mexicanos, sino una reprobable consolidación autoritaria, con la utilización de las fuerzas armadas en contra de movimientos sociales; con el olvido total de la justicia social, de la igualdad, de la  participación ciudadana en el gobierno;  con fraudes en elecciones, con compra de votos y aplicación de nuevas tecnologías para el mismo objetivo. También con la consolidación de la corrupción  y la impunidad y con el mismo manejo económico que no responde a las expectativas y necesidades de la población.

Es increíble que a pesar de todo, de que exista una desaprobación de al menos 6 de cada 10 mexicanos al gobierno federal, el partido del presidente, el PRI, tenga el mejor escenario electoral para el próximo año, como consecuencia del resquebrajamiento de la izquierda, con un PRD en franco proceso de putrefacción;  con un PAN aliado al PRI en lo fundamental y dividido en lo interno; con sólo un adversario, Morena, que no ha crecido lo suficiente para ponerlo realmente en riesgo, al menos en las elecciones de los comicios estatales en el próximo año., aunque para las presidenciales los mantenga preocupados y ocupados en frenar el avance de Andrés Manuel López Obrador.

Sondeos de la intención del voto a nivel local señalan que sólo en tres entidades el tricolor estaría en riesgo, más por los errores de los gobernadores que por el avance de la oposición en Veracruz, Tlaxcala y Durango. Sin embargo, en Sinaloa, todo parece indicar que el PRI recuperará el control del Estado natal de “el Chapo” Guzmán, que en los hechos nunca lo perdió, tan sólo en el membrete. Posibilidades para recuperar el poder también se le presentan en Oaxaca. En Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas y Zacatecas, parecen no presentarle problemas para mantener el control estatal. Puebla es una incógnita, aunque pareciera que el PAN lo mantendrá bajo sus siglas.

El panorama actual es muy diferente al de hace tan solo dos años, cuando todo le salía bien a Peña Nieto: el Pacto por México, que anuló a los partidos, convirtió a la oposición en complaciente y al Congreso de la Unión lo nulificó en su facultad de ser factor de equilibrio;  la reactivación de la diplomacia; la conformación de un presupuesto inercial, con precios de petróleo aceptables; el encarcelamiento de la temible adversaria en que se convirtió la dirigente magisterial, Elba Esther Gordillo; cámaras de Senadores y Diputados perfectamente aceitadas y maiceadas, con lo que se logró la aplicación de reformas y más reformas, que pusieron las reglas del juego al gusto del grupo en el poder.

OTRO TRIENIO PERDIDO

Pero ahora, a la mitad del camino, las cosas son diferentes. Hasta los puntos que podrían haber resultado positivos de la gestión del mexiquense, entre los que se podrían mencionar la construcción de carreteras, la gestión educativa o la construcción de viviendas, son salpicados por el cochinero de la corrupción, de los cochupos, de la complicidad de funcionarios de primer nivel con empresarios extranjeros. La reforma educativa, impuesta hasta con el uso de las fuerzas armadas, sigue siendo cuestionada y sus resultados son aún inexistentes.

Pero son el manejo económico y el combate a la corrupción y la impunidad los aspectos más cuestionados de este gobierno. El combate a la pobreza es el gran pendiente y en donde mucho terreno se ha perdido en este sexenio. También existe mucha inconformidad en materia de seguridad y combate al crimen organizado. La fuga de Joaquín “el Chapo” Guzmán generó una ola de críticas al gobierno federal y pese a ellos la mayoría de los funcionarios responsables se mantuvieron en el cargo. La ola de violencia  ha persistido a lo largo del sexenio con el reguero de sangre que no pudo ser desaparecido en los medios de comunicación como se hizo en el Estado de México, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Las muertes y las ejecuciones siguen a la orden del día. El registro oficial es de 23,063 homicidios en 2013 y en 2014 cerraron con 19,669. A la fecha en 2015 van más de 18 mil muertes y todavía no se cierra el año. No se cumplió la promesa de reducir la violencia ni de reconstruir la paz. La percepción de inseguridad se mantiene igual a las del 2011, alrededor del 70 por ciento. Parece que nada se avanzó y el imperio del Estado de Derecho sigue siendo un sueño para los mexicanos.

En materia económica el panorama internacional es complejo y la caída de los precios del petróleo acrecientan las debilidades de la economía mexicana. El promedio de crecimiento económico es el mismo de las últimas décadas, menos del 2 por ciento del PIB. Este año será también un decepcionante en materia económica. El ciclo reformador terminó y la legislación secundaria no acaba de convencer a los interesados.

A pesar de todo, las reformas energética, de telecomunicaciones y financiera, no han logrado impulsar el crecimiento económico, pero la fiscal si afectó la productividad. Se golpeó a la inversión privada para darle más dinero a la caja del gobierno. Ahora se busca reactivar el mercado interno pero para ello habrá que darle incentivos fiscales a la inversión privada. Las calificadores internacionales ven difícil que el próximo año el país alcance un crecimiento superior al 3 por ciento del PIB por las condiciones globales y la caída de los  precios del petróleo. HR Ratings pronostica una tasa de 2.8 por ciento para el 2016. Este año concluirá con un crecimiento de alrededor de 2.3% del PIB.

PROYECTO DE NACION INEXISTENTE

Lo peor es que no se ve una visión estratégica en el gobierno de Enrique Peña Nieto para la segunda mitad del sexenio. Su decálogo deja mucho que desear y exhibe su falta no sólo de imaginación, sino de conocimiento sobre lo que realmente requiere el país. Pretende impulsar nueva leyes, para presuntamente fortalecer el Estado de Derecho y combatir el delito, la corrupción y la impunidad, además de proteger los derechos humanos. Su sexenio se ha caracterizado por mutilar la Constitución más que por respetarla y por reescribir las reglas del juego político y económico a favor de alguno cuantos jugadores que le son afines, por lo que no se ve cómo puede avanzar en ese camino. No se ve cómo pueda avanzar en un Acuerdo Nacional para la Justicia Cotidiana, cuando a estados y municipios se les ha menospreciado y ninguneado.

El llamado impulso a las zonas especiales se antoja más un programa electorero que una estrategia real de impulso a  las zonas de mayor rezago en el país. Es curioso que su aplicación se apegue a los procesos electorales del próximo año. Los propósitos de elevar la productividad, crear más empleo y generar nuevas oportunidades productivas se escuchan más como promesas de campaña que proyectos de gobierno.  Lo mismo se puede decir del apoyo a pequeños productores, que presuntamente busca fortalecer las capacidades productivas de agricultores, ganaderos y pescadores, en las zonas rurales más pobres del país. Todo parece encapsulado en promesas de campaña de difícil realización.

Con la reforma  que impone Aurelio Nuño el proyecto educativo del país se exhibe extraviado. Se recurre a la deuda para hacer frente  a las necesidades de las escuelas de todo el país, a través de la emisión de Bonos de Infraestructura Educativa en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lo que muchos observan como un paso más hacia la privatización de la educación. A través de este instrumento se piensan canalizar hasta 50 mil millones de pesos, de aquí al 2018, lo que sin duda irá a  engordar aún más la inmensa deuda pública del gobierno federal. La propuesta de imponer la enseñanza del inglés en escuelas de educación básica parece abonar más al proyecto de conquista cultural de Estados Unidos a México que a la competitividad de los alumnos mexicanos en un mundo cada vez más globalizado. Y la creación de la Secretaría de Cultura por propuesta de uno de los mandatarios más incultos suena a chiste y no se ve en el corto plazo cómo podrá sacarse adelante y que no quede como otro elefante blanco.

La propuesta de un presupuesto realista y responsable quedó otra vez en un sueño, al menos para el próximo año. No hay austeridad para el gobierno, se duplican los mismos errores. El combate a la pobreza, a la inseguridad pública y el impulso al crecimiento económico, quedaron otra vez en meras promesas presidenciales. Las inversiones en educación superior, ciencia y tecnología están en veremos. El presupuesto de 2016 en poco se diferencia del de este año en sus objetivos fundamentales. No se ven las “estrictas medidas de austeridad” para dependencias y entidades del gobierno de la República. Siguen los mismos gastos administrativos y operativos. Lo que si sigue siendo una constante es el acelerado crecimiento del endeudamiento público, ahora con la creación de los instrumentos financieros: Fibra E y Certificados de Proyectos de Inversión, con los cuales presuntamente se busca detonar la inversión en distintos sectores, incluyendo el energético.

Así las cosas habrá que prepararse y no para administrar la abundancia sino para un escenario mucho peor.

DE LOS PASILLOS

Cuando debiera estar evaluándose el gobierno de Enrique Peña Nieto al iniciar la segunda parte del mismo, como factor de distracción de la opinión pública opera la discusión en el Senado de la República sobre el uso de la mariguana y su posible legalización para fines lúdicos y terapéuticos con el Consejo Técnico para la Regulación de ese psicotrópico. Según el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, el debate se organizará en torno a temas mínimos: el uso de la mariguana en todas sus implicaciones, desde las características estrictamente sanitarias hasta los efectos del consumo en los individuos y los efectos sociales que genere. Y desde la perspectiva de la libertad individual, pero también desde los costos sociales de la política de criminalización…

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, informó que Eni International, una de las ganadoras de la segunda fase de la Ronda Uno, firmó el contrato para explorar y explotar crudo en aguas someras frente a Tabasco por un periodo de 25 años, donde, dijo, invertirá mil 100 millones de dólares. El primer bloque petrolero, integrado por los campos Amoca, Miztón y Teocalli, fue ganado por Eni International, tras una oferta de 83.75 por ciento de participación para el Estado, con 33 por ciento de valor incremental sobre el programa mínimo de trabajo

Tras una reunión con la titular de la PGR, Arely Cómez, y el subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, Vidulfo Rosales, vocero de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, informó que la Procuraduría General de la República (PGR) ya integró y comenzó a trabajar con la Unidad Especializada para la Investigación del caso Ayotzinapa, que está a cargo de José Aarón Carro. Rosales indicó que las autoridades señalaron que se trabajará en nuevas líneas de búsqueda de los normalistas desaparecidos y que el tema del basurero de Cocula ya no es uno de los puntos importantes de la investigación. O sea que ¿ahora si iniciarán la búsqueda del sitio en donde los desaparecieron?

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: