Recuento de los daños: imborrables las manchas del sexenio de EPN

Publicado el Diciembre 1, 2015, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

EPN2

revoluciontrespuntocero

El recuento de los daños provocados por el gobierno de Peña Nieto es escalofriante. Esta gestión ha producido un millón de pobres más cada año. La economía registra avances mediocres, muy cercanos a la contracción, con 1.9% promedio de crecimiento, menor al promedio de los últimos 20 años, y muy por debajo de lo que socialmente es necesario, en términos de empleo y de excedentes para producir y distribuir bienes públicos.

Para este año se espera que la economía mejore y crezca 2.44 por ciento según analistas privados, lo cual es insuficiente desde todos los puntos de vista, más aún cuando el número de jóvenes que requieren de empleo es mayor.

La caída de los precios del petróleo no pudo ser cubierta con mayor recaudación. Los ingresos petroleros se desplomaron 38 por ciento anual -371 mil 308 millones de pesos- en los 10 primeros meses del año. La caída disparó el déficit presupuestal 8 por ciento, para ubicarse en 504 mil 310 millones de pesos en el periodo enero-octubre; la devaluación del peso no ha podido ser detenida, a pesar de la pérdida de reservas internacionales; la inseguridad se mantiene en los mismos niveles negativos del sexenio pasado; la corrupción no sólo salpicó sino manchó completamente a la familia presidencial y a miembros de su gabinete, que fueron cobijados con un manto de impunidad.

La lucha contra los cárteles de la droga, centrada en el uso indiscriminado de las fuerzas armadas del país para descabezar las principales organizaciones, no ha dado los frutos esperados. Los principales cárteles siguen operando, pese al encarcelamiento de algunos de sus líderes, que siguen trabajando desde sus oficinas particulares en los penales. Su margen operativo se mantiene intacto, como se comprobó en mayo pasado, cuando el cártel Jalisco Nueva Generación cercó y paralizó varias ciudades y derribó con lanza cohetes un helicóptero militar, lo que dejó un saldo de 10 uniformados muertos.

Sus estructuras operativas y financieras no fueron tocadas en lo fundamental. El cambio de mandos se ha dado en forma natural y sin complicaciones. La fuga de “el Chapo” Guzmán exhibió internacionalmente a los responsables de la seguridad en el país, quienes pese a todo se mantienen en sus cargos. La corrupción en los penales de alta seguridad quedó de manifiesto al grado que se duda que el capo sinaloense se haya fugado por el túnel descubierto y se sospecha que otra vez salió por la puerta grande.

ILEGALIDADES Y VIOLACIONES

La ausencia de un Estado de Derecho se exhibe a cada paso que da la administración en materia de justicia. La desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa es apenas la punta del iceberg de las violaciones a los derechos humanos en el país. La “verdad histórica” del ex procurador Jesús Murillo Karam fue desmentida por expertos internacionales y rechazada por los padres de familia de los normalistas. El escándalo internacional obligó al gobierno de Peña Nieto a aceptar el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ampliar su estadía en el país al menos hasta abril próximo y, las consecuencias de todos estos yerros se están pagando con adjetivos vergonzosos emitidos por diversas organizaciones.

Las violaciones flagrantes a los derechos humanos en el país han generado escándalos de gran magnitud que han puesto en el ojo del huracán al gobierno del mexiquense. Destacan en los hechos lo ocurrido el pasado mes de mayo, en Tanhuato Michoacán, donde murieron 42 “sospechosos” en un oscuro operativo militar que fue presentado por la Policía Federal como un enfrentamiento.

La corrupción del régimen de Peña Nieto fue exhibida en un reportaje que le costó el empleo a los reporteros que lo llevaron a cabo. El mexiquense tuvo que operar, a través del nombramiento de un incondicional en el Secretaría de la Función Pública, lograr ser exonerado con la declaración de que no hubo conflicto de intereses, lo que sólo confirmó la protección federal a las ligas de funcionarios peñanietistas con contratistas favorecidos con contratos multimillonarios y que no se dan por mal servidos.

ECONOMIA EN MAL CAMINO

Los expertos en economía y administración pública que llegaron con Peña Nieto a la administración federal, hoy están completamente reprobados. Año tras año y mes tras mes se dan recortes a las expectativas de crecimiento económico. Este año, hasta el momento, lo han dejado en 2.25 por ciento, cuando la expectativa era de al menos 3.5% del PIB. La devaluación del peso no ha podido ser contenida, ha perdido el 25% de su valor, no obstante que se han utilizado para ello las reservas internacionales del país que están en su nivel más bajo desde 2003 -173 mil millones de dólares-. El precio del barril del petróleo ha caído hasta ubicarse, al escribir esta líneas, en alredor de 30 dólares.

Los “logros” que presume el gabinete económico no lo son tanto. La estabilidad macroeconómica y la baja inflación (2.48% a octubre pasado), se han hecho a través de la contención permanente del gasto público, particularmente de la inversión pública y tras sacrificar el crecimiento económico. Lo que ha crecido permanentemente es la deuda externa del país. Alcanza los 9 billones 380 mil millones de pesos, equivalentes al 51.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Preocupa mucho que este enorme endeudamiento se haya realizado sin llevar a cabo inversión física, por lo que no se justifica desde ningún ángulo.

El trabajo que aún tiene pendiente Peña Nieto es mayúsculo dados los penosos resultados de la primera parte de su gestión y se advierte que entre sus prioridades permanece el lograr que las reformas estructurales se traduzcan realmente en crecimiento económico y en mejoras de la situación de la población, lo cual dadas las informaciones que se generan sobre éstas ya se antoja imposible por lo que habrá que esperar las contrareformas de estas disposiciones. Los empresarios esperan que en la segunda mitad del sexenio se aterricen determinaciones que permitan no solo la existencia de nuevas inversiones sino su permanencia, estabilidad y frutos.

VIGENCIA ABSOLUTA DE LA IMPUNIDAD

También en materia de seguridad, se demanda la presentación de avances firmes y reales en ese sentido, que sean percibidos por la población y que no sólo se exhiban en estadísticas oficiales en conferencias de prensa. Asignatura pendiente y obligada para el mexiquense lo es sin duda la lucha contra la corrupción y la impunidad, el avanzar en la legislación secundaria anticorrupción. La ciudadanía percibe una corrupción galopante en la administración federal de Peña Nieto. De hecho el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, es el funcionario peor evaluado del gabinete peñanietista, luego de haber exonerado a su jefe del caso de la “casa blanca”. Los dirigentes empresariales han hecho hincapié en este rubro. El presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, Alejandro Ramírez, sostiene que “hace falta consolidar el Estado de Derecho en temas como la seguridad personal, el combate a la corrupción y la impunidad”.

Al cumplir la primera parte de su sexenio, al presidente Enrique Peña Nieto y al país en general las cosas no nos van bien. Al iniciar su cuarto año de gobierno, el mexiquense es el mandatario más repudiado de los últimos sexenios. Al menos seis de cada 10 mexicanos desaprueban su gestión. Entre líderes sociales, 8 de cada 10 están en desacuerdo con su administración. Los medios internacionales que antes lo aclamaban hoy lo exhiben como incapaz y corrupto.

El titular del Ejecutivo luce desgastado, no cumplió sus promesas de campaña ni las expectativas que generó su administración. Lo peor es que se le acabó el tiempo y ya nadie espera mucho de esta administración. Incluso adelantó el proceso para su relevo. Las campañas presidenciales del 2018 ya están en marcha y Andrés Manuel López Obrador se mantiene al frente. Sus principales cartas, Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso, están quemadas. Sus esperanzas se centran en que crezcan las figuras de Aurelio Nuño y José Antonio Meade.

Para el Partido Acción Nacional, la inmensa mayoría de lo mexicanos está profundamente decepcionada y desilusionada de los mediocres resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto. Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN, destacó que la economía esta estancada, el precio del dólar ha alcanzado máximos históricos, las reservas cayeron, y el año pasado se perdieron más empleos de los que se generaron. Resaltó que “la violencia en el país no cesa. Han aumentado delitos que lastiman profundamente a la sociedad como el secuestro y la extorsión”. Agregó que “en este año 2015 se están alcanzando los niveles de endeudamiento más altos que se tengan registro en México, cuando menos en el último cuarto de siglo”.

En suma, hay mucho que hacer, poco tiempo y no se ve voluntad política para enderezar el rumbo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: